Columnas Titulares

Dos pícaros reynosenses…

Polvorín

Dos pícaros reynosenses…

José Ángel Solorio Martínez

Los que se dicen amigos del gobernador de Tamaulipas, no solo no le ayudan en su tarea, sino que le complican aún más el escenario. El gerente de la COMAPA de Río Bravo, Raúl García Vivián y su jefe de prensa Alfredo Juárez, increparon y amagaron al periodista riobravense Abraham González Soto cuando cubría un evento público de esa dependencia.

El video es más que elocuente.

Aparecen a cuadro, García Vivían y su boletinero Juárez intentando correr del evento al reportero. El gerente, con una carpeta de cartón intenta cubrir la cámara del informador en tanto el responsable de prensa le tira algunos manotazos a Abraham que no se amilana y capotea el temporal con la única arma que traía: la cámara de su teléfono celular.

Cuando el asunto iba agriándose a niveles de riña, el gerente de la COMAPA se retiró a dialogar con sus colaboradores llevándose abrazado a Juárez que casi suelta algunos golpes contra el periodista.

Bochornoso el asunto.

Sobre todo, porque los funcionarios que participaron, actuaron más como pandilleros que como servidores públicos. Y más, porque se dicen amigos íntimos del jede del Ejecutivo de Tamaulipas.

El caso amenaza con salir de control. Abraham tiene proyectado poner una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos para denunciar los hechos. Y si eso ocurre, tanto Juárez como su jefe estarán en la lupa de la Justicia federal.

Es decir: de llegar la denuncia ante la CNDH, se convertirá en asunto en donde jurisdiccionalmente el aparato de justicia tamaulipeco quedará rebasado.

En otras palabras: la reprimenda vendrá de la red justiciera de la Federación, en donde los dos prepotentes individuos ni con un chipote chillón podrán protegerse.

¿Quién podrá defenderlos?..

Quizá la ira del par de rijosos funcionarios de la COMAPA, se debe al escaso consenso entre los riobravenses que han logrado a pesar de los millones de pesos que el gobierno estatal les autorizó para realizar trabajos de precampaña con la vista puesta en el 2018. Quizá, los reynosenses anden coléricos por el rechazo de los ciudadanos de un municipio que desconocen.

Quizá, andaban crudos.

Quizá, no les alcanza para el gasto los estratosféricos sueldos que se han autorizado para si y para sus amiguitas reynosenses que les ayudan a gastar sus ingresos festivamente, en los mejores sitios gastronómicos y etílicos de Reynosa.

Quién sabe.

Lo cierto es que, tanto García Vivián como Juárez, siguen en su larga carrera de bandidos que iniciaron con Guillermo Acebo Salman, cuando ayudaron a este a ser inhabilitado por 5 años en el servicio público por sus pillerías en el ISSSTE de Tamaulipas.

Como dijo el diputado:

El que es malandro…

…seguirá siendo malandro.