Columnas Titulares

Los daños a los mexicanos y las decepciones de AMLO

RESEÑA POLÍTICA

Juan R. de las Sota

Los daños a los mexicanos y las decepciones de AMLO

Gran incremento registran los precios de los productos alimenticios, la deserción escolar sigue a la alza,  los índices de desempleo continúan aumentando, los salarios son bastante bajos, la violencia con muertos es mayor, los costos de las gasolinas se elevan constantemente y el campo, las empresas, la industria y la gente que vive en extrema pobreza se mantiene abandonada.

Y  el Gobierno Federal que encabeza el Presidente Andrés Manuel López Obrador, no da muestras para resolver esos factores que mucho dañan a los mexicanos y mexicanas, principalmente por lo caro de los  alimentos, las altas tarifas de los servicios públicos y la gran inseguridad pública, lo cual ha generado que vivan desesperados, intranquilos, con temor, angustia y repudio hacia las autoridades federales, por complicar más sus condiciones de vida.

El Gobierno federal y sus funcionarios siguen ofreciendo discursos con simples promesas, con contenidos amenazantes hacia las autoridades locales, con reformas que perjudican a diversos sectores productivos y sociales y con un montón de ofrecimientos que a la fecha no han arrojado ningún beneficio.

Reitero, el Presidente Andrés Manuel López Obrador y los secretarios bajo su mando, deberían pasar del discurso a los hechos, del compromiso y promesa al beneficio, dado que la población requiere urgentemente la solución de sus problemas en materia de seguridad, justicia, educativa, agraria, de extrema pobreza y en otras necesidades que el Gobierno de la República, tendría que ponerse a trabajar para resolverlas. A la fecha, los mexicanos, sólo han recibido atole con el dedo.

La infraestructura carretera se encuentra en pésimas condiciones, los estudiantes, los adultos mayores, los empresarios, los productores del campo, las amas de casa y todos los trabajadores han sido abandonados por el Gobierno Federal, por lo que urge que el mandatario nacional y sus secretarios se pongan a trabajar para atender sus necesidades. Ni tan siquiera hay acciones inmediatas para frenar el grave problema de inseguridad pública.

El Presidente de la República, tiene que dedicar su tiempo a gobernar, a resolver los grandes problemas nacionales y a cumplir sus compromisos de campaña, no a intervenir en asuntos electorales, como lo ha venido haciendo.

Cito como ejemplo, que recientemente el Presidente Andrés Manuel López Obrador, calificó como una decisión equivocada  y “antidemocrática” el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que ratificó el triunfo de Martha Erika Alonso (PAN) en la gubernatura de Puebla.

Pese a ello respetará y acatará el fallo y es esto lo que debió de opinar desde un principio. Tiene derecho de calificar como mejor le parezca el fallo, el asunto es que con su opinión se promueve entre la ciudadanía la no credibilidad en la acción de las citadas autoridades electorales y se pone en duda la democracia.

El delegado del Gobierno Federal en Tamaulipas, José Ramón Gómez Leal (JR) prometió que gestionará  recursos con montos más altos  en el Presupuesto de Egresos  de la Federación  para infraestructura carretera, al considerar que este sector decayó en los últimos años.

Ofreció que   trabajará para conseguir mayor presupuesto para  atender la problemática de estudiantes y adultos mayores y además se comprometió a atender las peticiones, solicitudes y similares de empresarios y  autoridades municipales de la zona sur de Tamaulipas.

Dijo que en el tema de seguridad, la Guardia Nacional apenas se está conformando con efectivos de la Armada de México y  Ejército Mexicano.

Exigió que los apoyos sociales no deben politizarse en beneficio de un partido político, sino que estos tienen que entregarse a los beneficiarios, sin intermediarios.

El problema es que tiene  ya tiempo ofreciendo apoyos, beneficios y estrategias a favor de los tamaulipecos, sin embargo, a la fecha no han aterrizado y la gente ya comienza a decepcionarse del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Si (JR) exige que el dinero público destinado a programas sociales, no se utilice con fines políticos y electoreros,, bebe aplicar estricta vigilancia para que los dirigentes y próximos funcionarios federales del partido MORENA e institutos políticos aliados, no usen el dinero público para favorecer a sus candidatos a puestos de elección popular.

La población ya no quiere que le den una despensa, un tinaco o un paquete de láminas, lo que exige del Gobierno Federal, es que frene los insistentes aumentos a los precios de los productos alimenticios,  a las tarifas de luz, teléfono, impuestos,  que le ponga un alto a la violencia y a las injusticias, porque de esto ya están hartos, al afectarlos moralmente y económicamente.

El dato: Si el PRI y sus dirigentes quieren recuperar la confianza del priismo estatal y la ciudadanía en general, deberán ponerse a trabajar en encabezar la solución de muchos problemas que enfrenta la sociedad.

Permanecer sentaditos esperando el dinero del financiamiento público para irse a la pachanga y de compras a Estados Unidos, los haría perder más electores y militantes y llevaría a este partido a su total desaparición, dado que ni las moscas querrán tratos con este instituto político que fue devorado y acabado por los dinosaurios priistas que bajo sus siglas se hicieron millonarios y que lo han abandonado a su suerte.

Correo: jrdelasota@hotmail.com