Columnas

“Calma chicha” en espera del destape

PRESENCIA                

ANA LUISA GARCÍA     

“Calma chicha” en espera del destape

Las cifras del Presidente en seguridad

1.- Después de la lluvia de eventos, primero los informes y luego posadas, teniendo como protagonistas a los aspirantes a la gubernatura por el PRI, hay una “calma chicha” (expresión castellana para referirse a una situación de quietud desesperante) en las entretelas  de los círculos políticos. Hay prácticamente inmovilidad, silencio sepulcral, un cese al fuego que pareciera prescrito desde las alturas y en espera de la sentencia.

En ese contexto se dio ayer la visita presidencial en Reynosa. Lo que en privado pudieron hablar Enrique Peña Nieto y el Gobernador Egidio Torre Cantú en torno a la sucesión, sólo ellos lo saben, pero debió ser tema, aunque no definición del candidato, un punto muy importante como para manejarse en un ambiente de improvisación.

El mensaje del Presidente se enfocó a la inseguridad, poco se ocupó del que supuestamente era el punto central, dos obras hospitalarias de gran importancia para la salud de los tamaulipecos, una moderna unidad del IMSS en ese punto fronterizo y de manera simbólica puso en marcha <a distancia> el Hospital General “Dr. Carlos Canseco” de Tampico.

Peña Nieto aprovechó el espacio para abordar lo que más interesa a los tamaulipecos, que es la seguridad; expuso cifras que confirman los avances logrados de la coordinación de esfuerzos entre su gobierno y el de Tamaulipas, reiteró su disposición en apoyo a la administración del gobernador Egidio Torre Cantú para continuar en el combate de los núcleos delincuenciales.

En su mensaje se trasluce un énfasis por despertar la confianza de los tamaulipecos en el sentido de que su gobierno en estos tres años ha disminuido las capacidades de la delincuencia, al detener a las figuras más peligrosas; precisó que los homicidios dolosos decrecieron casi en un 50 % de 2012 a 2015, explicó que hubo 952 eventos en el primer año mencionado y 500 el año pasado.

Los robos de vehículos descendieron de 5 mil 370 en 2012 a 3 mil 713 en 2015, mientras que los robos en carretera disminuyeron de 133 a 48 en ese mismo lapso, lo que representa un 63 %. El Presidente Peña reconoció que si bien los actos de secuestro y las extorciones aumentaron en esos tres años, hay un descenso significativo en el periodo 2014 a 2015.

También hay que destacar la ratificación del apoyo del Presidente Peña Nieto al gobierno de Torre Cantú hasta el último día de su gobierno, un respaldo oportuno, para borrar aquella vieja leyenda, de que una vez “destapado” el sucesor, era otra historia.

2.- En cuanto a las unidades hospitalarias inauguradas, pasaron a segundo término pese a que son obras de gran sentido humano, de alto contenido social como lo expresaría Torre Cantú. La institución de seguridad social de Reynosa duplica la capacidad de la que existía y que viene a remplazar; mientras que en Tampico el Hospital General fue diseñada para atender a 700 pacientes de las huastecas, no sólo a los municipios de la zona conurbada, sino a los del norte de Veracruz, parte de Hidalgo y San Luis Potosí.

Al acto asistieron los que debían estar, los secretarios que acompañaron al Presidente de la República y los que hacen equipo con el gobernador en el área de salud, obras públicas, alcaldes de Reynosa y Tampico, diputados locales y los federales de la zonas directamente beneficiadas. Predominaron las cofias, las batas blancas, los que están directamente involucrados en el tema de salud y desde luego representantes de la sociedad.

No era espacio para sacar tajada política, por si acaso, el gobernador fue muy mesurado, sólo mencionó a los funcionarios federales que acompañaron al Presidente, una buena medida para evitar suspicacias. Torre Cantú dio una visión muy breve, pero precisa de los logros de Tamaulipas en materia de salud, que no son pocos y que desde su lugar el Secretario Norberto Treviño García Manzo debió sentirse muy satisfecho.