Columnas Titulares

EMILIO PORTES GIL DESIGNO 16 GOBERNADORES

LETRA PÚBLICA

EMILIO PORTES GIL DESIGNO 16 GOBERNADORES

RODOLFO SALAZAR GONZALEZ

México en su historia reciente fue un país víctima del centralismo que en amplia medida era una derivación del autoritarismo que sufrimos durante la colonia y de una forma indubitable esta patología colonial se trasladó en la figura de los gobernadores y envió a la prisión de la inoperancia al federalismo que tanto necesita el país y que apenas a partir del año 2000 lo empezamos a vivir. Los gobernadores tienen ya personalidad que pueden hacer valer al presidente de la República por la vía institucional, haciendo uso del derecho de inconformarse mediante una controversia constitucional en la suprema corte de justicia cuando algún acto de gobierno del presidente de México afecte la autonomía de los estados.

Emilio Portes Gil fue el tamaulipeco más brillante del siglo XX, así lo definió Don Juan Guerrero Villarreal, que paradójicamente mientras vivió (Don Juan) fue un adalid para todos los tamaulipecos que no estaban conformes con el dominio que sobre nuestro estado Portes Gil llegó a tener. El Lic. Guerrero Villarreal en la recta final de su vida fue director del Diario de Ciudad Victoria, y por primera vez en la capital del estado, empezó a circular un periodismo plural, en donde seguían las alabanzas al gobernador en turno, pero también había voces críticas que mostraban su inconformidad por el enriquecimiento sexenal de algunos funcionarios estatales.

Don Juan Guerrero Villarreal fue secretario general de gobierno durante el mandato del general Raúl Gárate en Tamaulipas; este gobierno encabezado por Gárate fue el principio del derrumbamiento del poder de Emilio Portes Gil sobre Tamaulipas. Cuando Portes Gil gobernó el país en los “14 meses difíciles de la Revolución Mexicana” a la muerte de Álvaro Obregón, entre sus actos de gobierno fue ordenar que se pasara por las armas al general Miguel Alemán, porque se había levantado desconociendo el gobierno de Portes Gil.

Como en la vida siempre hay consecuencia de nuestros actos, el hijo de aquel General abatido por órdenes de Portes Gil llegó a la presidencia de la República con el nombre de Miguel Alemán Valdés, que aseguran los historiadores, fue el iniciador de la desviación del gobierno mexicano de los propósitos de la Revolución Mexicana de donde habían surgido nuestras instituciones que a la fecha nos gobiernan.

El presidente Miguel Alemán desconoció al gobernador Tamaulipeco que se encontraba en funciones para designar a Raúl Gárate y este a su vez nombre a Don Juan Guerrero Villarreal, abogado, notario público, literato, historiador, viajero internacional, secretario general de gobierno, teniendo la responsabilidad de llevar la política interna de nuestro estado, que en aquel entonces estaba representado por liberales y conservadores, los liberales agrupados en la logias masónicas y los conservadores en las organizaciones pro religiosas como serían los caballeros de Colón.

Sin embargo la fuerza de Portes Gil quedó plasmada en la historia tamaulipeca merced a su poder político y cercanía con el poder presidencial y los generales revolucionarios. Portes Gíl designó en Tamaulipas a 16 gobernadores entre los que sobresalen: Federico Martínez Rojas, Candelario Garza, Gregorio Garza Salinas, Manuel Tárrega, Benito Juárez Ochoa, Felipe Canales, Juan Rincón, Enrique L. Canseco, Marte R. Gómez, Hugo Pedro González y Francisco Castellanos, asistiendo Emilio Portes Gil a la toma de posesión de Castellanos siendo presidente de la República el 5 de Febrero de 1929 en donde asistió como testigo de calidad.

La historia política de México está atiborrada de hombres a quienes el mesianismo político los a llevado a desarrollar una hiperactividad para acaparar por tiempo indefinido los puestos públicos dañando a la democracia y a la participación ciudadana en los órganos del poder público.

Cuando ya Portes Gil perdió el poder ante el presidente en turno y los generales revolucionarios fueron desapareciendo por causas propias de la edad; Tamaulipas fue gobernada por personas que no tenían ninguna relación con nuestro estado y que se encontraban totalmente desvinculadas de la realidad social y económica de esta parte de México.

Es así como llega a gobernar nuestro estado Norberto Treviño Zapata, amigo personal y doctor de cabecera del entonces presidente Adolfo Ruíz Cortines. Emilio Martínez Manatou a quién José López Portillo le ordenó -prácticamente ese es el término- viniera a gobernar Tamaulipas cuando ya el Doctor Manatou no tenía interés político por nuestro estado, donde no había la probabilidad de encontrar el glamour al que estuvo acostumbrado siempre, después de la gran desilusión que significó no haber llegado a la presidencia de la República en 1970 cuando en su lugar llego Luís Echeverría.

Trayendo como consecuencia que Martínez Manatou fuera mordido por el perro negro de la depresión que lo llevó a la soledad de la que lo sacó José López Portillo para que gobernara nuestro estado, lo que permitió que su gobierno era objeto del control de los grupos de poder que había en el Estado.

E-mail.- notario177@msn.com