Columnas

El reto de “Kiko” Elizondo y la inseguridad estadounidense

RESEÑA POLÍTICA

Juan R. de la Sota

El reto de “Kiko” Elizondo y la inseguridad estadounidense

Los mexicanos y ciudadanos de diversas nacionalidades ya no deberían visitar los Estados Unidos de Norte América, pues es un país que lo invade la inseguridad que pone en riesgo la vida de las personas.

Estados Unidos, se ha convertido en una de las naciones más inseguras, al enfrentar constantes amenazas de guerra y terrorismo por parte de países  enemigos, pero además los que lo visitan enfrentan la peligrosidad de “gringos” dementes que cometen asesinatos masivos.

También, no conviene ir a dicho país, por la represión aplicada por el insensible e inhumano  de su Presidente Donald Trump, contra los migrantes y sus hijos, por los abusos, atropellos e ilícitos de sus dementes y quizás hasta drogadictos policías.

Por el riesgo que representan sus miles de consumidores de estupefacientes y alcohólicos, sus ex soldados de guerra y por las medidas salvajes e injustas de su gabinete y legisladores del partido gobernante que perjudican gravemente a los extranjeros.

México, no es el único país con violencia, también los es Estados Unidos y una muestra es el reciente intento de robo a una joyería  en la plaza de mall de Mc Allen, Texas, en donde cientos de visitantes  a ese lugar vivieron momentos de terror.

Seis individuos intentaron asaltar la joyería “Deutch and Deutch”, generando caos y confusión entre los paseantes, quienes corrieron gritando del tiroteo registrado en ese lugar.

El estallido de la ruptura del vidrio de la tienda provocó pánico y desesperación entre los visitantes del centro comercial, pero el miedo fue mayor cuando escucharon los disparos de armas de fuego, ocasionando que varias personas fueran lesionadas al momento de huir de esa zona.

Ello demuestra que las estrategias de seguridad de los policías gringos también fallan o simplemente se descuidaron, quizás por andar vigilando la franja fronteriza para atrapar y hasta asesinar a migrantes.

Según ellos, cuentan con muchas herramientas, como cámaras de video vigilancia, detectores de metales y de mentiras, psicología, revisiones estrictas y otras medidas burocráticas para garantizar la seguridad a los estadounidenses, pero en esta ocasión sus acciones fallaron, pues no se dieron cuenta del plan de los jóvenes.

Si unos simples muchachos evadieron su vigilancia y estuvieron a punto de llevarse las joyas, difícilmente podrán evitar homicidios masivos de “gringos loquitos”  o acciones de sus enemigos terroristas que son gente profesional en bombas y secuestros.

Estados Unidos vive el más grave clima de inseguridad, no es un país confiable para visitarlo ni mucho menos para vivir y trabajar, esto debido a la pésima política aplicada por el Presidente Trump en materia de seguridad, quien han entorpecido su obligación de garantizar la tranquilidad y protección de los habitantes, por andar persiguiendo a migrantes y a sus hijos para encarcelarlos y regresarlos a sus países de origen.

Si las autoridades de Estados Unidos, son bastante estrictas para permitir  el ingreso a su país, México también debería aplicar medidas mayores para autorizar la entrada de los “gringos”.

Sobre todo  de veteranos de guerra, jubilados, pensionados, ex pandilleros que vienen de paseo a territorio nacional, pues es necesario tener la seguridad que no vienen a hacer males a este país.

Los mismos requisitos que impone Estados Unidos a los extranjeros para ingresar a su país, también tiene que aplicárseles a los “bolillos”, por lo que no debe haber tolerancia porque vienen a gastar unos cuantos dólares y la estricta vigilancia sería por razones de seguridad nacional.

Cómo se evitaría que los mexicanos visiten Estados Unidos. Algunas alternativas serían ofreciendo gasolina barata, ofertas atractivas de diversos productos, empleos bien pagados. Aplicando estas y otras acciones el dinero se gastaría en México y los ciudadanos mexicanos no correrían riesgos.

Si las compras las hacen en México, ayuda a los comerciantes y apoya en la generación de empleos.

Cambio de tema,  el Partido Acción Nacional y su dirigente Francisco Elizondo Salazar, enfrentan el reto de mantener la mayoría de diputados en el Congreso del Estado de Tamaulipas, para seguir apoyando los proyectos del Gobierno de “los vientos de cambio”.

Si gana Morena o el PRI el Poder Legislativo Local, tengan la seguridad que se opondrían a muchas de las reformas que promoverían las autoridades estatales y los legisladores panistas, no permitirían que se aterricen sus proyectos y propondrían otros que así convenga a sus intereses.

Por eso el líder panista “Kiko” Elizondo Salazar, tiene el gran reto de que el PAN mantenga el control del Congreso Local y tendría que ponerse a chambear fuerte, ya con su actual plan de trabajo no lo lograría.

Andrés Manuel López Obrador, Presidente de la República electo, hará todo lo posible por ganar la  mayoría  en el Congreso de Tamaulipas, pues ello le permitiría aterrizar con facilidad el plan de trabajo proyectadco para Tamaulipas.

No se descarta que el partido Morena, aplique la misma estrategia del pasado proceso electoral. Invitará a militantes del PRI y el PAN a participar como sus candidatos, porque no cuenta con cuadros para ir fuerte a la próxima competencia electoral en la que se eligirán diputados locales.

El PRI y el PAN necesitan abrirse a la democracia, que sean los mismos ciudadanos los que designen a sus candidatos, porque si continúan con sus acciones antidemocráticas como el dedazo o la imposición, lo más seguro es que se les vayan muchos reconocidos políticos para abanderar a Morena, un partido que no tiene estructura, pero que la imagen de López Obrador, le ha dado miles de votos en la entidad.

La figura del tabasqueño seguirá haciendo de Morena un partido atractivo para la clientela electoral tamaulipeca, por lo que existen evidencias que el PRI el PAN no tendrán una elección fácil y si no se ponen a chambear y postula candidatos seleccionados por la gente, Andrés Manuel López Obrador y Morena, les ganarán la mayoría en el Congreso de Tamaulipas.

El más comprometido, no es el PRI, el que mayor responsabilidad tiene es el PAN, porque es gobierno.

Así que a trabajar don “Kiko”, porque corre el riesgo de perder la mayoría en la legislatura local y si no creen pueden realizar una encuesta y muchos ciudadanos le dirán que votarían por los candidatos de Moreno, aún no sabiendo quienes son, esto por el efecto López Obrador.

En otro asunto, ojalá que pronto regresen a Tamaulipas los diputados federales y senadores priistas y panistas, una vez que concluyan sus labores legislativas, para hacer “talacha” a favor de sus respectivos partidos, porque los traen asoleados y nerviosos Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena.

Ya cobraron muchos años sin trabajar, obtuvieron un bono millonario y los tamaulipecos vieron que sólo fueron a  dormitar a la silla legislativa y ahora les toca trabajar por el partido que les dio poder y dinero, si no lo hacen serían mal agradecidos.

Solo que debería quedarles muy claro que en sus partidos no hay dinero y por consecuencia no habrá viáticos, tendrían que financiar con sus propios recursos el apoyo a su partido.

No hay mujeres bonitas que les lleven el café y la fruta a su asiento, tampoco vales de gasolina, compensaciones, ayudas económicas para viajes y comer en restaurantes, al contrario se enfrentarán a demandas ciudadanas que deben resolver. Deberán aceptar que se convierten en un “soldado” más de su partido y que para buscar otro espacio de la elección popular o un puesto en el gobierno tendrán que hacer fila y mucha “talacha”.

Si los panistas que terminarán su función como legisladores están pensando en regresar a Tamaulipas para buscar ocupar un puesto en el Gobierno, no les será fácil sus pretensiones, pues hay personas de ese partido que tienen mayores merecimientos y porque sí han trabajado con honestidad y resultado a favor de los tamaulipecos.

El Dato: El Congreso de Tamaulipas, sus comisiones de fiscalización del dinero del pueblo y todos sus diputados, así como las autoridades de combate a la corrupción, están actuando con opacidad, lentitud y quizás hasta con simulación en la comprobación del gasto del presupuesto aplicado por anteriores gobiernos, pues no hay resultados de auditorías, investigaciones y otros ejercicios que demuestren la honestidad en la ejecución los recursos públicos.

De lo que sí sabe el pueblo tamaulipeco, es del surgimiento de gran cantidad de nuevos ricos que disfrutan su gran fortuna con total impunidad. Que no los limite la falta de espacios en los penales, ya que todo cabe en jarrito sabiéndolo acomodar, bueno si hay voluntad de combatir la corrupción.

Por último, Los diputados y senadores tamaulipecos deberían  realizar una gira por el Estado, para agradecer al pueblo la  cantidad millonaria que recibirán al concluir su “función” por ir  a calentar la silla legislativa.

Correo: [email protected]