Columnas

La prensa española muy atenta

David Ed Castellanos Terán

@dect1608

La prensa española muy atenta  

Así corrió por la península ibérica la noticia de que pistoleros mataron a uno de los integrantes del tribunal en el caso de la española Pilar Garrido Santamans, y una agente del ministerio público especialista en vinculación a proceso de varios jefes de los cárteles de la droga que operan en Norteamérica.

La Agencia EFE cabeceó en su plataforma digital: “Asesinan a magistrado del caso Pilar Garrido en México y se aplaza el juicio”. Por su parte, el periódico español de internet 20minutos, uno de los más leídos en el mundo tituló “Un grupo armado asesina al juez del caso de Pilar Garrido, la valenciana asesinada en México”, incluso el informativo digital apoya su información en medios mexicanos como La Jornada.

A su vez la comunidad portuaria de Valencia leyó en el ABC: “Asesinan a tiros al juez y una fiscal del caso de la valenciana que mataron en México”; mientras que el periódico global español El País, dio la noticia a sus lectores de la siguiente manera: “Asesinado en Tamaulipas el juez del caso de la española Pilar Garrido”.

Pilar fue asesinada el pasado mes de julio de 2017 y sus restos encontrados apenas un mes después de que su esposo Jorge “N” informó a las autoridades mexicanas del rapto de la española, con quien llevaba cinco años casado y ya tenían una hija. No obstante, Jorge, un criminólogo ex profesor de la Universidad de Seguridad y Justicia del Gobierno de Tamaulipas, entidad colindante con el Golfo de México, se convirtió en el principal sospechoso para la fiscalía tamaulipeca encabezada por Irving Barios, hasta que fue capturado a finales de agosto y sentenciado a dos años de prisión preventiva; sin embargo, los familiares y padres de la española creen en la inocencia del yerno mexicano.

Jorge y Pilar se casaron en 2012 y luego de tres años de estar viviendo en España, cambiaron su residencia a Tamaulipas, uno de los estados más violentos de todo México. Eligieron ciudad Victoria para formar su familia, tuvieron una bebé que los familiares de Pilar quieren llevarse a España cuando termine el caso.

Precisamente, el tribunal de enjuiciamiento comenzó el lunes 17 con la intervención de la defensa del viudo, a través de una videollamada que tres médicos forenses de la Universidad Complutense de Madrid, y una fiscal española discreparon el veredicto de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, y este martes 18 de diciembre debía continuar la comparecencia de los testigos defensores de Jorge “N”, pero la misma noche del lunes poco antes de las 23 horas, murieron tiroteados el juez Abelardo Ibarra y la fiscal Erika Granados Flores, una joven de 35 años oriunda de Cuernavaca, Morelos, el estado mexicano ahora gobernado por el ex futbolista Cuauhtémoc Blanco.

El asesinato de Ibarra y Granados, ambos integrantes del tribunal encargado del caso de Pilar Garrido, paralizó el enjuiciamiento hasta enero del siguiente año.

Fue en medio de la guerra entre criminales y fuerzas federales que el matrimonio de la española y el mexicano llegó a vivir a la municipalidad tamaulipeca más peligrosa, la capital Ciudad Victoria en donde pese a las estrategias de seguridad implantadas por el Gobierno Federal y del Estado, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en los primeros 7 meses de este 2018 se han denunciado 559 homicidios dolosos que contrastan con los 393 casos registrados en ese mismo lapso, pero del 2017.

De enero a julio, Ciudad Victoria se mantiene como puntero en cuanto a este delito se refiere, ya que de acuerdo al reporte de incidencia criminal del SESNSP, la capital del Estado de Tamaulipas presenta un repunte de un 43.6 por ciento con 135 carpetas de investigación contra 94 del año anterior, y este martes la misma entidad que atrajo los reflectores del mundo por las narcofosas de San Fernando en agosto de 2010, hoy lo volvió a hacer, pero por el doble homicidio contra personal de la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, a cargo de Irving Barrios, uno de los artífices de lo que en México se conoce como el “Michoacanazo”, el escándalo político más impactante de la ultima década, en este caso la Policía Federal Preventiva y soldados de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), capturaron a 11 presidentes municipales y 16 altos funcionarios y un juez del estado de Michoacán en 2009, cuando esa entidad era gobernada por el perredista Leonel Godoy. A la fecha todos los involucrados están libres y fueron declarados inocentes de los presuntos nexos con la delincuencia organizada por los que fueron detenido, siendo esta una de las tantas acciones fallidas durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa en su supuesta lucha contra narcotraficantes y en la que se recuerda a Irving Barrios.

[email protected]

@dect1608