Columnas

Las promesas y advertencias de López Obrador

RESEÑA POLÍTICA

Juan R. de la Sota

Las promesas y advertencias de López Obrador

Al tomar protesta como Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, estableció el compromiso con los mexicanos de acabar con la corrupción y con la impunidad, al afirmar que nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentísimo.

Para terminar con la corrupción tendría que realizar un serio, estricto y profesional trabajo y con personal capacitado y honesto, pero además aplicando castigos ejemplares, como lo sería procesar penalmente y llevar a la fresca cárcel a los violadores del marco jurídico de la actual Administración Federal y del pasado Gobierno de la República, pues perdonarlos y tolerarlos por motivos políticos o amiguismo es actuar con simulación y que lo llevaría al fracaso en su intento de deshacerse de ese mal que daña a las áreas gubernamentales y la sociedad.

La impunidad es otro tema muy difícil de cumplir y si en este desea tener éxito, se debe vigilar que funcionarios del gobierno federal metan las manos en las tareas de seguridad, procuración e impartición de justicia, para evitar den protección a corruptos y destinar más presupuesto a los poderes Ejecutivo, Legislativo  y Judicial,  con el fin de que cuenten con las herramientas necesarias para realizar su trabajo y se brinde una rápida y eficiente aplicación de la ley.

Si no hay castigos a los que incurrieron en delitos y a quienes los cometan, no se registrarán avances en su proyecto de acabar con la corrupción y con la impunidad.

Andrés Manuel López Obrador, en su toma de protesta como Presidente de México, ante el Congreso de la Unión (Cámara de Diputados y Senadores), advirtió que esta nueva se va a iniciar sin  perseguir a nadie “porque no apostamos al circo ni a la simulación”.

Dijo que no habrá juzgados ni cárceles suficientes y se metería al país en una dinámica de fractura, conflicto, confrontación, que lo llevaría a consumir tiempo, energía y recursos necesarios para la regeneración verdadera de México.

“M postura al respecto la definí con toda claridad desde la campaña. Dije que “no es mi fuerte la venganza, y que, si bien no olvido, sí soy partidario del perdón y la indulgencia”. Destacó que en el terreno de la justicia se pueden castigar los errores del pasado, pero lo fundamental los delitos del porvenir.

Los infractores de la ley del pasado no deberían estar muy tranquilos, pues les preciso que el mandatario nacional dejó en claro: “creo precisamente  que en el terreno de la justicia se pueden castigar los errores del pasado. López Obrador, también prometió  que bajo ninguna circunstancia  se va a reelegir, y al contrario, se someterá a la revocación de mandato, consulta que se llevará a cabo en julio de 2021, porque desea que el pueblo siempre tenga las riendas del poder en sus manos.

En dos años y  medio  habrá una consulta y se les preguntará a los ciudadano si quieren que el Presidente de la República se mantenga en el cargo o que pida licencia, anunció.

Ofreció que   cancelará la “mal llamada reforma educativa” y la energética, reducir el IVA del 16 al 8 por ciento en la franja fronteriza y que en esa zona costará menos la gasolina, el gas y la electricidad y que se aumentará el doble el salario mínimo.

Se comprometió a no robar y a no permitir que nadie se aproveche de su cargo o posición para sustraer bienes  del erario o hacer negocios al amparo del poder público.

Dejó en claro que si sus seres queridos, su esposa o sus hijos comenten un delito, deberán ser juzgados como cualquier otro ciudadano.

Dijo que se constituye una comisión de la verdad para castigar los abusos de autoridad y a atender el caso de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa.

Además, prometió que se transitará  hacia una verdadera democracia, al asegurar que se acabará la vergonzosa tradición  de fraudes electorales. Las elecciones serán limpias y libres.

Reiteró su compromiso de construir una refinería en México y rehabilitar seis refinerías, bajar el precio de la gasolina y todos los combustibles. Estableció el compromiso de no endeudar al país.

Se comprometió a que las inversiones de accionistas nacionales y extranjeros  estarán seguras y se crearán condiciones hasta para obtener buenos rendimientos, porque en México, habrá honestidad, estado de derecho, reglas claras, crecimiento económico y confianza.

“Ya no va a ver ni-nis. No se va a dar la espalda a los jóvenes ni se les va a ofender llamándoles de esa manera, porque no es culpa de ellos que no tengan oportunidad de trabajo y estudio.

Son algunos de las promesas de AMLO, las cuales, si no tiene el apoyo de los diputados senadores, los funcionarios federales, de los gobiernos estatales y de la población en general, difícilmente  los podrá cumplir.

El dato: los líderes nacionales morenistas deberían poner orden entre militantes y simpatizantes del partido Morena en Tamaulipas, sobre todo en Ciudad Victoria y el sur de la entidad, pues ya andan de la greña, al sostener agresiones verbales y físicas. Estas diferencias entre el morenismo, principalmente por la disputa de posiciones públicas federales, las debería resolver el representante del Gobierno de la República en Tamaulipas, José Ramón Gómez Leal (JR)), para evitar crezca el problema y hechos que lamentar.

Correo: jrdelasota@hotmail.com

 

Comentarios