Columnas

DOS DE OCTUBRE INOLVIDABLE

LETRA PÚBLICA

                                DOS DE OCTUBRE INOLVIDABLE

                                                                             RODOLFO SALAZAR GONZALEZ

Octubre es un mes que se ha filtrado a través del tiempo como un simbolismo cargado de una fuerza transformadora que en el futuro alcanzará la misma magnitud de acontecimientos seculares de nuestra historia como “la huelga de Río Blanco” en donde los obreros fueron reprimidos criminalmente en 1907, merced al sacrificio de estos trabajadores mexicanos se dio paso a la Revolución Mexicana.

El movimiento del 2 de Octubre que tiene su momento central en este día cuando fueron reprimidos los jóvenes estudiantes que se habían reunido en Tlatelolco para hacer público una serie de conspiraciones que había dentro de este movimiento que intentaban desvirtuarlo y convertirlo en un “peligro para México”. Algunos afirman que este movimiento estudiantil de 1968 representó una autentica derrota para los que pensaron que mediante este movimiento político lograrían implantar en nuestro país un sistema Marxista- Leninista. Esta fue la bandera que utilizaron los enemigos de este movimiento, que se encontraban, incluso dentro de la dirección del comité de huelga, entre ellos sobresalía Marcelino Perelló y Pablo Gómez, cito estos dos líderes por que en cierta forma representan la polarización que en su momento perturbó la salud del movimiento del 68′ y provocó la intervención del ejército por órdenes estrictas de Gustavo Díaz Ordáz, quien en su último informe de gobierno asumió la responsabilidad histórica, jurídica y personal de los efectos que esta orden que el ejército interviniera provocó en México y en todo el mundo.

Lo cierto es que este movimiento que contó con la simpatía de toda la juventud que se preparaba en las escuelas públicas del país estuvo matizado por la intervención sin duda alguna de los instrumentos de la guerra fría que en ese entonces se vivía en el mundo después de la Segunda Guerra Mundial cuando los Estados Unidos y la Unión Soviética se repartieron el mundo, logrando con esto un equilibrio que prolongó la paz mundial hasta los días que vivimos y que de nuevo está en peligro mientras Trump esté al frente del país más poderoso del mundo.

Hay una versión de los que participaron en el movimiento de 1968 que consideran que fueron víctimas de una autentica derrota dentro del concepto de la teoría del materialismo dialéctico. Uno de ellos está representado en el artículo que un día antes de la represión del 2 de Octubre publicara Don Vicente Lombardo Toledano. Acaso el ejemplo más extremo de una conducta Marxista Dogmática y que en ese tiempo era el dirigente de izquierda más conocido del país que había dedicado su vida a fortalecer el estado institucional revolucionario. El maestro Lombardo Toledano criticó ásperamente a los jóvenes: “Que diciéndose reformadores del Marxismo para calumniarlo” buscan desencadenar una nueva

Revolución y abrir paso a una nueva izquierda “Por un camino que no es el del Marxismo-Leninismo”.

Lo que no entendió en ese momento histórico el maestro Lombardo Toledano hijo de inmigrantes italianos y educados en los colegios más exclusivos del país, que merced a su talento y cultura era considerado uno de los 7 sabios mexicanos. Es que aquellos jóvenes que actuaban en las calles protestando contra el autoritarismo y la falta de espacios para encontrar senderos en donde militar de conformidad con lo que su ideología les ordenaba, es que este movimiento juvenil mexicano formaba parte de otros que también se daban en países, en los cuales la democracia es una realidad y la libertad una garantía otorgada constitucionalmente. Como lo fue el movimiento de Mayo en Francia, en donde los estudiantes franceses mezclados con los trabajadores salían a la calle a protestar contra una estructura jurídica y moral que los asfixiaba y los convertía en seres alienados que no les permitía ser dueño de su propio destino. “Con la imaginación al poder” gritaba por las rúas principales de la “ciudad Luz” y pintaban las paredes “prohibido prohibir” “haz el amor y no la guerra” “amor y paz”. Lo mismo sucedió en Berlín, en Japón y en algunas universidades como Berckley y Yale, en donde una joven afroamericana de enorme melena rizada, Angela Davis, asistente personal del filósofo Herbert Marcusse, autor del “Hombre Tridimensional” exponía la teoría y fundamentaba la violencia para lograr el cambio en las estructuras sociales.

El gobierno mexicano fue incapaz de entender este movimiento juvenil, y actuando en el más puro estilo Staliniano se dedicaron a filtrar en la dirección de este movimiento, auténticos traidores quienes jugaban el papel de “quintas columnas” al servicio del gobierno y de la CIA, como fue el caso de Sócrates Amado Campus Lémus, quién entregó los nombres y las direcciones de los más importantes coordinadores de este movimiento, para que en una operación propia de un comando militar de élite, fueran capturados y llevados a la prisión. El tiempo puso a este personaje en su lugar porque merced a sus servicios prestados logró obtener puestos en el gobierno en el área de Seguridad Nacional, llegando incluso a desempeñar el cargo de asesor del Procurador General de la República, Jorge Carpizo, donde tuvo que ser defenestrado porque un periódico nacional publicó una fotografía en donde Sócrates estaba en amena reunión con los dirigentes del Cártel del Golfo.

Otros como fue el caso de José Revueltas, uno de los mexicanos más congruentes que ha conocido la historia contemporánea de nuestro país, y miembro de una familia de virtuosos como es la formada por los hermanos Revueltas. Desde la cárcel en contraste con todos los que como Lombardo Toledano, consideraban un error táctico el haber protagonizado este movimiento social que terminó en la represión del 2 de Octubre, estaba convencido de que no había sido un fracaso, que la experiencia fue altamente positiva,

Pero con la condición lo agregó muy oportunamente: “De que sepamos teorizar el fenómeno”.

Los tiempos que vivimos que son de índole democrática tienen raíces en el Octubre esplendoroso que México vivió y que la memoria colectiva insiste en que no se olvide.

E-mail.- [email protected]