Columnas Titulares

Altamira hoy, Tampico en seis años.

  • “Se resiste

Fernando Azcárraga L.

Tecmed a entregar relleno sanitario de Altamira”

En diversos medios se publicó una nota que informaba que en el municipio de Altamira se generó una disputa entre el concesionario del servicio de relleno sanitario y el ayuntamiento altamirense. No conozco el asunto a profundidad sin embargo he escuchado algunos comentarios de personas que de alguna manera conocen mucho más que yo del tema. Me pareció interesante porque en forma alguna estuve relacionado o vinculado con el tema del relleno sanitario de Altamira, pues como presidente municipal de Tampico hace quince años di mi opinión y mi aprobación para que la basura que producimos los tampiqueños tuviese como destino final el relleno sanitario de en el vecino municipio operado por la empresas, Tecmed S.A de C.V y Tecnología Medioambientales del Golfo S.A de C.V.

Recuerdo que la concesión a Tecmed se otorgó a 15 años prorrogables si el municipio altamirense así lo decidía. Ya transcurrieron eso tres lustros y la concesión llego a su fin. Las autoridades municipales decidieron no renovar el contrato, y el ayuntamiento decidió llevar a cabo la operación del relleno, para ello, me dicen, notifico en tiempo y forma a los concesionarios su decisión y tomo posesión del lugar e inicio la operación del manejo del relleno sanitario cumpliendo a cabalidad lo estipulado en el citado contrato-concesión.

Hace unos días por mandato judicial los ex concesionarios despojaron al municipio de su legítimo derecho y de su responsabilidad de manejar los residuos sólidos que genera el municipio. Lamentable situación porque el motivo del  despojo es debido a que el concesionario no quiere dejar el control y manejo del relleno sanitario una vez que su contrato feneció y la concesión no le fue renovada por el municipio que actuó conforme a derecho.

Hoy los ex-concesionarios operan el relleno irregularmente al haber llegado a su término la concesión de 15 años y debido a que su contrato no fue prorrogado.

Están funcionando al margen de toda legalidad porque en términos del artículo 115 fracción III de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la limpia, recolección, traslado, tratamiento y disposición final de los residuos sólidos urbanos le corresponde al municipio.

¿Porque en lo personal lamento me preocupan estos hechos?

La razón es que en el año de 1995 el municipio de Tampico otorgo en concesión el estacionamiento de la Plaza de la Libertad. En aquel entonces la empresa ICA a través de una de su empresas filiales Deprisa, SA de CV construyo un estacionamiento con capacidad de 498 automóviles en la mencionada plaza. El ayuntamiento no tenía recursos para realizar una obra de tal magnitud y busco a inversionistas que tuvieran interés en llevarla a cabo, la realización de la obra no era una cosa sencilla e implicaba además de mucho capital, conocimientos técnicos y experiencia. Hubo algunas empresas locales que reclamaban su derecho a participar en el proyecto del cual finalmente desistieron participar al ver lo complicado y oneroso que era la edificación del gran estacionamiento.

La concesión que el municipio de Tampico otorgo a la empresa para la construcción y se operación fue de 30 años, plazo razonable para que los inversionistas recuperaran su inversión y tuviesen las utilidades de acuerdo con la corrida financiera que se presentó en ese entonces. Todo lo anterior además de llevar la anuencia del Cabildo de la ciudad también contaba con el visto bueno de Congreso del Estado del Tamaulipas.

Del otorgamiento de la concesión han transcurrido 24 años, solo faltan seis para que este termine y el municipio tome el control del inmueble y la operación del estacionamiento. Con ello los activos del municipio se incrementaran sustancialmente. El ayuntamiento llegado el momento del vencimiento de la concesión tendrá la facultad de prorrogar el contrato o de darlo por terminado.

Esperemos que esta situación que hoy enfrenta el municipio de Altamira no se presente en Tampico. No es posible que sucedan estas cosas.  Problemáticas como esta crean desconfianza en la ciudadanía, en los inversionistas y en las autoridades, y esta incertidumbre afecta sin duda la realización de proyectos en conjunto entre el gobierno y sociedad civil. Debemos de valorar que estas acciones en ocasiones son muy importantes  porque los gobiernos tanto federal estatal o municipal pueden llevarlas a cabo por la escases de recursos. Los excelentes resultados como sucedió con el relleno sanitario de Altamira durante quince años se han manifestado también en el estacionamiento del al Plaza de la Libertad.  Ojala y el conflicto del relleno sanitario termine de acuerdo como lo estipula el contrato de concesión y el municipio pueda libremente operarlo. Espero que dentro de seis años no vayamos a tener los tampiqueños el problema que hoy enfrentan los altamirenses y se publique la nota: “Se resisten los concesionarios del Estacionamiento a entregar el inmueble”.