Columnas Titulares

GUEVARA FUE RECIBIDO POR EL PRESIDENTE

CUADRANTE POLÍTICO

POR FERNANDFO ACUÑA PIÑEIRO

GUEVARA FUE RECIBIDO POR EL PRESIDENTE

El mantense  Alejandro Guevara Cobos sigue galopando fuerte en el hándicap. La  señal más  reciente de su carrera, en la búsqueda de la candidatura a gobernador, se dio durante  la audiencia   con su  jefe en Los  Pinos,  el  Presidente  Enrique  Peña Nieto. Para  aquellos que habían dudado acerca  de sus posibilidades, debemos informarles que el caballo más joven del proceso  sucesorio,  está en pie de guerra. Y el hecho  de que haya  salido de la mansión del poder con un  semblante  de  optimismo, es  signo inobjetable  de que seguirá  causando insomnio en las apuestas,  de  aquí  hasta enero.

La  lectura de la realidad  no miente:  el único que puede bajar a Guevara  de  la  sucesión, es un hombre llamado  Enrique  Peña  Nieto. En el momento  en que el máximo jefe político del país,  le diga  a  AGC que  se retire, veremos  su declinación o  bien su adhesión  a otro candidato, pero eso  no ha sucedido hasta ahora. Y  por lo que se ve, cada vez  que Guevara se entrevista  con el jefe del Ejecutivo federal,  el mantense  sale  aún más  fortalecido anímicamente.

Lo anterior, no quiere decir que, Guevara  tenga  ya la certeza  de  que él es el bueno. Pero en términos de objetividad,  el Presidente  de la  República  lo está dejando jugar,  y  el mismo primer mandatario parece  estár  esperando que la carrera  por el poder en la entidad, se acomode por si sola, para  emitir  lo que será  la decisión final. Una decisión que ya emitida, será de naturaleza inapelable. ¿Estamos  de acuerdo?

———-LA  TAJANTE CERTEZA DE BALTAZAR————-

Las declaraciones  de  Balta, en la entrevista de ayer concedida al periodista  Melitón García,  son más que elocuentes. Pero la fotografía  lo es aún más todavía, con  un  Baltazar  reclinado en el sofá y  con las  piernas cruzadas, lo cual,  en el lenguaje corporal  es  traducido  por los especialistas en el tema, como  una actitud  de clara  autosuficiencia.

Por  primera vez, en la historia de las sucesiones   sexenales  de Tamaulipas, (  he reseñado algunas),  un político priísta  se atreve  a  afirmar  de cara a la opinión pública  del estado: “Yo voy a ser, que quede claro, para que no exista ni una duda”.

Habrá que ver, cual es  la opinión del resto de los competidores, pero  de  entrada,  el  diputado  matamorense  está  mostrando  una  seguridad  que  desarma  hasta al más pintado de sus adversarios  internos. Porque no  es  igual  decir, yo quiero ser, a,  yo voy a ser. Esto último, desde luego no son palabras  al aire, sino toda una postura  y una convicción que  debe tener, por supúesto  un sustento  muy poderoso.

Lo que Balta acaba de declarar, no  requiere  de  lecturas, porque  ha usado un lenguaje directo, y sin rodeos. Sin embargo,  una de dos cosas  es cierta:  o bien  estamos ante  un político  bastante  temerario,  o  en su caso  tendremos que aceptar que,  el  grupo  del  Presidente  Enrique  Peña  Nieto, ya le dio luz verde  para que  BHO  se abra  de capa,  y  nos adelante  a los  tamaulipecos, lo que viene, para que, como dijo alguna vez  Salinas, no nos  hagamos bolas.

Y  es que  Balta  no  nos anda  mostrando  fotos con políticos  actuales  o desfasados; no ha  hecho gala  de tanta parafernalia propagandística, simplemente está  recorriendo  el estado  y  anuncia: aquí  estoy,  yo soy  el candidato.

Los hechos  parecen darle  la razón  a  Baltazar, porque  desde el momento en que llegó  a Tamaulipas  e inició la gira  de un mes  por la entidad,  sus competidores  internos, resintieron la sacudida del  terremoto. Y  percibieron  lo frío del  acero,  otorgándole  de inmediato  la categoría  del  “enemigo a vencer”.

Respecto  a  los trapitos  al sol  que le puedan sacar, me parece que  Balta  y sus  amigos de la  Presidencia,  ya lo tienen perfectamente  medido. Como bien lo dijo en la entrevista,  si  tuviesen elementos para descarrilarlo, ya lo hubieran hecho. O  tal vez, ni siquiera  a  la diputación plurinominal habría llegado. Pero, desde el momento en que aparece en el escenario, es porque sabe que no  hay  suficiente  parque  para que lo combatan sus adversarios.

Y el hombre  ahí está en plena gira  por la entidad. A  ojos vistos,  se prepara  para ser  el próximo gobernador. Es  una baraja  abierta, así han decidido  jugarla los del centro.

¿Alguien  se atreverá a  apostar  por  zancadillarlo?   Hacerlo y no conseguirlo,  obviamente, entraña serios  riesgos.

—————–LOS MITOS DE LA SUCESIÓN  TAMAULIPECA———————-

La  unidad y disciplina tan cacareada  por el PRI estatal y nacional  no existe. Los ejemplos  de  las hostilidades entre  los aspirantes a la gubernatura, son escandalosamente notorios. Por otra parte, no  han bajado a nadie de la contienda, y es hora que los ocho o más aspirantes a la estafeta  sucesoria,  continúan sobre  el ring, lo cual vuelve más cruenta  y despiadada  esta especie   de batalla campal.