Columnas

¡MÉXICO EXIGE D-I-A-L-O-G-O!

HIPÓDROMO POLÍTICO

POR CARLOS G. CORTÉS GARCÍA

¿Por qué Andrés Manuel López Obrador desprecia el diálogo? ¿A qué le teme? ¿Por qué se niega a sentarse con los gobernadores?

Desde Palacio Nacional ya dieron la orden de desaparecer otros 82 fideicomisos por 60 mil millones de pesos.

Cambio de horario en la frontera esta noche.

Armando Zertuche Zuani “rindió” su tercer desinforma legislativo: pura demagogia.

Lo que los gobernadores aliancistas le están exigiendo al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, es algo tan sencillo que yo le voy a describir en una sola palabra: DIÁLOGO. No más. Sólo sentarse a la mesa con una agenda común donde se pueda hablar de los principales problemas del país y de los estados y municipios. Porque es claro que este jaloneo no conduce al país a ningún lado. Y entonces, el presidente, con esos desplantes monárquicos y autoritarios, está conduciendo al país en una vereda muy complicada que, terminará, evidentemente, con un país asolado por problemas serios de gobernabilidad y gobernanza, que amenazan ya, si no con romper el pacto federal, si con lastimarlo severamente.

Y en ese sentido, el presidente debe de escuchar. Los mexicanos que votaron por él no lo hicieron para generar condiciones de ingobernabilidad y rompimiento, sino que lo hicieron para abonar a la unidad y al desarrollo de la nación. Porque el presidente no debe olvidar que él no es el dueño del país sino el empleado de los mexicanos. Y por lo tanto, no puede hacer con México lo que le venga en gana.

Hoy, los sectores productivos de Tamaulipas, y de muchas entidades del país, se han pronunciado a favor de la revisión del pacto fiscal para que la distribución de los recursos nacionales sea de manera más equitativa, como lo ha venido pidiendo el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, y el grupo de gobernadores integrantes de la Alianza Federalista. ¿Y tienen derecho? Claro. Porque además de la injusta repartición de los recursos, en el gobierno federal se están haciendo oídos sordos a las peticiones de los mandatarios, basados en el argumento de la corrupción.

Tamaulipas es el segundo estado más productivos y que más aporta a la federación vía impuestos, después de la Ciudad de México: $275 mil millones de pesos, anualmente ingresan a la Federación por este concepto y de ellos sólo regresan a Tamaulipas $38 mil 500 millones de pesos, es decir, el 14%. Mientras que Oaxaca, por cada peso que recauda de impuestos, la federación le regresa 7 pesos. Oaxaca recibe el 700%. ¿Justo? ¿Equitativo? No, para nada. Y claro que ante ese panorama, Oaxaca se va a negar a sentarse a la mesa porque no sería “lo deseable” para ellos.

Lo que se está exigiendo para Tamaulipas es justicia presupuestal. ¿Se imagina usted si a Tamaulipas de cada peso que aporta regresaran 7? Tendríamos un presupuesto de poco más de 210 millones de pesos. Y lo que se podría hacer con ese dinero sería extraordinario: pavimentación de calles, iluminación, infraestructura urbana, puentes peatonales, programas sociales… serían dineros para hacer lo que en décadas no se ha hecho en Tamaulipas.

Y el argumento federal para no ajustar el presupuesto es la corrupción, la bandera con la que el gobierno de la 4T ganó la elección del 2018 y que al día de hoy no sólo no ha podido ser extirpada, sino que han sonado vasos severos de corrupción en la administración federal, como el del Instituto para devolver al pueblo lo Robado o el de Manuel Bartlett Díaz, Director General de la Comisión Federal de Electricidad. Es decir, al día de hoy el gobierno de López Obrador no ha podido, ni extirpar la corrupción ni evitarla en su gobierno.

Entonces ¿cómo seguir con ese argumento tan volátil? Imposible. Y reitero, lo que los gobernadores aliancistas exigen es D-I-A-L-O-G-O y ese diálogo es lo que el presidente no quiere dar. Por ello, ya pidió el apoyo del presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, el mandatario potosino, Juan Manuel Carreras López, para que se siente con los gobernadores aliancistas, aunque eso y nada, créamelo, es nada, porque Carreras, más allá de la buena voluntad, no tiene forma de resolver. Y entonces lo que debe quedar claro es que desde Palacio Nacional hay un desprecio por el diálogo, y decir ello desde un sistema democrático es grave.

En una monarquía, en una dictadura, a lo mejor se acepta, pero desde una democracia es éste, el desprecio por el diálogo, un sin sentido político, que, reitero, no va a llevar a ningún lado al país. ¿Se imagina lo que pasará cuando Andrés Manuel López Obrador deje el poder?

Por lo pronto, representantes de organismos empresariales como COPARMEX, CANACO, CANACINTRA, sectores campesinos y sociedad civil, demandaron cerrar filas en favor de Tamaulipas para lograr un presupuesto más justo en relación a lo que los tamaulipecos aportamos. Y lo mismo sucede en Jalisco y Nuevo León y Aguascalientes y, terminará ésta siendo una demanda nacional. Tiempo al tiempo.

  1. 1. Por lo pronto, le cuento que desde Palacio Nacional ya salió la orden de extinguir otros 82 fideicomisos, estos, sin que tenga que meter la mano la Cámara de Diputados y que en conjunto tienen un valor de sesenta mil millones de pesos, que sumados a los anteriores 109 extinguidos desde la Cámara de Diputados, serían ya 191 con un valor cercano a los 128 mil millones de pesos, recursos que habrán de manejarse de manera discrecional por esta administración federal. Habremos de conocer muy pronto a que sectores de México van a afectar con la desaparición de estos nuevos fideicomisos,
  2. 2. Si Usted vive en los municipios de la frontera, de México y de Tamaulipas, claro, no olvide al irse a descansar esta noche de sábado, ajustar su reloj para que, mañana muy temprano, estemos ya todos en el mismo horario de invierno. No sé para Usted, pero para mí ha sido terrible este cambio, por aquello del ajuste entre el horario del centro y el de la frontera, suplicio que termina mañana.
  3. 3. El diputado federal, Armando Zertuche Zuani, “rindió” de manera virtual su Informe Legislativo. Y dijo que asistió a 63 sesiones en pleno y en comisiones, a 8 comparecencias con funcionarios federales, a 53 reuniones de trabajo con servidores públicos de diferentes niveles y organizaciones civiles, a 92 reuniones virtuales y durante ese tiempo se recibieron y procesaron 2,907 iniciativas, de las cuales, 146 fueron aprobadas.

Mencionó entre ellas la creación de 12 nuevas leyes, se realizaron 6 reformas constitucionales, se aprobaron 108 reformas a leyes existentes, se emitieron 16 decretos y se formalizaron 418 puntos de acuerdo.

¿Y? Eso no es un informe. Esa es su obligación porque para eso cobra y cobra muy bien. ¿Qué hizo él? ¿Qué hizo Armando Zertuche Zuani? Yo quiero saber que beneficio recibieron sus electores en todo este tiempo que Armando ha sido legislador y ha cobrado como tal. Quiero saber qué Ley diseñó él, que iniciativas impulsó y cabildeo en beneficio de Tamaulipas, cuantos recursos empujó para que llegaran al estado. Eso es lo que me hubiera gustado saber. Todo lo demás es pura paja, pura demagogia. Y pagarle tanto dinero a Zertuche para sólo agandallarse la Unión de Periodistas Democráticos de Reynosa, en más de dos años de ser legislador, ese no es un mérito. Eso se llama grilla y a lo mejor hasta grilla no muy cara.

Para nadie es un secreto que Armando Zertuche anda tras lo suyo: busca ser alcalde de Reynosa, objetivo que en el corto plazo no se ve… ni sus compañeros de color y de partido lo quieren. ¡Ya veremos!

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico [email protected]. Y también estamos en twitter @MXCarlosCortes.

HIPÓDROMO POLÍTICO D.R. 2020