Columnas

Desafiando a la muerte

David Ed Castellanos Terán

@dect1608

Rescatar a los secuestrados, tratar de depurar a las corporaciones judiciales y pertenecer a la liga de la justicia; es como desafiar a la muerte en Tamaulipas. El atentado contra Ricardo Martínez Chávez, coordinador regional de la Procuraduría General de Justicia en el estado y tres de sus agentes, terminó en total con la vida de ocho integrantes del Grupo de Coordinación. El presidente Peña Nieto y Miguel Ángel Osorio Chong, enviaron sus condolencias a las familias de los difuntos vía redes sociales.

El reconocido abogado y policía, Ricardo Martínez, ex integrante de la SEIDO y capacitador del FBI, fue emboscado y acribillado por un convoy de pistoleros la noche del 4 de enero, estos acabaron con la vida de quien interrogaba a los agentes investigadores y policías coludidos con los cárteles de las drogas en esta entidad vecina del Golfo de México. Ricardo Martínez y tres hombres de su grupo cercano, integraban las carpetas de investigación relacionadas al secuestro, la trata de personas y la entrega de cenas navideñas a familias pobres de Tamaulipas por parte del cártel del Noreste. Desde que llegó a la delegación de la PGJE en Nuevo Laredo, Martínez Chávez, dijo que metería a la cárcel a todos los que estuvieran relacionados con la delincuencia; sin duda, pocos lo van a extrañar en la oficina tamaulipeca.

Pero el atentado contra el personal de la Procuradora General de justicia en el Estado, de manera colateral, también cobró la vida de otros cuatro integrantes del Grupo de Coordinación. Se trata del  Comisario Sergio Licona Gómez, delegado de la Policía Federal en Tamaulipas; de su segundo el teniente Tito Jiménez Vázquez; del delegado de CISEN en Tamaulipas, Marco Francisco González Meza y de Macedonio Hernández Rodea, oficial de la Policía Federal quienes murieron en un carreterazo.

Los cuatro integrantes del GCT, habían sido enviados de manera emergente a la ciudad de Nuevo Laredo, donde horas antes fue acribillado su compañero, Ricardo Martínez Chávez, pero el destino les tenía preparado el accidente que supuestamente se generó por una falla en uno de los neumáticos de la camioneta “dura” en la que viajaban.

El desafiante asesinato de los elementos de la PJGE y luego, la muerte de los otros cuatro integrantes del Grupo de Coordinación, hicieron que a través de su cuenta de twitter, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, envió sus condolencias a las familias de los difuntos y se comprometió a brindar todo su apoyo; dos horas más tarde, Enrique Peña Nieto, lamentó el fallecimiento del Delegado del CISEN, del Coordinador estatal y dos elementos más de la Policía Federal.

La situación es grave y de fondo en Tamaulipas.

[email protected]