Columnas

Marca, perfil y contexto

Tribuna

Por Javier Terrazas

Marca, perfil y contexto

Este lunes inician las campañas políticas de los candidatos a Diputados locales para renovar el Congreso del Estado de Tamaulipas.

Se elegirán el 2 de junio 22 diputados de mayoría relativa en igual número de distritos, así como 14 de representación proporcional o plurinominales.

Juntos, sumarán los 36 escaños del Congreso y serán parte de la LXIV (64) Legislatura de Tamaulipas, cuya vigencia es de sólo dos años por única vez.

Será una elección especial, porque no va acompañada de otros cargos de elección como alcaldías, gubernatura, diputaciones federales, senadurías o presidencia de la república.

Y por tanto desangelada, ya que las diputaciones no son atractivas para los electores, porque sus funciones no se aprecian con claridad por la ciudadanía,  además de que la figura del diputado está muy devaluada.

Sin embargo, es una elección importante, porque está en juego el control del Poder Legislativo Estatal, que entre sus funciones tiene la fiscalización del gasto público, a través de la revisión, aprobación o reprobación de las cuentas públicas.

Habrá que hacer conciencia en el electorado de ésta destacada función para motivar a los ciudadanos a acudir a las urnas. Otras son definición de presupuestos y elaboración y actualización de leyes.

Un Poder Legislativo afín al titular del Poder Ejecutivo en turno es como un cheque en blanco para el ejercicio del gasto público.

Mientras que un Congreso con Mayoría distinta equivaldría a un verdadero contrapeso.

De ese tamaño es el reto para los partidos políticos en el ejercicio del poder político estatal y federal, o bien a quien aparece como tercera fuerza por primera vez en el escenario, el PRI.

En éstas campañas de 45 días que terminan el 29 de mayo,  habrá tres factores fundamentales que contarán para el electorado.

Quizá la de mayor peso será el Partido Político por el que se registran los candidatos, al que denominamos en ésta colaboración como La Marca.

Así que el partido que tenga mejor imagen en éste  momento tendría mayor influencia en los votantes.

En el caso de Tamaulipas, sin duda el más deteriorado por ahora es el PRI, pues quienes los desplazaron en el poder estatal y federal, los han denostado y perseguido.

Sin embargo, el ejercicio del Poder también desgasta, de ahí que a casi tres años del Gobierno Estatal, hay segmentos importantes de la sociedad tamaulipeca que desaprueban. Por ello el PAN no la tiene fácil.

Incluso MORENA, que arrasó en la pasada elección federal, en seis meses de gobierno empieza a detener detractores, pues no se están cumpliendo muchas de las promesas de campaña. Aunque todavía alcanza el bono democrático, porque su deterioro es menor que el de sus adversarios.

Un segundo elemento que influye en el votante, es el perfil de los candidatos.  Los de mejor imagen positiva, menos negativos,  los más conocidos y menos corruptos, los más carismáticos y de mensaje realista, directo y fluido, tendrán mejores resultados.

Así que los desconocidos,  soberbios, transas, insensibles a la problemática social, aunque vayan envueltos en oropel, serán rechazados.

Un tercer factor relevante, es el contexto en el que se da la elección local de Tamaulipas.

Hay un nuevo gobierno federal más vigilante, más celoso y cuidadoso de los comicios en toda la república, atento a que se dé el cabal cumplimiento a la legislación electoral local, al uso de las prerrogativas, a la no utilización de los recursos materiales, humanos y programas sociales en las campañas.

Cierto que ningún proceso electoral es igual a otro, cada uno es inédito, pero éste en especial  es muy distinto a cualesquier otro. De tal forma que no puede afirmarse por ahora que alguno de los dos principales actores tenga ventaja.

La moneda está en el aire. Y del desempeño de sus candidatos convertidos en actores centrales, podrían ser determinantes en caso de una contienda cerrada.

Hay distritos como el XIV de Ciudad Victoria, donde la elección está en tercios Alejandro Etienne  que ya fue alcalde, diputado local y es el más conocido e imagen aceptable;  Nora Hilda de los Reyes de MORENA,  ex regidora, maestra y con años de trabajo en bases; y  Pilar Gómez,  candidata externa dl PAN,  reynosense casada con victorense, y con trabajo solo en sector notarial y burocracia parlamentaria.

En el Distrito XV, también de Victoria,  aunque el más conocido por sus dos campañas anteriores de derrotas en pos de la alcaldía de Victoria, es el panista Arturo Soto, también tiene muy altos sus negativos, ya que se asumió como el Policía Fiscal, perseguidor de  autos “chocolates”,  antros de vicio ilegales y de contribuyentes morosos cuando la economía victorense está en un tremendo bache.

Así es que surge la esperanza para MORENA con la profesora Irma Sáenz, una veracruzana con más de 35 años en Tamaulipas, más de 25 en Victoria, formando a muchas generaciones; o bien a la priísta Ofelia Garza, que ya fue regidora de Victoria y Diputada Local Suplente. Ambas tienen mejor imagen que el nativo de la Colonia Azteca capitalina,  que ahora vive amurallado en un fraccionamiento residencial  (Fifí) al norte de la ciudad.

Habría que ver a detalle el resto de los distritos, los perfiles de sus contendientes y  el desempeño de los gobiernos locales y central.

Esta batalla electoral será de sorpresas. No hay que dar a nadie por muerto. La función apenas empieza.

 

 

 

 

 

 

Comentarios