Columnas

El riesgo de la flota pesquera

David Ed Castellanos Terán

@dect1608

El riesgo de la flota pesquera

La licitación pública internacional número LPSTGN- 008/15 para la contratación del Servicio de Transporte de Gas Natural por gasoducto en el trayecto sur de Texas- Tuxpan, que convocó la CFE y se adjudicó la compañía TransCanada por más de 2 mil millones de dólares se está convirtiendo en la mayor amenaza de la vida marítima del Golfo de México.

Este consorcio fue el primero en construir gasoductos en México y sigue expendiendo sus negocios; siendo hasta hoy los que transportan el 25 por ciento del gas natural que se consume en América del Norte, región del continente donde han tendido más de 90 mil kilómetros de ductos especiales.

La construcción del gasoducto marino Sur de Texas – Tuxpan con una longitud de 800 kilómetros, lo convierte en el más largo que haya construido TransCanada México y el primero en su tipo por ir debajo del mar, partiendo frente a la costa de Bronswille, Texas y concluirá en Tuxpan, Veracruz; pasando obviamente frente a toda la costa del estado de Tamaulipas en donde existe un temor por sus afectaciones al medio ambiente.

Desde hace varios años se ha venido disminuyendo considerablemente la pesca en el Golfo de México. Sin que tengan un estudio concreto, los pescadores argumentan que la creciente instalación de plataformas marítimas es el principal factor; grandes armadores pesqueros han visto la reducción de sus utilidades, siendo la flota camaronera en Tamaulipas la que está colapsándose.

En el panorama más devastador, la corrida programada para el 15 de agosto que termina la veda del camarón, podría ser la última para muchos armadores debido no sólo a la falta de recursos para el mantenimiento de sus barcos, ni porque el subsidio del diésel, la SAGARPA, lo haya reducido de seis a dos pesos, sino que la fabricación del gasoducto que está por terminar de instalar en la vida marítima del Golfo de México, TransCanada en sociedad con las empresas Infraestructura Marina del Golfo (IMG) e IEnova, podrían estar causando un severo e irreparable daño al ecosistema.

En la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Acuícola (CANAIPESCA) delegación Tamaulipas, existe un profundo temor porque miles de familias se estarían viendo afectadas ante la inminente quiebra de las armadoras en el sur de la entidad, y para los meses venideros de octubre y septiembre se pondría en balance la permanencia definitiva de una importante sector dedicado a esta actividad pesquera.

Hay quienes han expresado que el 2017 es altamente crítico “Este año es el más crítico de la historia, la flota pesquera puede desaparecer”, expresó uno de los agremiados a la CANAIPESCA.

El “presunto” impacto ambiental en la vida marina del Golfo de México generado por la construcción y puesta en activación del gasoducto, podría obligar a las compañías constructoras a indemnizar al sector pesquero por varios millones de dólares.

davidcastellanost@hotmail.com