Columnas Titulares

Mentiras y el Buen Fin

CORRESPONDENCIA

Mentiras y el Buen Fin

Por José Luis Castillo

Consumidores mexicanos abarrotaron los puentes internacionales para ir de compras a los Estados Unidos de América aprovechando el fin de semana largo, lo que les sirvió también para pasear en familia y disfrutar de las verdaderas ofertas que se registran en los comercios del valle de Texas principalmente.

Aun cuando se tiene el registro de que en los cruces internacionales los automovilistas tuvieron que esperar incluso hasta tres horas para pasar al otro lado valió la pena porque allá aprovecharon las verdaderas ofertas que se aplican no sólo en productos de primera necesidad, sino de línea blanca y navideños.

Al menos en lo que corresponde a Reynosa, según la información que trascendió, desde las 10 horas del pasado sábado se empezó a saturar el tráfico vehicular de compradores de los municipios de Tamaulipas y provenientes del interior de la república.

Lo que manifestaron los viajeros mexicanos es que el Buen fin los decepciono, porque según ellos, los comerciantes no ofrecieron descuentos interesantes y lo que es peor, ahora amafiados con las instituciones bancarias sólo pretendieron como casi siempre sucede ganar al condicionar las compras con tarjeta de crédito.

Quien tiene la posibilidad de trasladarse al otro lado, simplemente escogió esta opción para disfrutar de este fin de semana largo en los comercios texanos, pero, hay quien su dinero no le alcanza más que para hacer unas compras en sus ciudades de origen, sobre todo los obreros y burócratas.

A decir verdad, el buen fin es lo mismo de siempre, una campaña publicitaria para hacer ganancias en un alto porcentaje en un fin de semana, porque lo mucho que ofrecen los comerciantes es un 10 o 15 por ciento de descuentos en sus productos, otros tuvieron la genial idea de descontar a los consumidores el 16 por ciento del IVA en los productos adquiridos.

Me es difícil creer que en Tamaulipas haya comerciantes que piensen en los ciudadanos o que apliquen verdaderos descuentos en sus mercancías, hubo negocios que únicamente aplicaron los descuentos que a ellos les harían sus mismos proveedores.

Otros más sólo publicitaron ofertas que nunca se reflejaron en las compras que realizaron los consumidores simplemente porque no existía y es el mismo costo que tienen en otras épocas del año, principalmente en artículos electrodomésticos y de línea blanca.

El buen fin es algo así como la forma más fácil de despojar al ciudadano de su dinero, de hacerle bola y arrancarle los pocos pesos que se les entregan en estos días en la víspera del fin de año, los comerciantes nunca pierden y si buscan la forma más fácil de quietarle el dinero al pueblo.

La autoridad responsable de aplicar la vigilancia o de hacer que se respeten los precios y las ofertas publicitadas en esta caso la PROFECO simplemente no registro quejas en contra de los comerciantes o si fueron, en realidad serian pocas quejándose de lo que ya sabemos, publicidad engañosa con descuentos que no existen.

Hubo comerciantes que al menos en esta capital hacían todo lo posible para que el consumidor realizara la compra el fin de semana llegando incluso a dar vales por si el comprador quería irse de paseo no entretenerlo y en el transcurso de la semana ofrecerle el servicio o entregarle el bien adquirido, pero ya lo caído, caído.

Las CANACO en Tamaulipas se queja de todo y no hace nada, por ganarse a los consumidores, que si las bajas ventas, que si la inseguridad, que falta circulante, pero insisto, poco o nada aportan para hacer atractivos sus negocios o sus mercancías a los clientes, nunca arriesgan, menos pierden.

Ahora a las mentiras y engaños se sumaron las instituciones bancarias que ofrecieron descuentos en complicidad con los negocios al hacer las compras con tarjetas de crédito, ahora viene la realidad, el marte se reanudan las actividades, como siempre, algunos ciudadanos sin dinero y otros tantos endeudados por el Buen Fin.

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com