Columnas

Cautela ciudadana hacia partidos.

Gaceta.

Por: Raúl Terrazas Barraza.

Cautela ciudadana hacia partidos.

Del otro lado del proceso electoral sigue sin escucharse mucho. La perspectiva ciudadana todavía no se destapa, por tanto hay quienes consideran que prevalece la cautela.

Los estrategas acelerados podrían decir que las personas que tienen credencial para votar con fotografía mantienen una sana distancia entre los otros actores de la política, aunque la realidad es que muchos darán color una vez que se acaben las precampañas y se defina el nivel de competencia que habrá en las campañas.

Pensar que hay mucha cautela de parte de los ciudadanos, a lo mejor implica el desconocimiento de los tiempos electorales, porque el momento de buscar el voto en forma directa con los electores aún no llega.

La posición jugada hasta ahora por dirigentes de partidos políticos, aspirantes, precandidatos y la autoridad electoral, no ha logrado mover a los ciudadanos porque, a la clásica pregunta de que sí hoy fueran las elecciones, el porcentaje de los que no saben, no contestan y que se ubican como los indecisos, no ha bajado muchos puntos, es más se cree que hasta ha crecido, ya que, los datos de la encuesta realizada por Berumen y Asociados a fines de noviembre y publicada a principios de diciembre quienes estaban en esa condición eran alrededor del 14 por ciento.

Quizá haya que recordar que los sondeos de opinión que corresponden a esta entidad, daban como puntero en preferencias al Partido que dirige el licenciado Rafael González Benavides, de manera que, desde entonces se ha dicho que los electores están bien identificados con el tricolor.

Un dato sólido de hace casi tres meses fue la respuesta de los ciudadanos respecto a quien pensaba que ganará las elecciones del primer domingo de junio venidero, casi el 67 por ciento dijo que el PRI, casi el 19 por ciento creyó que el PAN, el 1.5 por ciento consideró que el PRD, el 0.6 por ciento que el Verde Ecologista y entre otros partidos y los que no saben, sumaron casi el 12 por ciento.

El asunto es que, para estas fechas, los nombres de los prospectos a las candidaturas para el Gobierno de la entidad ya influyeron en las intenciones del voto y plantados en el terreno de las realidades, las cifras pueden mantenerse, en el entendido de que, en el caso del PRI podríamos encontrarnos con candidatos que tienen que emplearse muy a fondo para estar a la altura de los avances que el PRI sin candidato tenía hasta el pasado mes de enero.

Obvio, en el tiempo de campañas, hay factores negativos que deben de revertirse, lo que garantizará que las preferencias de los ciudadanos a favor del PRI se mantengan en todo lo alto y que logre la recuperación de municipios y distritos que se perdieron en la elección de hace tres años, entre ellos Nuevo Laredo y Matamoros.

Con todas las dificultades que el PAN tiene, por la división que prevalece en los grupos y las broncas al no cumplir con lo establecido en la legislación Electoral, es seguro que los ciudadanos ya se percataron que alternativa, lo que se dice alternativa no lo es para que los ciudadanos le entreguen su voto.

Y el asunto se complica cuando los poseedores del voto tomen en cuenta que si votan por el PAN tienen que hacerlo por Francisco García, quien habrá de convertirse en el candidato, una vez que se cumplan los tiempos de la Ley, un personaje de Reynosa que tiene grandes problemas de identidad con los ciudadanos de Tamaulipas.

La razón de esto último está en el hecho de que el Senador con licencia quiere obtener las posiciones políticas mediante la presión a los militantes o simpatizantes de su partido y desde luego por el uso del desplazamiento de líderes o políticos panistas que le hacen sombra.

Tan sucede esto que en regiones como la de Nuevo Laredo, el PAN está infiltrado de izquierdistas, que tienen en el alcalde de aquella ciudad, Carlos Cantú Villarreal, a su máximo exponente, mismo que estuvo a punto de lograr la precandidatura a la sucesión gubernamental.

Además, seguirán en el mismo esquema de infiltraciones de otros partidos, porque el actual precandidato a la presidencia municipal, también proviene de la izquierda y fue el que manejó la bancada de diputados panistas en la actual Legislatura, hablamos del hijo del exdiputado parmista, Enrique Rivas Ornelas, Enrique Rivas Cuéllar.

Los otros.

De todos los rincones del municipio habrá Delegados que acudirán a la Convención Municipal en la que el contador Óscar Almaraz Smer, será catapultado de la precandidatura del PRI a la candidatura para que se convierta en el alcalde de la capital de Tamaulipas, en la que despacha ahora Fernando Méndez Cantú, quien entró al relevo del licenciado Alejandro Etienne Llano.

Tanto en Ejidos como en las Colonias de la periferia de Victoria, el nombre de Óscar Almaraz suena fuerte y según puede palparse entre la ciudadanía, la decisión que el PRI tomó a su favor, era la esperada, por tanto, habrá de cosechar los votos suficientes para ganarla los candidatos que postulen los otros partidos o a quienes lleguen por la vía independiente, modalidad esta última que se estrena en este proceso electoral.

Dicen los que saben de cuestiones Legislativas que el Congreso del Estado de Tamaulipas que maneja el Diputado Ramiro Ramos Salinas desde la Junta de Coordinación Política, se siete algo extraño, porque ya no están todos los que estaban, sin embargo, la chamba debe de mantenerse en todo lo alto para cumplir con la ciudadanía al cien por cien.

Quien sabe si sea cierto, pero, se habla de que en los mítines que llevados a cabo por el dueño del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, PMRN, Andrés López Obrador, se junta más gente que en las actividades que lleva a cabo el Partido de la Revolución Mexicana y en los que aparece como el todo poderoso, Jorge Valdez Vargas.

Es más, en ciudades como Reynosa, donde los perredistas están molestos con el precandidato a la sucesión gubernamental, los colaboradores de éste ni siquiera tienen considerado acudir, contario a lo que hicieron los organizadores del PMRN, que llevaron a López Obrador para que iniciara allí su recorrido por la entidad, en busca de clientes para su organización.

Sería bueno que el INE se lleve las quejas que pongan los panistas de Francisco García sobre el proceso electoral de Tamaulipas, para que deje trabajar a los Consejeros y funcionarios del IETAM, por aquello de que Lorenzo Córdova Vianello, ofreció echarle la mano al Instituto que tiene a su cargo Jesús Hernández Anguiano.