Columnas

La misma gata…

CORRESPONDENCIA

La misma gata…

Por José Luis Castillo

La guerra por las candidaturas ésta por concluir, a los partidos políticos se les termina el tiempo para nombrar sus candidatos, pero hay que decirlo la ambición de muchos actores y aspirantes a ser diputados federales y alcaldes los ha llevado a renunciar a los institutos políticos a los que por años han pertenecido.

No importa como lleguen o a quien dejen en el camino, pero hay personajes seriamente cuestionados como Ramón Garza Barrios, que después de ser un presidente municipal por el Partido Revolucionario Institucional, (PRI), ahora buscará el mismo cargo bajo las siglas del Partido Movimiento de Regeneración Nacional, como si los habitantes de Nuevo Laredo, no tuvieran memoria.

En esas mismas circunstancias se encuentra Ernesto Robinson Terán, ex diputado local y ahora en la espera de ser nombrado candidato a la diputación Federal pero bajo las siglas del Partido Acción Nacional, el mismo que lo hizo morder polvo en la pasada elección constitucional cuando perdió en las urnas, ante Maqui Ortiz Domínguez.

Neto Robinson, fue diputado local y en los tiempos de poder también por el Partido Revolucionario Institucional, ocupó diferentes cargos, sin embargo ahora como Ramón  Garza Barrios, parece haber olvidado su identidad y el partido que le dio nombre y apellido en la política y simplemente por su ambición personal, se va al PAN.

Que decirle de Olga Sosa Ruíz, ex diputada local, y ex de muchos cargos y responsabilidades dentro de este instituto político, el PRI, ahora simplemente porque dice ella, ofreció sus servicios y nunca la ocuparon, por ello es que se va al Partido Encuentro Social, que dirige el también ex diputado local por el PRI Humberto Rodríguez Rangel.

La efervescencia política que se vive en el país y las simpatías que algunos partido políticos ha logrado entre la población, provoca un movimiento inusual de personajes de la política de uno a otro partido, todo depende de las preferencias que ocupe cada partido, lo que les importa a muchos de los actores, no es lo que opine él ciudadano de su institucionalidad, sino más bien estar en la boleta electoral.

Ojalá que la migración de interesados en servir al pueblo desde un cargo de elección popular no provoque campañas de agresiones y señalamientos de uno a otro, eso que comúnmente se conoce como la “guerra sucia”, y en vez de ello se preparen importantes propuestas de trabajo, se integren buenos planes y proyectos de gobierno, para que el ciudadano tenga de dónde escoger y a que apostarle el día de la elección.

Estamos frente a un escenario completamente diferente a otros tiempos, aunque la ciudadanía si tiene memoria y ahora deberá de analizar cada uno de los candidatos  y las propuestas que el mismo presente, por cierto hay quien espera la oportunidad para cobrar facturas porque hay casos como el de Alejandro Guevara Cobos, que sólo van a las comunidades, cuando necesitan el voto.

Guevara, le ha faltado al respeto a los habitantes de Tamaulipas, es uno de los actores políticos que le gusta presumir sus amistades con políticos del Gobierno Federal, y aunque lo hemos visto mendingando una foto, con el ex Secretario de Hacienda y ahora candidato del PRI AL Gobierno de la República, José Antonio Meade, no pasa de ahí, es lo mucho que sabe hacer, tomarse fotos y como muchos subirlos al face.

Decíamos que esta es una elección diferente, con mucha migración de políticos y militantes, ahora sólo habrá que esperar propuestas y estar atentos para saber elegir bien y aun cuando no habrá mucho por escoger, porque serán los mismos personajes algo así como “la misma gata nada más que revolcada”.

EL BUZÓN

Nadie sabe, nadie supo, pero de una automóvil Tsuru propiedad del Congreso del Estado, nada se ha dicho y aun cuando hay quien asegura que el vehículo fue robado en el puerto de Tampico, en el marco de la presentación del Modelo Educativo Capítulo Tamaulipas, ni hay denuncia, ni se ha recuperado, ni se dio parte a la contraloría interna, menos hay culpables

Si eso fuera poco, de una sala mandada hacer al gusto del ex presidente de la Junta de Coordinación Política Carlos García, con una tela fina de importación y de una tv de 70 pulgadas, nada se sabe, a pesar de que se compraron con dinero del presupuesto del poder legislativo.

Glafiro Salinas Mendiola, anda más ocupado en salir hasta en las cajitas del corn flakez, con tal de fortalecer su imagen aunque nada de importancia, al presidente del Congreso, le importa más eso, que enarbolar iniciativas ciudadanas o resolver lo de la Medalla la merito “Luis García de Arellano”, lo del nuevo Ombudsman Tamaulipeco o las demandas laborales que enfrenta el Congreso del Estado.

Mi correo [email protected]