Columnas Titulares

EL NUEVO ESTILO, PRENDIO A LA RAZA

CUADRANTE POLITICO

POR FERNANDO ACUÑA PIÑEIRO

EL NUEVO ESTILO, PRENDIO A LA RAZA

Partiendo del lenguaje conservador, al  “conmigo   se van a chingar”,   hay un salto  memorable. El candidato tiró el formato  e  hizo sentir  su personalidad, con lo cual, dio  un paso firme, en  su propósito  de hermanarse con  la principal  demanda  de los tamaulipecos, en el tema de la inseguridad. Lo único que hizo fue, hablarle a la gente con la verdad. Y  es que, el mismo, según dijo, sufrió en carne propia, las humillaciones y abusos  de los grupos fuera de la ley.

En  el libro, “Que Dicen  los  candidatos”, escrito por Yolanda  Meyemberg  y  José  Antonio Lugo, dichos  analistas  plantean que las  herramientas  más  importantes  de un político, son las palabras, porque le dan y le otorgan el poder.

Una de las partes del discurso  político,  es el estilo. Dicho concepto  se refiere al uso del lenguaje, mismo que determina, cercanía o distanciamiento; empatía o comprensión. Baltazar cambió su estilo. Le brotó el sentimiento genuino de rechazo. Y  los  tamaulipecos percibieron su autenticidad. Le salió naturalito. La nueva manera  de hablar, le gustó a la raza. Parece que entre BH y el electorado, hay feeling.

PEÑA  NIETO  Y  SU  ORFANDAD SUCESORIA

Con  Carlos  Salinas  de Gortari, y el asesinato del candidato Colosio, se murió también la calidad infalible  de los sucesores al trono de Los Pinos. A partir  de ahí, incluidos   los dos sexenios panistas, los Presidentes en turno, no han podido llevar  al poder a sus preferidos.

Zedillo llegó bajo un golpe de timón; posteriormente  EZ tampoco  pudo encumbrar  a  Labastida. A su vez, el  primer  presidente de la alternancia, Vicente Fox,  resintió  la derrota  de  su  delfín Santiago Creel a manos de  Felipe  Calderón. Y éste vio derrumbarse literalmente  a  su joven protegido Juan Camilo Mouriño, en un fatal  y muy polémico accidente aéreo.

De  acuerdo  a algunos libelos, recientemente  escritos,  se  dice que, en el 2006  Peña  Nieto le  regaló  a  Calderón, miles  de votos  desde el estado de  México, con los cuales  el  michoacano  le pudo ganar, “haiga sido como haiga sido”  a  Andrés Manuel  López  Obrador. Posteriormente  en  el 2012,  Calderón  le pagó el favor, abandonando  a Josefina  Vázquez Mota  a su suerte, y  permitiendo que Peña  llegase al poder. De  ser cierta dicha hipótesis, entonces  estaríamos ante la posibilidad de que, Margarita Zavala, llegase a la Presidencia, con  lo cual,  se consolidaría el péndulo  PRI-PAN.

Lo cierto es que en el actual gabinete  peñista, a dos años y medio del 2018, no  hay nadie  que haya crecido  lo suficiente. Nuño se ve cada vez más  agobiado  y con el gesto torcido ante la complejidad del  escenario educativo. Meade acaba de enfrentar  un escándalo de mapaches  en Veracruz. Osorio Chong  y  Luis  Videgaray  han fracasado rotundamente en sus cargos. Y  Manlio  Fabio  Beltrones,   está siendo torpedeado desde el mismo gobierno, con el propósito de presentarlo como el gran perdedor  del 2016.

Entre  los propios  priístas se  están haciendo pedazos, mientras Margarita, con su sonrisa tímida, parecida a  la niña  del Chantilli, ahí la lleva, paso a pasito. De los ochenta mil muertos  de su esposo, ni quien se acuerde. Los  sucesos  de Ayotzinapa, de las Casitas  Blancas  y  de una estrategia igual de fallida para  combatir a la violencia organizada, parecen ser la llave que le abrirá la puerta  del poder, a la primera mujer en México.

Obviamente, si  el Peje, no  decide otra cosa.

LA  FEPADE  LE  HACE A LA TIA LOLA

¿Sabe  usted en que  va a terminar el  escándalo  de las acusaciones y presuntos  involucramientos  con  los grupos de la inseguridad en Tamaulipas?  En  una llamarada de petate.    Todo parece indicar que la llamada Fiscalía  Especial  para los Delitos  Electorales, (FEPADE),   es  más lenta  que una tortuga coja,  es hora que  no hemos  tenido noticias  de ella, lo cual  es  un  claro  indicio  de  su burocratismo,  y   de su nula  capacidad  de respuesta.

El citado   organismo,  se va a mover  hasta que le ordenen de arriba,  y  su  resolución  o su  veredicto,  se ceñirá  a lo que  le dicten sus jefes,  desde las oficinas  de la política interior, en la ciudad  de México. Por  aquellos rumbos, no quieren saber nada  de pleitos con el PAN.

Así  se explica  que,  las denuncias verbales  formuladas  por  el  dirigente nacional  del PRI, Manlio  Fabio  Beltrones,  hasta  ahora, hayan sido  objeto  de manipulación, y en lugar  de servir  como testimonio  de  una realidad inobjetable, sirvan para  que la  oposición instrumente ataques  contra el tricolor.

El  tema  del elefante  blanco llamado FEPADE y su  indiferencia  hacia el escándalo  que se vive en Tamaulipas,  ha provocado que ahora  el PAN  nacional  se envalentone,  y llegue al extremo de  exigirle disculpas  a  Manlio  Fabio Beltrones.