Columnas

LA HIJA DE JOSÉ FRANCISCO

Victoria y Anexas

Ambrocio López Gutiérrez

LA HIJA DE JOSÉ FRANCISCO

Recién electo el presidente Carlos Salinas de Gortari realizó, en octubre de 1988, se realizó en Acapulco el V Congreso de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP) que presidía aun don Luis Suárez (QEPD). A la inauguración asistió el también fallecido José Francisco Ruiz Massieu quien se desempeñaba entonces como gobernador de su natal estado de Guerrero.

Al encuentro latinoamericano asistimos una nutrida delegación de reporteros de Tamaulipas ya que el autor de estas líneas fue uno de los diez periodistas que representamos a México en las numerosas y prolongadas sesiones. Debo reconocer en aras de la autocrítica que este servidor también fue partícipe de las memorables francachelas protagonizadas por los delegados efectivos y fraternales en las tibias playas de aquel paraíso del Pacífico.

Recuerdo lo anterior porque la hija de José Francisco, Claudia Ruiz Massieu, acaba de ser encumbrada como nueva jerarca nacional del tricolor. Según elhorizonte.mx, en una larga y acalorada sesión del Consejo Político del PRI, militantes le dieron su respaldo en unanimidad. Los consejeros que tomaron la palabra reconocieron a Claudia Ruiz Massieu Salinas como la mujer que necesita el partido para ser una opción viable, pero le pidieron no volver a equivocarse al elegir a un expanista como candidato de este partido, sino elegir un priista convencido.

Ya en su turno como dirigente del PRI, aseguró que gracias al PRI ha logrado su trayectoria como funcionaria, además de que dijo no representar a ningún grupo, sino a todos los priistas. “Asumo esta dirigencia en el momento más difícil del partido, el primero de julio la población nos castigó severamente, no solo perdimos la presidencia, también somos una tercera fuerza minoritaria. Hay que decirlo, no supimos defender al partido, nos acercamos a las élites y nos alejamos de la gente”. Reiteró que se necesita una reforma de forma y de fondo.

En letraroja.com se dice que Claudia Ruíz Massieu es sobrina de Carlos Salinas de Gortari. Fue designada por Enrique Peña Nieto como secretaria de Turismo (2012-2015) y luego secretaria de Relaciones Exteriores (2015-2017), su puesto en el gabinete de la administración que está por finalizar fue visto como “una cuota” o “una posición” a favor del expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). Es hija del fallecido dirigente del PRI, José Francisco Ruiz Massieu y de Adriana Salinas de Gortari; la actual líder del tricolor tuvo su primer cargo en el equipo de transición de Peña Nieto como encargada del tema de derechos humanos.

Mientras ocupó el puesto, se le consideró del primer círculo del presidente; sin embargo, esto cambió en el 2016, cuando la visita de Donald Trump evidenció que la titular de la Cancillería había sido excluida por Luis Videgaray. Lo que posteriormente reveló que ella se opuso a dicha visita y sus recomendaciones no fueron escuchadas. La catástrofe de la visita la pagó de manera temporal Videgaray, quien tuvo que renunciar a Hacienda los primeros días de septiembre de 2016. Al final los platos rotos se los cobraron a Ruiz Massieu, pues en enero de 2017 dejó el cargo en una ceremonia en donde la excanciller se mostró muy sensible.

A pesar de ese golpe en su trayectoria política, solo dos meses estuvo fuera del escenario. En marzo, Ruiz Massieu fue designada secretaria de organización del CEN del PRI, y, dos meses más tarde, Enrique Ochoa la presentó como la nueva secretaria general. Ahora Claudia será la responsable de hacer que se cumplan los trabajos dentro del partido y de igual manera dirigirlos. El sitio nacion321.com subraya las siete frases contundentes que CRM expresó en la ceremonia de su encumbramiento. Las comparto con gusto:

  1. LA CIUDADANÍA NOS CASTIGÓ. Ruiz Massieu afirmó que en todo el país se reconfiguró el poder, incluso a niveles locales, donde el PRI ahora será oposición al Ejecutivo y también será un partido disminuido en el Legislativo. “El 1 de julio la ciudadanía nos castigó con su rechazo. No solo ganó una nueva fuerza política, también se reconfiguró radicalmente el equilibrio de poder”.
  2. NOS DEJAMOS SEDUCIR POR EL PODER. La priista afirmó que el PRI olvidó sus principios y no supieron defender al partido. “Nos olvidamos de nuestros orígenes cuando nos olvidamos de nuestra acción política de base, privilegiamos el pragmatismo sobre nuestros principios, nos dejamos seducir por el poder”.
  3. DECISIONES CUPULARES. Consideró que el partido dejó de lado no solo a los ciudadanos sino también a sus militantes. “Cerramos en las cúpulas las decisiones que le pertenecen a la militancia, y al hacerlo nos marginamos. No supimos valorar las aportaciones de nuestros militantes. Contratamos consultores externos apagando la voz de los militantes que conocen de primera mano la realidad”.
  4. LAS ÉLITES Y LAS CALLES. En su discurso, la sobrina de Carlos Salinas de Gortari afirmó que el partido se alejó de la realidad social y se acercaron demasiado a las élites. “Nos acercamos demasiado a las élites y nos distanciamos de las causas ciudadanas. Pasamos más tiempo en los despachos que en las calles. Se nos olvidó que un partido promueve causas, gestiona para dar respuesta a las necesidades sociales y es el gobierno que da solución mediante políticas públicas, nos alejamos de la realidad social, nos faltó sensibilidad”.
  5. SIN IDENTIDAD NI LEGITIMIDAD. De hecho, la nueva líder priista reconoció que Andrés Manuel López Obrador y su partido supieron capitalizar mejor el descontento, al ofrecer propuestas puntuales y tener una “dimensión ética”. “Permitimos que otros se apropiaran de nuestras banderas. Perdimos identidad y legitimidad como el partido popular de México (…) Hagamos de la adversidad una oportunidad para dejar vicios y ataduras”.
  6. LA CORRUPCIÓN. Cuando se habla del PRI, en los tiempos recientes se recuerdan casos como el de Javier Duarte, Roberto Borge o César Duarte. “No alzamos la voz a tiempo para denunciar y castigar la corrupción que se generó en nuestras filas. Dejamos que los cínicos y abusivos mancharan la imagen y lastimaran la reputación de los millones de mujeres y hombres honrados”.
  7. ACEPTAR LAS DIFERENCIAS. Finalmente, Claudia Ruiz Massieu aseguró que su partido deberá ser más plural. “Dejemos de obsesionarnos con la unanimidad y aceptemos las diferencias como algo natural”.

Correo: amlogtz@gmail.com