Blanca Valles, la dirigente sindical

Gaceta.

Por: Raúl Terrazas Barraza

Blanca Valles, la dirigente sindical

El Sindicato Único al Servicio de los Poderes del Estado de Tamaulipas, jamás ha dejado de ser una institución que logra mejorar las condiciones de sus agremiados y ello se debe al apego que sus dirigentes, aunque hayan sido pocos, siempre tuvieron negociaciones exitosas con las autoridades estatales, porque se trata de paliar las dificultades económicas de los trabajadores frente a la dinámica de precios por la inflación.

De la misma manera que otras organizaciones sindicales, al final de cuentas, los salarios son el punto de partida de una relación laboral y por ello se establecen clausulas específicas en los contratos colectivos de trabajo, en el entendido de que, el solo hecho de la existencia de esos documentos representa un avance sustancial en ese tipo de relaciones entre las instituciones y sus trabajadores.

De forma particular el SUSPET, que tiene muchos años en manos de la licenciada Blanca Valles Rodríguez por voluntad de sus agremiados tiene establecido desde 1968 el estatuto jurídico que enmarca las relaciones con gobierno del Estado de Tamaulipas, que es el patrón de más de 16 mil trabajadores de los tres poderes que conforman la administración, por tanto, los miembros del sindicato saben que su organización resolverá a su favor mejores condiciones laborales.

En este 2021, que ya lleva la mitad en pandemia, puede decirse que fue bueno en materia de negociaciones salariales, porque de acuerdo al anuncio que hiciera el comité estatal que tiene a su cargo Valles Rodríguez, los trabajadores tendrán un aumento del cuatro por ciento directo a su salario y con retroactividad al primero de enero y que será pagadero en unas semanas más.

Al interior del Sindicato de Burócratas, las tareas en defensa de los intereses de los empleados nunca dejó de ser la prioridad del equipo de trabajo de la secretaria General y aunque debió enfrentar un intento de desplazamiento el momento en que los trabajadores deberían de renovar la dirigencia, sus adversarios se llevaron la sorpresa de su vida, porque la base decidió Valles Rodríguez se quedara al frente del Sindicato y no porque se tratara de apegarse al adagio popular de que más vale malo por conocido que bueno por conocer, la realidad es que, los empleados de gobierno no quisieron arriesgar con otras personas y prefirieron dar su voto para que ella estuviera al frente del Sindicato por un período más.

No se equivocaron, porque está pendiente de las negociaciones encaminada a mejorar los ingresos y las prestaciones de más de 16 empleados de Gobierno, quienes, además del cuatro por ciento de aumento al salario, pueden observar incrementos en las prestaciones, entre ellas un 20 por ciento de aumento en cuánto a su monto al pasar de mil 500 a mil 800 pesos, la canasta básica que implicaba un apoyo de tres mil 600 pesos, ahora será de cuatro mil pesos y el apoyo en útiles escolares también queda en cuatro mil pesos, es decir aumento 350 pesos.

No se trata de que, el trabajo de la dirigente sindical sea considerado como plus ultra y que al unísono se tomara el acuerdo de hacerle un gran reconocimiento a su trabajo y hasta hacerle una estatua, solo cada trabajador debe de aquilatar que, aún en las condiciones adversas por las dificultades económicas y la pandemia de COVID-19, hay resultados tangibles que se traducirán en pesos y centavos dentro de unas semanas, al pagarse el retroactivo y hace runo de las prestaciones a que tienen derecho todos los empleados de la administración gubernamental.

Cierto es también que la organización sindical está acotada en cuánto a su participación en cargos de elección popular, porque no se vio que personas de la dirigencia sindical aparecieran en planillas de los Ayuntamientos o en las diputaciones locales, sin embargo, la tarea de trabajar a favor de los intereses de los trabajadores está hecha con la forma de los aumentos al salario y a las prestaciones, así que, como lo señalan las mujeres que forman parte del comité estatal del SUTSPET, hay Blanca Valles Rodríguez para más tiempo.

Los otros

Este inicio de semana daban por hecho que habría relevo en la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Victoria, la  COMAPA, como se conoce en todas partes y que, sería el ingeniero Eliseo García Leal, quien se hiciera cargo del organismo operador por tercera ocasión.

Tiene que llevare a cabo una sesión del Consejo de Administración para que ello suceda, sin embargo, el run run andaba y llegó a considerarse como un simple rumor ya que, el licenciado Gustavo Rivera Rodríguez es un profesionista experimentado en asuntos de la COMAPA, porque también ya estuvo en una ocasión más al frente del organismo, por ello, cualquiera que sea la solución en ese asunto de directivos, aquello que en realidad es urgente es que, haya acciones concretas para reducir la pesada carga diaria de miles y miles de victorenses que deben enfrentar la falta de agua en sus hogares.

Debido a esta deficiencia es que, la venta de agua para el abasto ordinario, se ha visto como un negocio ya que le pega doble a los ciudadanos, porque pagan por un abasto que no tienen y luego deben de comprar a las pipas el líquido para tenerlo de reserva o más bien dicho de consumo diario en depósitos dentro del hogar, incluso, hay quienes pagan para el llenado de tinacos y de cisternas.

Por allá en la capital del país, hay escándalo de gabinete y, del presidencial, porque el inquilino de Palacio Nacional, el Presidente Andrés López Obrador quitó a la Secretaria de la Función Pública, Eréndira Sandoval Ballesteros, quien era su carta fuerte para el combate a la corrupción y llamó a uno de sus viejos colaboradores para que se haga cargo del a dependencia, Roberto Salcedo Aquino, quien tiene experiencia en la administración pública tanto estatal como nacional. Una persona más que se va del Gabinete y que, no llegó a la mitad del sexenio.

En la capital de Tamaulipas, el ingeniero César Verástegui Ostos, Secretario General de Gobierno, tiene demasiada actividad en las últimas fechas, primero porque trabajó en el cabildeo de asuntos que tuvieron que ver con el asunto electoral a efecto de mantener los equilibrios de su partido y ahora porque el trabajo en la administración estatal aumento, de manera que su intervención en muchas decisiones pesa mucho conforme pasan los días.

El titular de la dependencia y que es el segundo en importancia dentro del Gobierno de la entidad, debe darse tiempo para despachar asuntos y más asuntos de toda la entidad, aunque quizá es el de la seguridad pública el que más preocupaciones le genera en estos momentos.