Columnas

Leal Guerra, la reelección y lo que viene

Escenario político

Por Marco Antonio Torres de León

Leal Guerra, la reelección y lo que viene

El alcalde de El Mante Juan Francisco Leal Guerra ni suda ni se acongoja.

Tiene la paciencia de un santo.

Sabe que lo que tiene que llegar, llegará, indefectiblemente.

Como dice el axioma cristiano en Mateo 6: 27, “no os preocupéis pues quien de vosotros podrá, por más que se afane, añadir a su estatura un codo”?

Es alcalde, es hombre de madurez comprobada, confirmada, así que a Juan Francisco Leal Guerra no le corre prisa alguna.

Sabe que aún le queda tiempo para revertir las cosas a su favor.

Hoy es hombre de olfato político, ha madurado.

Cómo alcalde tiene la sartén por el mango pues desde su importante cargo pivotea a donde su inteligencia le permita.

En política las amistades no son eternas, pero las enemistades tampoco.

Y eso favorece al caso que nos ocupa.

Si hubo falta de química o desencuentros, el alcalde los sabe diluir como agua. Los sabe desaparecer.

Siempre hay un halo de esperanza para mejorar relaciones que puedan favorecer a los planes.

Máxime si ese mejoramiento va acompañado de hechos.

Lo decimos porque corrió -hace meses- el rumor de que las relaciones entre alcalde y Secretario general de Gobierno César Verástegui Ostos estaban rotas.

Y por el contrario, que el alcalde siempre buscaba hablar con el gobernador Cabeza de Vaca, no con los empleados. Sobre todo por el grillerio en que estaba convertida la oficina del xicotenquense.

Más allá de que sea verdad o mentira, lo cierto es que el presidente mantense ha mejorado toda relación, sea en línea directa con el Gobernador Cabeza de Vaca, o bien con César Verástegui.

A los alcaldes del PAN se les ha pedido orden, finanzas sanas, resultados, capacidad de gestión y carisma para gobernar.

Y el alcalde mantense ha cumplido todo.

Por otro lado el hombre de las decisiones ciertamente es el operador político máximo por tradición, el Secretario General de Gobierno, pues es quien tiene la película real de lo ocurrido en los 43 municipios.

Y si no tiene esa película, la inventa.

Pero no creemos que haya problema alguno para decidir quién se reelige y quién no

El resultado salta a la vista.

Ahora bien, lo que podría llegar a ocurrir es lo siguiente.

Tal parece que esta vez el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca tendría potestad de elección sobre las 8 cabeceras municipales más grandes de Tamaulipas, o lo que es igual, sobre los 8 municipios más importantes.

Obviamente, incluído El Mante.

Y los mini, micro y nano municipios serían para que César Augusto Verastegui Ostos los decida, los mueva, y para que promueva a sus candidatos. Incluído Xicoténcatl, su terruño.

Es una tradición.

El alcalde de El Mante Juan Francisco Leal Guerra ha demostrado capacidad y orden y por eso creemos va viento en popa.

Cuestión de no desesperarse.

Otros municipios están autoincendiados como Madero, Tamaulipas, quien con un Andrés Zorrilla de alcalde, está envuelto en llamas.

Zorrilla anda loco queriendo la reelección; lo único que está consiguiendo es que en la Secretaría general de Gobierno lo repudien.

Y que el máximo mandamás, el gobernador, lo tache y lo ponga en la lista de los problemáticos.

Es ahí, donde despacha el gobernador, donde se da cualquier aval. Justo ahí.

Bien, hasta pronto. Nos vemos en breve.