Columnas

Los yerros de Enrique Cárdenas

Escenario Político

Marco Antonio Torres de León

Los yerros de Enrique Cárdenas

Nada en política está escrito, aunque Dios sea omnisciente.

Por eso diríamos que aún es pronto para definir la historia, aunque parece que es tarde.

En Tamaulipas hay cerca de seis o siete aspirantes del PRI, que a la fuerza se redujo a 3 una vez que ha ido demostrándose que hay un resto que no levanta simpatías, ni latidos fuertes del corazón, a pesar que comenzaron campaña hace más de un año.

Sin querer se han ido quedando rezagados.

Uno de ellos, ALEJANDRO ETIENNE, alcalde de Victoria.

Otro, ENRIQUE CÁRDENAS DEL AVELLANO, quien lucha infructuosamente contra sus números en contra. Definitivamente Cárdenas del Avellano no logra alzar el vuelo y comete yerro tras yerro, viéndose desencanchado.

Dos errores suyos de marketing político, y de falta de sentido de la realidad, y que por cierto despertaron hilaridad y burla entre cibernautas, fueron, uno, la “actuación” de la esposa de éste, en lo que algunos críticos llamaron, la peor actuación de la historia. Una breve trama digna de telenovela.

Se trató en realidad de una entrevista a Dianaluz de Cárdenas.

Y lo que parecía era una presentación humana del perfil del aspirante Enrique Cárdenas, se convirtió en chunga.

Todo comienza cuando una “entrevistadora” le hace una pregunta a Dianaluz, mientras ella toma del brazo a su marido:

¿Diana, cuáles son los principales atributos de tu esposo?

-Siendo muy concreta y fría para platicar, les puedo decir que es fuerte, pero fuerte de carácter, contrario a lo que muchos puedan pensar, no es que se la pase gritando. Fuerte de caracter es que sabe controlar sus emociones y sabe cuándo usarlas. Es un hombre de decisiones, es un hombre…valiente (suelta el llanto)….Yo creo que difícilmente va a haber un hombre que ame tanto a Tamaulipas como Enrique. Es muy comprometido con la gente, con su estado, nosotros somos de aquí, a nosotros nos duele Tamaulipas”.

Ahora bien, todo habría estado bien, de no ser por lo “sobre-actuado” de la escena. A tal grado que el sobregiro que cometieron los actores (Enrique Cárdenas no habló) provocó que en vez de ser usado para bien, se usara para mal.

Debemos decir que quien lo editó, cometió un error al dejar que transcurriera el guión sin cortes; por fuerte que haya sido la tentación, debió cortar esa escena pues se vio mal.

Ahora bien, a la “entrevistadora” que aparece en el video habría que decirle que no es lo mismo ‘atributos’ que ‘cualidades’ o ‘aptitudes’.

Atributos tiene que ver con el físico y cualidades con facultades, inteligencia, intelectualidad y hasta con el lado humano.

Fue un guion mal dirigido, digno de una malísima telenovela.

Pues bien, diríamos que en esencia ese video no tiene por qué gravitar. Lo que sí es una desgracia para él, es que su proyecto simplemente no levanta.

A otra cosa.

Decíamos, a saber el listado de aspirantes del PRI a gobernador está reducido a tres. Ellos son, MARCO ANTONIO BERNAL GUTIERREZ, ALEJANDRO GUEVARA COBOS y BALTAZAR HINOJOSA OCHOA, dos matamorenses y un victorense.

Aunque el caso de Baltazar Hinojosa ya fue abordado aquí, todo indica que no va. El mismo lo ha declarado a sus íntimos allegados, su mirada está puesta en el próximo proyecto presidencialista llamado LUIS VIDEGARAY. Por alguna razón Baltazar Hinojosa está siendo sacado de la terna; y quizás se debe a las acusaciones que pesan sobre él en la PGR sobre presuntos delitos federales, desde la época de Tomás Yarrington Ruvalcaba.

Alejandro Etienne por su parte, a pesar de haber tenido el apoyo del ex gobernador Eugenio Hernández Flores, y actualmente esta siendo apoyado por el gobernador en turno, nunca supo poner el barco en movimiento. Hasta hoy sigue atracado en puerto, sin movilidad. Su anteproyecto nació muerto.

Hay un quinto aspirante, RAMIRO RAMOS SALINAS, quien por desgracia, aborda los temas de manera tan superficial, que no una sino muchas veces ha sido pillado en su ignorancia.

Es evidente que le falta leer, le falta saber lo que ocurre realmente en Tamaulipas.

Aunque quisiera ocultarlo, se nota su ignorancia sobre temas delicados como seguridad, prevención del delito, recomposición del tejido social, ataque a la naturaleza, ecocidios que están cometiendo entes privados con permiso del gobierno federal y estatal (la invasión del campo tamaulipeco de la terrorífica compañía Monsanto por ejemplo).

Por desgracia a Ramiro Ramos Salinas le hizo falta imaginación para lograr impactar en medios. Por ende es considerado un aspirante de media cancha para abajo. Nunca alzó el vuelo.

Su estilo es bastante ligth. Igual que Cárdenas del Avellano, se le nota desencanchado, alejado de la realidad…

Es mejor abordar otro tema.

El aspirante y funcionario estatal mantense, JOSÉ REYES GUEVARA SERVÍN sabe que está frente a la oportunidad de su vida, ser el próximo alcalde del Mante.

Es una especie de “caballo negro” de la próxima elección municipal, ya a la vuelta de la esquina. Es un político del PRI que va trotando con relativa calma, pero con firme zancada, en paciente espera de alcanzar su sueño: gobernar su municipio.

Desea superar al resto de los contendientes en este decisivo tramo, el último y definitivo, el más importante.

Las zancadas de corcel que da su anteproyecto ciertamente, son fuertes y empiezan a inquietar a sus oponentes.

Amén de que desea que la suerte bendita, o el agraciado destino  lo favorezca en la próxima elección municipal del 2016.

No niega que su más grande anhelo es que El Gran Elector tamaulipeco lo tome en cuenta para el cargo; aunque él mismo aclara, nada de lo que tiene en política, es gratis. Ni tampoco estar donde está es obra de la casualidad. Los tesoros acumulados, dice, no me los regalaron ni me cayeron del cielo. Quiero ser presidente municipal porque sé que puedo hacer mucho por El Mante. Porque me he preparado para eso.

Agrega: “Tampoco ando tirándole a un objetivo para caer en otro. Mi aspiración es clara, estoy luchando para ser presidente municipal, y no diputado, ni federal ni local; y eso también deseo que quede claro”. Hace un año me decían, Pepe, estás bien posicionado para ser candidato a diputado federal, por qué no te lanzas o te avocas a ello. Y lo dejé claro, no me interesa ser, yo quiero ser presidente municipal”, recalca.

Como prueba de descargo a favor dice que ha trabajado en los tres niveles de los esquemas republicanos conocidos, que son a saber, el federal, estatal y municipal. Y que eso le brinda un palmarés difícil de igualar, pues estima que difícilmente sus contrincantes priistas tienen.

Ahora mismo cumple una encomienda “estoy donde me puso el gobernador (Egidio Torre Cantú), en la Secretaría de Desarrollo Social estatal y la estoy cumpliendo. Y francamente creo que la estoy cumpliendo bien pues diariamente saludo (a nombre del gobernador) a 600 ciudadanos, sean del partido político que sean, o bien, sean de la sociedad civil”.

“A los ancianitos y a los beneficiarios de Prospera y de Sesenta y cinco y Más debo decirte que ya los he visitado dos veces. He cumplido con ellos una segunda vuelta”, declaró.

Sostiene además que “soy el único (de todos los aspirantes) que no estoy peleado con nadie. Y soy el único que no tiene negativos arrastrando en mi carrera”. Mientras que otros no pueden decir lo mismo.

Enseguida agrega, los activos positivos en política cuentan, no solo cuenta el posicionamiento ni tampoco (en ocasiones) estar en el primer lugar siempre”.

Eso sí, admite, me queda claro que no soy el candidato de la prensa; pero tampoco quiero serlo. Prefiero ser el candidato del que decide, del Gran Elector y nada más”.

Y para eso, sostuvo, se ha capacitado recorriendo el municipio una y mil veces.

Además declaró, “soy el único de todos los aspirantes que trabaja en forma cotidiana cerca de unos 14 mil 500 posibles votantes o electores”, cifra de la que está compuesto el padrón de Sedesol.

José Reyes Guevara, como buen canceriano, nació un 16 de julio de 1966 es romántico, idealista, pero también muy decidido, y sabe llamarle a cada cosa por su nombre . Cree en el sentido común y en la inteligencia del pueblo, que suele no irse con la finta con esa especie de “mentiras repetidas mil veces” que luego se convierten en verdades por desgracia.

Sostuvo que cree en las alianzas políticas, en la conciliación, y que por haber sido presidente del PRI local conoce a todos los seccionales, “y creo sinceramente que si ellos reciben la noticia que yo seré el candidato a la presidencia municipal, nada les dará más gusto saber que contarán conmigo como amigo” en el próximo gobierno, que por cierto será de 2 años.

Hasta aquí con ese tema.

El sábado estuvo en El Mante MARCO ANTONIO BERNAL GUTIÉRREZ. Llegó directo a la entrevista con medios locales, desde donde fue bombardeado con preguntas nada cómodas, mismas que respondió valientemente.

No fueron preguntas a modo precisamente, pero el matamorense las contestó, no rehusando evadirlas.

Sostuvo una reunión con jóvenes, casi enseguida de haber platicado con la prensa, y donde tras finalizar la sesión de preguntas y respuestas, los invitó a comer.

Su visita al Mante obedece al cumplimiento de una cargada agenda donde el posicionamiento para él es prioridad pues se aproxima la hora de las definiciones, que sería en diciembre o por qué no, en enero.

Arribó procedente de Tampico, en donde charló igual con prensa y sostuvo un acercamiento con la ciudadanía.

Declaró sincero que “nunca fui el candidato de ningún gobernador” aludiendo a las tres veces que intentó serlo y fue suprimido o borrado del mapa.

“Ninguno de los 3 gobernadores me quiso, no me querían. Por eso no entiendo lo que usted me pregunta, que yo soy el candidato del ex gobernador Eugenio”. Aclaró que agradece que Egidio Torre Cantú le haya abierto la puerta para recorrer Tamaulipas, buscando posicionarse. A él lo excluyó como un gobernador que no lo quiere. Más bien dijo, “le agradezco que me haya abierto la puerta para trabajar por Tamaulipas”.

Además afirmó: “Yo ofrezco mi experiencia, madurez, capacidad de escuchar, capacidad de construir las oportunidades, capacidad de estar cerca de todos ustedes y dar una solución consensuada a los problemas”.

Bien, hasta aquí por ahora, nos leeremos pronto.