Columnas Titulares

CHECO Y AÍDA SE AFERRAN AL PRI, PORQUE QUIEREN LAS PLURIS

CUADRANTE POLITICO

POR  FERNANDO  ACUÑA  PIÑEIRO

CHECO Y AÍDA SE AFERRAN AL PRI, PORQUE QUIEREN LAS PLURIS

No contentos  con darle la estocada final al PRI en Tamaulipas, los  actuales dirigentes  del comité estatal, Sergio Guajardo Maldonado y  Aída Zulema Flores Peña  se siguen aferrando al cargo, porque pretenden acaparar, como es su perniciosa costumbre, las  diputaciones  plurinominales que estarán en juego.

El Checo y Aída  olfatean  ya  el próximo proceso electoral del 2019,  y  están recurriendo a triquiñuelas, para eternizarse en el cargo. Sin embargo  la presión  que sobre ellos están ejerciendo  sus mismos correligionarios,  seguramente que va a terminar por  sacarlos  de una vez por todas, de una posición donde le han causado un daño de dimensión histórica  a  su partido.

Después  de que hemos consultado a los diversos actores  políticos del PRI  a lo largo y ancho del estado, podemos concluir que,  hay  optimismo  por recuperar  el terreno perdido, pero  al mismo tiempo  todos coinciden en que no  será con personajes como  Checo y Aída, que el PRI  empiece  a dar muestras  de  recuperación.

Todo lo  contrario: el primer paso para  dar inicio a una  nueva etapa política,  es el de  realizar  una reestructuración a fondo de la actual  burocracia partidista que,  representa un pesado lastre, para cualquier  iniciativa de cambio y de democratización. En este sentido, el Checo  y Aída, son considerados  como los enemigos número uno del tricolor.

Lo que se avecina  en  el priismo de Tamaulipas,  es de pronóstico reservado, porque, para efectos estatutarios, la permanencia  de Checo y de Zulema en la cúpula del PRI,  ya se venció  desde  el año pasado. De tal manera que se les considera como usurpadores  de la democracia interna.

Algunos de los cuadros políticos consultados, nos han dicho que, en esta ocasión, ya no van a permitir que  personajes empoderados  como el ex gobernador Egidio Torre  Cantú, sigan moviendo los hilos  a control remoto.  Otro de  los ex gobernadores que ha estado tratando de meter las manos, es  Manuel  Cavazos  Lerma, tratando  de imponer  al orgullo de su nepotismo, Miguelito Cavazos Guerrero.

“No vamos a permitir que los  ex gobernadores  sigan  entremetiéndose en la vida interna del PRI, nos han dicho  reconocidos militantes  de esta organización, advirtiendo que,  las bases priistas en la entidad,  tienen memoria, y conocen  a los responsables de la actual debacle.

Dirigentes  priistas  de  Reynosa, de  Tampico  y  de Matamoros, entre otros,  consideran que, lo que sigue para el PRI,  es renovarse o morir. Y alertan  sobre  lo que podría suceder, en caso de que se impongan los oscuros intereses de los ex gobernadores  en el próxino cambio de dirigencia.

“Si vuelven a  salirnos con sus porquerías  de siempre,  y  continúan con sus  agresiones  y sus faltas  de respeto hacia la verdadera militancia, se incrementará  el éxodo hacia MORENA, en el 2019. El  PRI quedará  convertido en un membrete propiedad de  una o dos familias, como actualmente sucede con el Verde, o el Movimiento Ciudadano mangoneado por su cacique Dante  Delgado”, concluyeron.

MIGUELITO QUIERE EL PRI…PARA SERVIR O PARA SERVIRSE

Con todo y que es  la tercera fuerza política en el estado, el PRI sigue siendo  recipiente  de un enjambre de intereses,  la mayoría  de ellos impulsados  por la ambición de poder  y  de  beneficios personales. Mi pregunta hacia toda esta fauna tricolor que pulula entre los restos  del otrora partidazo, no es ajena a lo que la ciudadanía  ha establecido  como un mandato irreversible de las urnas, en la reciente elección de julio: ¿para  qué,  quieren  los cargos políticos? ¿Para servir, o para servirse?

Lo anterior, tiene mucho que ver, con  las intenciones  del junior del cavacismo, Miguel  Cavazos Guerrero, uno de los que actualmente se andan moviendo, aprovechando  las influencias  del  ex gobernador  MCL, y  de su cercanía con el grupo de  René  Juárez  Cisneros.

¿Realmente  este chavo que en su momento  causó el divisionismo  y la discordia entre el equipo  de  Edgar Melhem Salinas, en  SEDESOL,  será  el más indicado para  garantizarla unidad  del Revolucionario Institucional en el estado? Lo dudamos. Incluso  nos atreveríamos  a decir, que  generaría toda una  serie de situaciones adversas, es decir todo lo contrario de la anhelada unidad, que se requiere  para  reimpulsar a este partido en el estado.

Le comento  esto, porque, hasta la fecha, muchos quieren al PRI, no para  hacer algo por las diezmadas  y alicaídas bases, sino para chuparle a esta organización, lo poco que le queda  de privilegios  y  posiciones  de poder.