Columnas Titulares

LA TRAICION DE SIERRA

CORRESPONDENCIA

LA TRAICION DE SIERRA

Por José Luis Castillo

No cabe duda que a lo bueno se acostumbra uno muy pronto, como es el caso de Adolfo Sierra Medina, ex líder de la sección 51 del Sindicato de Trabajadores de la secretaria de salud, que vivió casi doce años al amparo del presupuesto y “las mieles” de las cuotas sindicales, pero su corrupción lo llevó a la derrota, por consecuencia echado de esas filas sindicales.

Así es como por ese resentimiento, la falta de poder, además de los beneficios económicos, hacen que hoy Sierra Medina aparezca traicionando a los trabajadores, a su propia convicción y a su misma palabra de ser fiel y leal a un partido, al PRI que le dio para mantener varias familias.

Ahora aparece en otro bando, a donde se suma por considerar que con ese abanderado, según Sierra, si mejorará en el sector salud, lo que no dijo, es que es un sector golpeado, maltratado y en quiebra sindical por su culpa.

Lo que habría que recordarle a Sierra Medina, es como quería mejorar las condiciones laborales de los sindicalizados o los trabajadores de la salud, si era él quien con sus dotes de poderoso líder del sindicato, despojaba de sus claves a enfermeras y doctores, que por derechos les correspondía.

Y ¿cómo abrir las oportunidades de trabajo a nuevas personas que tenían ganas de sobresalir y aportar su granito de arena para un área tan delicada como es el sector salud? si siempre condicionaba la entrega de contratos eventuales para sus más allegados colaboradores o para quien el garantizaba una fuerte suma de dinero para tener derecho a ellos.

Ahora que los trabajadores sindicalizados se dieron cuenta de las casas, ranchos, prestanombres y nuevos ricos, que arrojó la recién echada comitiva del sindicato en mención, encabezada por Sierra, resulta que ve todas la deficiencias, que según él, se viven en el sector salud, pero que la verdad, la mayoría, marcadas desde su administración en el sindicato.

Sierra sabe, y bien que sabe, que los “paros locos” que protagonizó en la jurisdicción sanitaria una y otra vez en contra de los titulares de esa área, se debía muchas de las ocasiones para hacer valer sus caprichos y negocios turbios, que a lo mucho que llegaban, era a la destitución de los Jefes de área.

¿Que pueda ofrecer el ex líder de la dirigencia estatal del sindicato de Salud a una campaña del partido que sea?, cuando es un icono de la corrupción y las prácticas abusivas del poder, que por mucho tiempo marcaron los días y las horas de los trabajadores de la salud.

Nada o poco sirve la inclusión de personas que después de haber vivido de las cuotas sindicales y el tráfico de influencias a la sombra de una dirigencia sindical, ahora delaten lo que alguna vez ellos mismos practicaron, ahora si como dice el dicho, “calladitos se ven más bonitos”.

Las actitudes revanchistas del ex dirigente sindical siempre han sido las mismas, porque después del “pataleo” que dio, para que no se le despojara de la dirigencia, hizo hasta lo imposible por quedarse en el poder de esa agrupación sindical, ahora busca refugio en las filas de un partido contrario al que siempre ha militado y que le ha dado de comer, en el que quizás alguna vez, hizo lo que ahora denuncia.

La nueva dirigencia sindical, no ha cerrado el caso e investiga cada peso que durante su administración; el personal sindicalizado aportó a esa agrupación en su  tiempo a su cargo, más aún por el desmantelamiento de las oficinas, robo de información y base de datos de ese sindicato.

De la comparsa del ex dirigente sindical que le puedo decir, Mario Leal, mientras fue, funcionario, diputado, nunca dijo nada. Después que fue echado de las filas de ese instituto político, también por malos manejos en la oficina fiscal, ahora ve el lado malo de un partido, y se refugia en otro, haciendo denuncias como si ambos fueran unas “blancas palomas”.

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com