Buen salario, el mejor regalo a profesores

Gaceta.

Por: Raúl Terrazas Barraza

Buen salario, el mejor regalo a profesores

El mejor regalo que deben recibir los maestros de México este 15 de mayo, es un aumento sustancial a sus salarios y prestaciones, de otra forma no se entenderá la posición del Gobierno de la República porque define altos porcentajes de aumento salarial para los obreros que se pagan desde las empresas del país, pero, cuándo se trata de sus trabajadores la determinación es tardada y de seguir la misma tendencia del aumento a los maestros del Instituto Politécnico Nacional la demanda de salario será extralimitada

Candil de la calle y oscuridad de la casa, sería aquello que defina muy bien el proceder de la administración federal, porque a los obreros les autorizó a principios del año un aumento del 15 por ciento a los salarios y a los trabajadores del IPN fue de un 3.4 por ciento directo al salario y el 1.8 por ciento a las prestaciones, de acuerdo al documento que fuer firmado por el Director General de esta institución de educación superior, Arturo Reyes Sandoval y por el secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación Alfonso Cepeda Salas.

Para el Día del Maestro ya no falta nada, es este sábado, por tanto, se supone que este viernes debe de darse a conocer el resultado de las negociaciones que hay entre el Sindicato y las autoridades educativas, en el entendido de que esperan verse muy favorecidos por la administración regeneracionista porque una de ellos, la maestra Delfina Gómez Álvarez sabe de las penurias salariales de los docentes.

Además, cómo nunca, el pliego nacional de demandas se hizo en consulta impulsada desde el comité nacional del SNTE que maneja Alfonso Cepeda Salas, integrándose opiniones de los trabajadores de la educación desde todos loso ángulos, de ahí que la respuesta de los acuerdos que se alcanzaron en las mesas de trabajo debe de corresponder a las necesidades de los profesores con justa proporcionalidad.

Como quiera la mira de los profesores no estaba tan alta, porque buscaban que el aumento a salarios y prestaciones supere a la inflación y que se incluyan basificación, regulación y compactación de plazas, promociones verticales y horizontales, formación, capacitación y actualización docente, así como, regulación del teletrabajo y una canasta básica tecnológica.

La trillada frase de que, al maestro con cariño, cuándo se referían a algún regalo, una fiesta, recitales o eventos en los cuales ponderaban la gran labor del profesorado para la educación de los mexicanos, dejaron de ser suficientes hace mucho tiempo, ahora los maestros quisieran ser obreros de la educación para que el aumento a sus salarios en este 15 de mayo, sea del 15 por ciento, tipo el autorizado por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos para los trabajadores a los que no les paga el Estado, sino los empresarios.

Si el aumento del 3.4 por ciento al salario de los trabajadores de la educación del Instituto Politécnico Nacional y el 1.8 por ciento a las prestaciones es la medida que tiene el gobierno Federal para responder a las exigencias de los miembros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y de las otras organizaciones parecidas, cada profesor debe de saber ya que el 15 por ciento se quedará en el cajón de los sueños para ellos.

En Tamaulipas, la Secretaria de Finanzas, María de Lourdes Arteaga Reyna, debió de echarle raya a la disponibilidad de recursos para responder a los compromisos que el Estado tiene con los profesores que lidera el matamorense Rigoberto Guevara Vázquez, en el entendido de que todo dependerá del acuerdo nacional, pero, sin dejar de pensar en que, la administración tamaulipeca será generosa para que se responsa a las expectativas que los trabajadores tienen para este 15 de mayo

Por cierto, en la víspera del Día del Maestros, la secretaría General de Gobierno que tiene a su cargo el ingeniero César Verástegui Ostos no había confirmado el tipo de celebración que llevarán a cabo para el profesorado y si estos eventos serán presididos por él y por el secretario de Educación, Mario Gómez Monroy.

Los otros

En el mismo tema de educación, para salir de dudas, en virtud de existir una gran expectación por todo aquello que se refiere a que los alumnos y sus maestros puedan estar de nuevo en clases presenciales, uno de los subsecretarios de Educación en la entidad, Francisco Elizondo Salazar, discrepó sobre la fecha que tiene planeada la Federación y que es, el 24 de mayo próximo, porque todavía está pendiente la determinación del Comité Estatal de Seguridad en Salud.

Existe otra información en el sentido de que será una semana después, es decir, el 31 de mayo, pero, tampoco está definido no obstante a que el fin de mes se relaciona con la publicación de los acuerdos a que llega la autoridad sanitaria de Tamaulipas. Por más que se quiera acelerar que los alumnos vayan de nuevo a las aulas, hay una corriente de opinión surgida desde los trabajadores de la educación, en el sentido de que es mejor terminar este ciclo escolar con clases en línea, para evitar falsas expectativas.

La intención es que, en los municipios rurales cuyo semáforo epidemiológico es verde debido a la baja prevalencia e incidencia de casos de COVID-19, puedan abrirse las puertas de las escuelas en este mes, bajo estrictas medidas sanitarias, sobre todo de sanitización y del abasto seguro de agua, porque son elementos primordiales en el programa para clases presenciales y porque eso cuesta, la secretaria de Educación estatal tiene que aportar los recursos que se destinen a los insumos.

Si se trata de escuelas de las zonas rurales o de poblaciones urbanas de los municipios pequeños, las autoridades estatal no deben de pensar en que los presidentes municipales resuelvan este renglón de los insumos, porque están casi en bancarrota, porque el presupuesto no les alcanza para nada y además van de salida, porque entregan los cargo el primer día de octubre así que, ello no le invertirán para que las escuelas funcionen en la modalidad presencial y aunque no le dicen esto en forma directa al secretario de Educación, Gómez Monroy y a sus colaboradores deben de darse por enterados para que destinen el dinero suficiente en este mismo mes.