Columnas

La deseada paz interior de México

Gaceta.

Por: Raúl Terrazas Barraza.

La deseada paz interior de México

Este lunes debe ser un día a observar en todas las poblaciones, porque el 21 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Paz en el Mundo, tras un acuerdo de la Asamblea General de las Nacionales Unidad, cuya pretensión fue fortalecer los ideales para la paz, a partir de los habitantes de cada nación de la tierra y por tanto, es una fecha que debe convertirse en un gran deseo, porque nada más esperado por los mexicanos que la paz interior del país, para que las cosas sean de nuevo como en otras épocas.

Por lo general se recuerda el 2010 como el año en el cual los grupos de personas que viven al margen de la Ley aparecieron en las calles de muchas ciudades de la entidad, para sembrar la intranquilidad, con el retiro forzado de artículos, vehículos, dineros y hasta agresiones a quienes seleccionaban al azar.

También comenzaron las desapariciones forzadas de personas, los robos en domicilios y los enfrentamientos entre ese tipo de grupos con las autoridades y que más tarde fue una guerra sin cuartel en la que las fuerzas públicas se debilitaron al grado tal que desaparecieron y las gente debió de refugiarse en sus casas desde muy temprano.

Por ello, desde hace más de 10 años, una de las demandas más sentidas de la población tamaulipeca es la paz y la tranquilidad interior de la entidad y que, de alguna manea se ha logrado, porque las familias ya pueden trasladarse de un punto de la entidad a otra por las carreteras, sin temor a ser asaltados, despojados de sus vehículos y sus pertenecías o perseguidos.

La operación de puestos de control en las carreteras de Tamaulipas es uno de los grandes aciertos de la actual administración, pero, también la vigilancia a través de patrullas de la policía estatal dio pauta para recobrar la tan deseada tranquilidad.

La paz no está todavía al cien por cien, ya que, con frecuencia en todas las entidades del país se generan eventos que hacen pensar en la dificultad que entraña vivir con ese tipo de dificultades, de ahí que, pensar en que este lunes es el Día Internacional de la Paz en el Mundo, es pensar en que, de forma paulatina esta se recobrará para que las generaciones futuras puedan heredar un mundo sin sobresaltos.

Los países que son pertenecen a la ONU adoptaron 17 objetivos de Desarrollo Sostenible hace cinco años, debido a que no sería posible lograr un mundo pacífico si no había desarrollo económico y social de todas las personas en todas partes y velar por la protección de sus derechos.

Entre esos objetivos esta reducir la pobreza, hambre, mejorar la salud, educación, trabajar para controlar el cambio climático, impulsar la igualdad de género, cuidar el agua, la energía, el medio ambiente, procurar el saneamiento y la justicia social, en el entendido de que todos están relacionados con la paz del mundo, sobre todo si se piensas en el equilibrio que debe de encontrarse en cada objetivo.

En el mismo sentido de las celebraciones, también se celebra el Día Internacional de Limpieza de Playas, a cuya causa están sumados alrededor de 160 países a la que se han sumado 157 países y unos 20 millones de voluntarios.

Este domingo que pasó, fue el Día del Jubilado, por tanto, hay que felicitarles y se conmemoró el Día Internacional del Deporte Universitario, surgido por un acuerdo de la UNESCO y tiene como finalidad propiciar la contribución de las universidades al fomento de los valores ciudadanos mediante la educación física como un componente esencial de la educación y el desarrollo de los seres humanos.

Para redondear el asunto de celebraciones este domingo correspondió además al Día de la Libertad de Expresión de Pensamiento en México, fecha que debió ser muy socorrida ahora que los habitantes de la nación ven amenazada esa acción debido a las presiones que se ejercen desde la administración federal, pero, que cobra gran importancia por el uso de las redes sociales, ya que, es a través de ese medio como infinidad de pensamientos surcan en el espacio y muchos de los cuales son censurados y atacados por quienes defienden cusas oficiosas.

Los otros.

Don Carlos Diez Gutiérrez, un hombre que quiso mucho a Ciudad Victoria y que la disfrutó porque en ella se desarrolló su familia, pero, que al mismo tiempo logró conquistar y mantener por toda su vida el cariño de la gente, falleció este domingo a consecuencia de padecimiento que le aquejaban desde hace tiempo.

Sólo le faltó ser presidente municipal de la capital de Tamaulipas, como avecindado que lo fue de casi toda la vida y, lo mejor es que siempre se sintió preparado para ello. Por desgracia, los tiempos de la política no se ajustaron a los suyos y en verdad pudo ser uno de los mejores alcaldes.

De cualquier manera, uno de los miembros de su familia, su hijo Arturo tuvo la oportunidad de despachar en el edificio del 17 Hidalgo como alcalde y seguro que Don Carlos, disfrutó ese tiempo pese a que, al final del trienio la percepción de la gente hacia el desempeño que tuvo originó algunas críticas.

Don Carlos Diez Gutiérrez Coleman, fue un hombre feliz, porque hizo aquello que le gustaba, la silvicultura y la ganadería además de representar a la sociedad victorense en cargos relevantes como ser miembro del Patronato de la Universidad Autónoma de Tamaulipas en los últimos años, haber despachado como presidente de la Unión Ganadera Regional y desde luego en la organización de los silvicultores.

Eugenio, Federico, Arturo, Sergio, Carlos, Héctor y Martha, son sus hijos, todos empresarios y aunque no todos viven en la capital de Tamaulipas, quienes están fuera frecuentaban de manera cotidiana a sus padres, porque ellos siempre estaban al pendiente de sus hijos.

Don Carlos Diez Gutiérrez tenía 88 años y formó parte de un grupo de ganaderos que lograron representatividad a nivel nacional, por las propuestas atinadas que siempre tuvieron para que la ganadería mexicana creciera con un alto nivel de competitividad en la región, entre ellos, Eloy Uribe García, Jesús Rodríguez García, Elpidio Gómez Lira, Gustavo Torres Flores y los ingenieros Eulalio Guerra Guerra y Alejandro Gil Flores.

En otro orden de ideas, es casi seguro que el doctor Felipe Garza Narváez, pueda contar con el respaldo del partido político al que sirve en la actualidad, para convertirse en candidato a la presidencia municipal de Victoria, en virtud de contar con un buen capital ciudadano y enfrentar a quienes sean postulados por el resto de los partidos políticos y con posibilidades reales de ganar.

Llega a considerarse que por mucho será mejor candidato que el también expriísta Eduardo Gattás Báez, quien ya perdió una elección y cree que merece una segunda oportunidad, cuándo en realidad generó muchas complicaciones con los responsables del trabajo partidario que llevó a cabo el equipo de Regeneración Nacional.

Total Page Visits: 133 - Today Page Visits: 1