Columnas Titulares

MONREAL Y MARCELO: LOS HEROES DEL NORTE

CUADRANTE POLÍTICO

POR FERNANDO ACUÑA PIÑEIRO

 MONREAL  Y MARCELO: LOS HEROES DEL NORTE

Ninguno de los dos  figuran en el gabinete, anunciado por Andrés  Manuel López Obrador. Sin embargo, de darse el triunfo de AMLO, ambos personajes  políticos, se erigirán, sin duda, en los dos principales Generales  del sexenio obradorista.

Sabeedor de su potencialidad y experiencia política, su jefe los envió al norte del país, para  que operaran en las circunscripciones  uno y dos. Y  a estas alturas, tanto Marcelo Ebrard, como  Ricardo Monreal, están culminando  sus respectivas tareas, con banderas desplegadas.

De hecho,  una de las causas principales de que AMLO sea inalcansable en las encuestas, obedece a que, en esta ocasión, logró conquistar  el uraño norte  del país, una región  tradicionalmente afin al PRI  y al panismo.

Pero… ¿qué va a pasar, a partir de éste primero de julio, con estos dos políticos profesionales, de quien se dice, mantienen lazos de amistad, pero jamas de subordinación, entre ellos?

Ambos han demostrado espíritu de sacrificio, en favor  de Andrés  Manuel y  de sus decisiones políticas. En su momento, Marcelo decidió declinar, en sus aspiraciones presidenciales,para cederle el paso  a Obrador.

Por su parte, Monreal, decidió disciplinarse, y seguir siendo leal  a AMLO, luego de que,  la candidatura  al gobierno de la CDMX, no le favoreció.

El ex gobernador, fue asignado a la región más dificil  para MORENA  en el país, integrada por estados como Aguascalientes, Guanajuato, Coahuila, Nuevo León, San Luis Potosí, Querétaro, Zacatecas y  Tamaulipas: una zona doblemente dificil, por sus características  de inseguridad, pero también por los  emergentes enclaves panistas e Independientes.

Pero Monreal  sacó adelante el proyecto  de AMLO, y actualmente su trabajo se refleja, en  las encuestas, donde  Andrés  Manuel, supera  a Ricardo  Anaya  y a José Antonio Meade.

En su andar por estas  tierras, Monreal construyó lazos de amistad con políticos tamaulipecos, como Américo  Villarreal Anaya, candidato a senador  de la república, por el cual AMLO siente un especial afecto, derivado  de la amistad que tuvo con su padre, el ex gobernador  Américo Villarreal Guerra. (No es necesario ser adivino, para saber que si se da el triunfo de AMLO,  uno de sus proyectos para la gubernatura en el país, será el cardiologo victorense).

De igual manera, hemos escuchado  a RM hablar bien de todos los candidatos morenos de la entidad. Obviamente, hace por la causa de AMLO, y por la suya propia, como responsable político, de esta región. Pero…

Se  sabe que, uno de los  artífices  del  reciente pacto, entre  el PAN cabecista  y AMLO, fue Marcelo  Ebrard, mismo que junto con su  ex colaborador  Cuitlahuac  Bardán, asesor  del  actual  sexenio de los  vientos,  fueron capaces  de  tender puentes, entre  el poderoso  tabasqueño,  y  la administración tamaulipeca.

Al menos, en ese sentido  apuntan  fuertes  versiones, mismas que describen  un supuesto armisticio, entre  ambos equipos, con el fin de llevar la fiesta en paz, en el trayecto hacia el día de la elección.

Posteriormente, no se sabe  cuál  sería el paso siguiente, dado que Monreal  anunció en esta capital, que seguiría  por estas tierras, para seguir trabajando  políticamente, a favor  de que MORENA  logre  una mayoría  legislativa en el Congreso del estado, en el 2019.

La pregunta es: cuál va a ser la relación  del PAN Tamaulipas con AMLO,  de cara  a lo que se perfila, como  un probable empoderamiento del obradorismo tamaulipeco, posterior al primero de julio.

Más allá de las relaciones  institucionales, bajo un nuevo reacomodo de fuerzas,  donde el régimen moreno, coexistirá con los gobiernos panistas, la lucha por el poder en la entidad, adquirirá  nuevos bríos.

¿Cuál será la postura de  Monreal  y de Ebrard, que, ganaron para AMLO, el indómito norte e hicieron posible su victoria?

Monreal podría  ser el próximo lider  del senado, y desde ahí, preparar la llegada a la gubernatura de los senadores de su partido. Ebrard, por su parte, probablemente estaría en Gobernación, como el poder tras el trono de  Olga  Sánchez  Cordero. Hablamos  de meras  hipótesis.

Habrá que ver, cual es el papel que juegan ambos personajes, en los planes que, ya como Presidente, AMLO tendría para Tamaulipas.

¿Qué tipo de gobierno federal, tendriamos los tamaulipecos? Uno  muy cercano, en el cual  AMLO estaría muy pendiente de nuestro estado? ¿O  delegaría esa  función? Acuérdense que Peña Nieto jamás se preocupó por lo que pasaba en el estado.

¿Será lo mismo con AMLO, o todo lo contrario?