Columnas Titulares

LA IMPORTANCIA DE LLAMARSE LUCKY

CUADRANTE POLÍTICO

POR  FERNANDO ACUÑA  PIÑEIRO

LA IMPORTANCIA  DE LLAMARSE  LUCKY

La historia parece  sacada de un cuento color de rosa: sucede que  el cerdito vietnamita, (lo cual ya es una ofensa para los nativos de ese  país asiático), se perdió en la ciudad. Se llama Lucky, y es de color rojo. Su dueña  es  la  Subsecretaria  de gobierno, encargada del tema de los derechos humanos y los desaparecidos  en Tamaulipas, la señora Gloria Elena Garza Jimenez.

La nota dice que la citada dama puso el aviso en las redes  sociales, pero posteriormente  lo quitó. Tal vez alguien  la orientó  y le dijo que no era conveniente que, apareciera en los espacios masivos del internet, abogando por un cerdito, por más bello y tierno que pueda estar el animalito, cuando hay, según las estadísticas oficiales, más  de mil 900  niños desaparecidos en Tamaulipas, y hasta ahora nadie se preocupa por encontrarlos.

En lo individual, la señora tiene todo el derecho del mundo de preocuparse por su mascotita, cualquiera de nosotros lo haríamos, y más, si es muy cara, pues  estos porcinos,  de tamaño pequeño,  tienen precios en el mercado, cercanos a los cinco mil pesitos. Pero…como le digo, su cargo público, y el rubro  en que se desempeña, comprometen demasiado  su búsqueda en internet.

En fin, el que tuvo sus  quince minutos  de fama, fue el puerquito rojo, lo cual nos  recuerda  el título de la novela de Oscar  Wilde: La importancia de  llamarse Ernesto. En este caso, con una ligera variante: La Importancia  de llamarse Lucky…..prioritario para  la Subsecretaria, en cuestión de desaparecidos. Ups.

-LOS TIGRES  Y  LA TEORIA DE LA CONSPIRACIÓN-

¿Por qué perdió el equipo “Tigres”  de la UANL, ante Guadalajara? La pregunta pareciera inocua, banal y  fuera de contexto político. Pero si  nos atenemos a la famosa  teoría  de la conspiración, cuya mecánica consiste en ofrecer explicaciones que, parecieran descabelladas más allá de lo sensato, entonces,  las cosas cobran interés.

En este caso, la explicación más normal, sería que de plano, los felinos del Tuca  se confiaron, se durmieron en sus laureles. Y podría haber otras  de la misma naturaleza, pero….hay algunas más, que podrían parecernos, un tanto extrañas, pero tampoco descartables.

 Por ejemplo, se dice que, la derrota del “Tigres” , un equipo poderoso y aparentemente imbatible, sucumbió  a los influyentes intereses  de la mafia  futbolera que controla este deporte mexicano, desde las oficinas ejecutivas de Televisa y el  club América.

Y es que las azules cremas pretenden  recuperar el brillo perdido del clásico  con las chivas. La creación de esta rivalidad a nivel nacional, les ha redituado a ambos clubes, ganancias millonarias en  taquilla, pero últimamente  las chivas y las águilas estaban peleados, por diferencias  de tipo comercial, en la transmisión de los partidos. Unas semanas  antes de la gran final, las dos organizaciones, la de Azcárraga y la de Vergara, fumaron la pipa  de la paz.

 El resultado es que Chivas  fue campeón, y que el América  acaba de contratar  al Piojo Herrera, cuyas primeras  declaraciones, fueron precisamente, en relación a recuperar su  supremacía sobre  el Guadalajara. O  sea, la manipulación de las pasiones  sociales por el futbol, al menos en el llamado clásico de clásicos, tienden a regresar, más fuerte que nunca, pero también, comercialmente más atractiva. Negocios, son negocios.

Otra teoría de la conspiración, apunta hacia una estrategia para bajarle bonos políticos al Bronco Jaime Rodríguez Calderón, en su proyecto de candidato independiente a  la Presidencia. Hace unas semanas, oportunistamente El Bronco  buscó montarse en la ola  de la popularidad  del equipo universitario, felicitándolos  por su pase a la final.

“Felicidades Tigres, sigan jugando con todo y traigan la copa a casa, Nuevo León está  con ustedes”. González  Calderón presumió  el uso de  la macroplaza, para la fanaticada Tigre. Pero ahora, seguramente, asumirá  otra estrategia, y  seguirá exigiéndoles el pago  de impuestos. Ahora no le conviene  estar cerca de los  perdedores.

La teoría de la conspiración  en Tamaulipas, se hizo también presente, en la pasada elección por la gubernatura. Con algunas semanas de anticipación, algunos medios  nacionales filtraron  el dato de que,  ya desde la ciudad  de México, el gobierno de  Enrique  Peña Nieto, vía Osorio  Chong   había decidido  entregarle  el estado  al PAN.

Fue tan contundente el triunfo  de los Vientos, que algunos funcionarios  y  dirigentes de este partido confesaron después  que, ni ellos mismos se esperaban propinarle al PRI, un  nocaut tan  dramático  en las urnas. Obviamente, como la mayor parte de las teorías conspirativas,  es difícil de comprobar. Por cierto, recientemente,  Andrés  Manuel  López  Obrador, se refirió a este hecho.

En USA,  los industriales  de las armas, a los cuales combatió el gobierno de Obama, operaron para que, perdiese  Hilary Clintón.

¿Cree usted en la teoría de la conspiración?