Columnas

AMLO vive en el pasado

Tendencias

Oscar Contreras Nava

AMLO vive en el pasado

Hemos confirmado que el presidente Andrés Manuel López Obrador cree que transforma México casi igual a como lo hicieron hace 150 años los liberales de la República Restaurada donde Benito Juárez brilló al coordinar a un grupo de mexicanos que se habían preparado en el extranjero para cambiar al país y lo consiguieron.

Sin embargo, México no tiene los mismos retos que en aquella época existían, los mexicanos no tienen las mismas aspiraciones de aquél entonces y existe un país muy diferente con una realidad muy distinta y por supuesto que existen nuevos desafíos que deben enfrentarse con inteligencia, ideas innovadoras y por supuesto que teniendo otra visión sobre el futuro, pero respetando lo hecho en la historia.

Es cierto que aquel país que no conoce su historia puede volver a repetirla, pero eso no implica que López Obrador deban regresar en el tiempo y cumplir lo que no hicieron hace 150 años los liberales como pagar las deudas sociales que existen desde esa época o gobernar estando en el siglo 21 pero como si estuviéramos en el 19 cuando no había ni siquiera teléfono, electricidad y agua potable.

Lo peor del caso es que AMLO quiera meternos en su dinámica, en su forma de construir la vida pública para que todos nos comportemos de acuerdo a sus ideas de transformación y aquellos que lo critiquen estarán en su contra y serán calificados así no más porque sí, como conservadores, fifis o neoliberales, cuando esto no es cierto.

Pero bueno, el caso es que AMLO no está nada bien, gobierna México con el reloj de hace 150 años y creemos que debe ser tratado de inmediato por un psiquiatra, porque no vive la realidad que le tocó vivir y en su loca idea por transformar el país en moral, político y económico, hasta puede llevarnos a un enfrentamiento con otros países o la banca internacional como lo hizo Juárez,  quien es su ídolo y alter ego.

Así que el Congreso de la Unión debe pedirle cuentas -con urgencia- a su médico de cabecera y que les muestre a los legisladores que le está recetando, no vaya a ser que el alucine de las mañaneras de todos los días sea consecuencia de alguna droga que lo esté volviendo en un Peje totalmente deschavetado.

Pero bueno, para comprobar esto que decimos dos hechos lo confirma:

Uno. Acusa al Fondo Monetario Internacional (FMI) de no tener calidad moral y quisiéramos saber de cuándo acá los banqueros saben de moral.

Y dos. Acusa a Proceso por no ser bien portados y no acepta que le señale sus errores, pero si quiere que hablen bien de lo que -según él- ha transformado. ¿Qué tal, eh?

Punto final. Se nos informa que la simpática diputada federal, Olga Sosa Ruiz,  está convocando a “los 100 mejores tampiqueños” a un desayuno en el hotel Posada de Tampico para el próximo sábado.

Sin embargo, eso de “los 100 mejores tampiqueños” suena como las frases de autoayuda que pronunciaba Keith Raniere en su secta sexual Nxivm para lavarles el cerebro a sus integrantes y donde algunos conocidos de la diputada federal por Tampico participaron con mucho entusiasmo.

Así que si usted ya fue elegido, recibió la invitación y ha decidido estar presente, tenga cuidado y lo que debe hacer es preguntar cuál es el objetivo de este desayuno, no vaya a ser que este sea el reinicio de la secta Nxivm en Tampico y se empiecen hacer cochinadas bajo el amparo del poder legislativo.

Ojala que esto no sea así, pero si esto tiene una connotación política, ahí la cosa cambia porque esto querrá decir que la diputada Sosa Ruiz se está adelantado en la carrera por la presidencia municipal y busca tener sus operadores, promotores y porristas. ¿Verdad?

https://oscarcontrerastamaulipeco.mx/