Columnas Titulares

Niegan diputados del PAN solidaridad a periodistas

Reseña Política

Por: Juan R. de la Sota

Niegan diputados del PAN solidaridad a periodistas

El protagonismo, la irresponsabilidad, el abuso de poder y la ignorancia legislativa en que han incurrido algunos diputados del Congreso de Tamaulipas, los ha conducido a cometer violaciones a la ley e irregularidades en sus funciones.

En este Poder cada día que transcurre se registra mayor desorden en el funcionamiento legislativo, por falta de liderazgo en cada una de las diferentes fuerzas políticas representadas en el Congreso, lo que ha provocado que cada uno de los Diputados se sometan a la flojera y en hacer lo que mejor les parezca, sin beneficiar con ello a la población, sino con el objetivo de promoverse para la candidatura a las alcaldías u otro puesto de elección popular.

Un ejemplo de anomalía, es la grave violación a la Ley Sobre la Organización y Funcionamiento Interno del Congreso, cometida por el diputado Carlos Alberto García González, Presidente de la Junta de Coordinación Política del Poder Legislativo de Tamaulipas, al votar en el sistema electrónico  durante la sesión ordinaria del miércoles de la presente semana, por el legislador Glafiro Salinas Mendiola, quien fue comisionado a atender al líder social y de Morena, José Enrique Yáñez Reyes.

 Yáñez protestó en el Palacio Legislativo, para exigir un freno a la inseguridad y  García González, al momento de iniciar diálogo con el inconforme, cometió otra torpeza, al pedir a los periodistas que no retirarán la manta que éste último había instalado en la parte superior del recinto legislativo, para respetar su reclamo y derecho a la manifestación.

Los periodistas coincidieron en responder que no habría motivo para retirarla, procediendo el legislador Carlos Alberto García, a llevarse con él a Yáñez Reyes, a platicar a la oficina de la Presidencia de la Junta, a donde después de unos minutos comisionó al diputado Glafiro Salinas, para que continuara la plática con el autor de la protesta.

García González, demostró que el haber ocupado el puesto de Diputado Federal no le dejó la experiencia suficiente para dirigir un Congreso del Estado y se  evidencia que sus asesores como el Secretario General, el titular de Servicios Parlamentarios y otros funcionarios  no le sirven o simplemente no deja ayudarse, “porque en materia legislativa todo lo sabe”.

El legislador Carlos García, ha reiterado que el Congreso es la casa del pueblo, pues no es cierto, toda vez que en el acceso principal tienen una caseta con un montón de policías estatales, restringiendo el paso y exigiendo como identificación hasta el acta de bautizo, mientras que en la entrada al edificio y al recinto legislativo hay otro fuerte cuerpo de seguridad con mismos trabajadores del Congreso que impiden el paso a quienes pretenden entrevistarse con los legisladores.

Estas medidas las aplica el guardia personal del líder del Congreso y jefe de seguridad que se ostenta como Capitán  retirado de corbeta de la Armada de México, quien tiene a su cargo la seguridad en este Poder y que ordenó las medidas estrictas para el ingreso de los periodistas al edificio legislativo y el negarles la entrada  al recinto parlamentario.

Otro hecho lamentable y que duele a los que se niega el auxilio, respaldo y protección, es que para los diputados sea más importante apercibir o denunciar supuestos nombramientos irregulares o que no cumplen con la ley en el municipio de Reynosa, que darle trámite a un documento presentado por la fracción parlamentaria del PRI, para solidarizarse con el gremio periodístico  y otras víctimas del delito.

Los diputados del Partido Acción Nacional (PAN), fueron los únicos que no firmaron el Punto de Acuerdo,  en el que se declaraba solidaridad con el gremio periodístico y otras víctimas del delito, además se lanzaba un exhorto a la Procuraduría General de la República, a la Procuraduría del Estado y a la Secretaría de Seguridad Pública, para esclarecer y brindar las garantías para el regreso de la familia Cuellar Cardona, ya que tres de sus integrantes tuvieron que abandonar el Estado, tras las amenazas y calumnias a través de las redes sociales.

Los legisladores del PAN votaron en contra de dicha propuesta de la dispensa de turno, sin interesarles la urgencia del caso y determinaron enviarla para su estudio a la Comisión de Seguridad Pública, es decir automáticamente la llevaron a la congeladora.

Aquí se comete otra irregularidad, porque se turna a comisiones  y las encargadas de  tomar conocimiento de ese caso y analizarlo son las de Justicia y de Derechos Humanos, las cuales ni tan siquiera se han instalado y su Presidenta la diputado panista Teresa Aguilar, desconoce la fecha en que iniciarán funciones.

Por cierto en nada quedó, la solicitud del diputado del PAN, Ángel Romeo Garza Rodríguez,  de que se cite a comparecer ante el Congreso al Secretario de Seguridad Pública Estatal, para que detalle sobre el proceso de depuración policial y las acciones para contener los acontecimientos violentos que se han registrado en varios municipios de Tamaulipas.

El legislador Carlos García, no ve necesaria la comparecencia de dicho funcionario estatal, pese a los actos de violencia registrados y en los que se han visto involucrados agentes de la policía estatal, considerando que con una declaración se le informa a la sociedad sobre lo que en materia de seguridad pública quiere saber.

Correo: jrdelasota@hotmail.com