Columnas Titulares

¿CUANTOS GOBERNADORES PANISTAS SE LA JUGARAN CON EL FRENTE?

CUADRANTE POLÍTICO

POR  FERNANDO ACUÑA PIÑEIRO

¿CUANTOS  GOBERNADORES PANISTAS SE LA JUGARAN CON EL FRENTE?

Como la lógica indicaba,  Anaya es el candidato del Frente  Ciudadano. Ahora solo falta  que  los gobernadores  del PAN le otorguen su apoyo, porque, seguimos insistiendo en que,  difícilmente  el joven maravilla  va a  lograr unificar  las  opiniones.

En lo que concierne a  Tamaulipas,  no sabemos  cuál vaya a ser la postura  del power  de los vientos, después  de todo,  a nadie le gustaría  llegar como perdedor  al 2018. Por lo pronto, existen elementos  suficientes como para pensar que, algunos de los máximos liderazgos  panistas en los estados de  la república, podrían jugar al voto cruzado.  Es decir,  encauzado el sufragio a favor de sus candidatos locales, pero  dando línea para que, en la presidencial, lo hagan por Meade.

En las últimas  semanas, vimos  como  muchos  de los poderosos gobernadores  azules, no acudieron a la convocatoria  planteada por Anaya, en su calidad  de aspirante  interno del panismo a  la Presidencia. Otro desencuentro  se registró  durante la votación   de la Ley  de Seguridad Interior,  en la cual  RAC  ordeno  a su  bancada  que  se abstuvieran de votar, mientras que algunos  mandatarios estatales, le ordenaron a sus legisladores, apoyar  la aprobación de dicho  ordenamiento  constitucional, lo que finalmente  se hizo realidad.

Como le decíamos en columnas anteriores,  a  Ricardo Anaya, lo que  le gana es  el rencor que trae contra  el gobierno de Enrique Peña  Nieto, al cual acusa  de soltarlo de la mano, y de tratar  de cerrarle el paso, rumbo  a la candidatura.  Por lo tanto, durante la campaña, se espera que, el discurso  de Anaya contra  el PRI y contra  Enrique  Peña  Nieto, sea  mucho más  fuerte, y  de  abierta revancha,  por los ataques de que ha sido  objeto.

En este sentido, no sabemos  si los gobernadores  del PAN  estarán  de acuerdo  en lanzarse contra  un gobierno federal peñista, que si bien es cierto, se encuentra debil, también  es verdad que sigue  siendo el dueño de la canasta presupuestal. En otras palabras, el  juego y las circunstancias  de  Anaya, no serán  los mismos  de los gobernadores, pues  ellos   ya se encuenteran en el poder, y  no  le conviene   una estrategia frontal contra el peñismo. Así  de complejas están las cosas.

Por otra parte, la candidatura  de  Anaya  hacia el interior  del Frente  Ciudadano,  todavía no pasa por la aduana  de las candidaturas  a cargos  de elección popular, en el  país. Estamos hablando de  diputaciones  federales  y  de senadurías, que  en determinado momento podrían  ser objeto de agrias disputas, pues  generalmente,  un cargo de este nivel  tiene muchos tiradores, y no todos se disciplinan.

Habrá que  ver cuál es la cara que le ponen  los gobernadores  del PAN a Ricardo Anaya, pero también en lo sucesivo, estaremos  hablando  sobre  la capacidad  del candidato  del PRI  José  Antonio Meade, para  cabildear  y jalar a los mandatarios azules, hacia su proyecto.

Aquí es donde  se va a ver, quien  de las dos fuerzas  políticas  tiene  más  poder  de convencimiento. Hipotéticamente  se pensaría que  los del PRI tienen todo para seducir  a los gobernadores del PAN, sobre todo cuando  todos sabemos que,  la aplicación  del presupuesto, como instrumento  de negociación ,  puede  ser  un elemento  definitivo.