Columnas

Entre fifís o chairos, negros o blancos

AGENDA POLÍTICA

Por: Juan Antonio Lerma

Entre fifís o chairos, negros o blancos

La alcaldesa constructora del desarrollo

La cultura del político pobre no cambia

Mateo entrega despensas en Los Aztecas

Por su puesto que no es no es mentira aquella frase de que el poder enferma. Y la prueba de ello es el síndrome de hibris (SH), un trastorno emocional que afecta a quienes ejercen el poder en cualquiera de sus formas.

Se trata de una alteración que ha sido descrita en muchas áreas, pero que se ha analizado más en la política a partir del comportamiento común en muchos líderes y gobernantes en los que cualidades como la confianza y la seguridad en sí mismos tienden a transformarse en arrogancia y prepotencia.

(‘hyibris’), es un concepto griego que significa desmesura y hoy alude al orgullo o a la autoconfianza exagerada cuando se ostenta alguna posición de mando.

De tal modo que aunque no es nada nuevo verlo en todo tipo de políticos y gobernantes, ahora más que nunca prolifera el síndrome de hibris, tan así es que por lo pronto tenemos una república mexicana dividida cuando lo que se nos prometió fue la unidad y la armonía.

Por un lado están los del sureste a los cuales ya se les están haciendo importantes obras, además de otros beneficios que les entrega el gobierno.

Y después está el noreste o la llamada república del Río Grande, proyecto integrado por los mandatarios de Tamaulipas FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA, de Nuevo León; JAIME RODRÍGUEZ CALDERÓN y de Coahuila; MIGUEL RIQUELME. La puga no es nueva, pues se remonta al pasado. Luego de que Texas se declarara independiente, en 1938, Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, junto con segmentos de territorio de Texas- intentaron formar la República del Río Grande. Fue un intento sin éxito de dar vida a un tercer país en la frontera México- Estados Unidos, debido a la inconformidad de la región del noreste por el centralismo, situación que actualmente se repite, pero que aún está en veremos.

El asunto es que dicho exceso de confianza en sí mismo lleva al líder o gobernante a interpretar equivocadamente la realidad que lo rodea y a cometer errores. Eso es una realidad.

En el vecino país gobernado en calidad de mientras por DONALD TRUMP vemos de nueva cuenta la división entre blancos y negros.

La violencia que se ha generado entre ambos, pero lo peor es que el líder, el gobernante de la casa Blanca ha venido trabajando con firmeza para que Estados Unidos vuelva a ser blanco.

Las preferencias problancas del Presidente TRUMP y su gobierno, en especial cuando se trata de inmigración, son innumerables. Desde el día en que lanzó su campaña presidencial en 2015 satanizando a los mexicanos hasta el entusiasmo generado por la promesa de construir un muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos y pasando por el agresivo ritmo de deportaciones de inmigrantes de color hasta revocar DACA (programa que supuestamente protege a niños y jóvenes migrantes) y denigrar vulgarmente a las naciones africanas y a Haití, su presidencia ha sido muy clara sobre su predilección por las personas blancas.

Es claro que también desde antes de la campaña presidencial, aquí en nuestro México lindo y querido se nos ha dividido entre ricos y pobres, lo que ahora se conoce entre “fifís” y ”chairos”, adjetivos que no estaban en nuestro vocabulario, pues para el gobernante en turno éramos mexicanos y mexicanas.

Ciertamente, la desigualdad humana es quizá actualmente uno de los temas más relevantes en el mundo y tiempos de supuesta pandemia. Y no sólo en nuestro país genera desigualdad económica que deriva en desigualdad política, que a su vez genera desigualdad social. Personas sin acceso sin acceso a la salud, a la educación, al empleo, salario justo, a los derechos humanos, a una vida digna y a la justicia social. Desigualdad por todos lados y eso es grave.

Lo que necesitamos actualmente, no son líderes o gobernantes promotores de segmentaciones poblacionales. No merecemos políticos que siembren la división, el encono o la cizaña. Puede que esa pelea o  el síndrome de hibris- les beneficie a los políticos y supuestos líderes, pero a la gente no.

Hoy más que nunca se necesita la unidad, la armonía prometida y el bienestar para todos. Hablamos de una nueva realidad, la cual debe ser a mi muy particular punto de opinión, ya no más de lo mismo, pero sí, una nueva realidad donde todos podamos combatir la desigualdad, donde lo que se promueva sea el respeto como bien lo decía el Presidente JUÁREZ.  Se deben promover el respeto a disentir y a las diferencias natas de cualquier población. La polarización política es normal, pero categorizar por trastornos emocionales de tipo personal, puede ser muy violento.

DEL ARCHIVERO…

Son diversos los sectores de la población de Xicoténcatl, Tamaulipas los que reconocen el esfuerzo y la voluntad que ha mostrado la alcaldesa NOEMY GONZÁLEZ MÁRQUEZ, no solo por dar cumplimiento a los compromisos adquiridos con la gente tanto de la zona rural como de la zona urbana, sino por el trabajo intenso de gestión que desde el inició de su administración ha realizado ante el gobierno del estado para impulsar el desarrollo planeado y sustentado de su municipio, cuyos resultados sin duda alguna están a la vista, pero que serán históricos tras rebasarse las metas establecidas para su periodo gubernamental.

Sin duda alguna, con el cúmulo de acciones que en materia de infraestructura básica y social entrega constantemente a cada una de las comunidades y las que faltan por concretar, la señora NOEMY GONZÁLEZ MÁRQUEZ dignifica su palabra empeñada ante los ciudadanos que le dieron confianza y ante aquellos que no creyeron y, que hoy tienen una visión diferente, porque ahora se ven resultados y están a la vista de todos. Xicoténcatl va en constante crecimiento y desarrollo.

Otros alcaldes de la región cañera que traen también intenso trabajo, obras, entrega de despensas, apoyos y beneficios para sus representados son: PACO LÓPEZ, de Gómez Farías, Profesor, JOSE DE JESÚS ÁVALOS PUENTE, de Ocampo, y JOSÉ MATEO VÁZQUEZ ONTIVEROS, de El Mante. Difícilmente en tiempos de elecciones, otros partidos políticos podrán darle batalla al Partido Acción Nacional, partico al cual representan estos alcaldes antes citados.

Eso no quiere decir, que todos los personajes políticos que se asoman como para querer buscar una próxima candidatura a diputado o alcalde, sean bueno, no, también existen los malos y pésimos, esos que nada tienen que andar haciendo en política, pues no trae con qué competir dignamente en una contienda. Son políticos pobres. Pobres de todo a todo.

Pero bueno, de eso ya abordaremos temas en próximas columnas, por lo pronto sepan que la gente está al pendiente de quienes los apoyan y están con ellos en estos tiempos de contingencia sanitaria y crisis económica.

La gente sabe y bien que sabe cuál personaje que ande en política puede merecer llegar a un carnoso hueso político. Otros supuestos líderes o aspirantes, han preferido hacerle al tío lolo. No se les ve nada. Son de humo.

En cambio, el alcalde de Mante, JOSÉ MATEO VÁZQUEZ ONTIVEROS continuó este día con la entrega de apoyos alimentarios a las familias de la zona rural, el munícipe refirió que se están aplicando los protocolos de Sana Distancia, para evitar aglomeraciones como parte de las recomendaciones que emite la Mesa Estatal de Seguridad en Salud.

Esta intensa campaña de entrega de apoyos alimentarios, es derivado de la contingencia actual por la que atraviesa el país, por ello iniciando este jueves le dio seguimiento a lo programado con la repartición de apoyos alimentarios en el poblado Los Aztecas de la zona temporalera.

[email protected]

[email protected]