Columnas

Legisladores

Tribuna

Por Javier Terrazas

Legisladores

Los tiempos que establece la Ley Electoral para la selección de candidatos a senadores, diputados federales y  presidentes municipales, están por concluirse.

Una vez que los partidos políticos definan éste día las alianzas o coaliciones estatales y sus términos, podrán irse perfilando con más certeza los nombres.

Más allá de nombres de cuates, familiares o gente de la farándula, los partidos tienen que valorar bien a sus cuadros políticos, para ir con las mejores cartas.

Una forma de dignificar a la política, debe surgir de los propios institutos políticos, tomaren cuenta el deterioro que han sufrido al paso de los años y la urgencia de reinventarse.

Los candidatos a Senadores deben ser personas con experiencia y madurez, para que su trabajo en esa importante Cámara Legislativa, sea de buen nivel.

Igualmente los candidatos a Diputados Federales de todos los institutos políticos tienen que ser  elementos valiosos porque en la Cámara Baja del Congreso de la Unión,  habrá una gran misión.

Cualquiera de los prospectos presidenciales que llegue al poder ejecutivo federal,  difícilmente tendrá mayoría en las Cámaras Legislativas.

Así que los Diputados Federales y Senadores, serán personas claves para la gobernanza y gobernabilidad del país en los próximos años.

Así es que además  de la  característica de honestidad que exige la sociedad a los partidos y sus políticos, deberán añadirse capacidad, preparación, experiencia, compromiso y responsabilidad social.

En el caso de Tamaulipas, los últimos doce años el PAN ha ganado las senadurías. Sin embargo,  la productividad  legislativa no ha sido la esperada por la comunidad ni la requerida por las circunstancias.

Todavía se recuerda y pesa más el quehacer legislativo que tuvo en la Cámara Alta,  Laura Alicia Garza Galindo, de las últimas parlamentarias del PRI, que los más recientes.

Cierto que la urgencia del momento es quién o quienes aportarían más votos a la causa partidista o de la coalición. Pero la honestidad y capacidad no deben estar reñidas con ello.

Lo mismo aplica para quienes vayan a ser los candidatos a Diputados Federales. Seguramente será un Cámara Baja histórica, no solo por el cambio de número y  periodo, sino por la delicada responsabilidad de contrapeso del  Ejecutivo.

Es tiempo pues, se que los partidos políticos hagan sus mejores análisis y valores a sus activos políticos en cada una de las regiones.

Sumar votos con mujeres y hombres honestos, valiosos, capaces y preparados, es el gran reto que tienen.

La política requiere dignificarse. Las campañas políticas no deberían consistir en quien lanza más lodo o estiércol, sobre el negro pasado de los adversarios.

Sino de las propuestas políticas para atender los grandes problemas de la sociedad como la inseguridad, desempleo,  accesos a educación, salud y viviendas de calidad.

Sobre todo ¿Cómo se van a lograr?.

 

 

Comentarios