Columnas

“NO SOY TOMÁS, NO SOY EUGENIO”…

POSDATA

GASTON ESPINOSA GLZ.

“NO SOY TOMÁS, NO SOY EUGENIO”…

El mensaje de Baltazar fue directo: “No soy Tomás, no soy Eugenio, no soy Egidio”.

Así el candidato del PRI al gobierno de Tamaulipas dejó en claro que él responderá por sus actos, y no por el de los demás. Y desde Tampico marcó su raya contra la impunidad ya que en su gobierno se investigará a quien se tenga que investigar, que lo suyo no será un gobierno encubridor.

“Cada uno deberá responder por sus actos”, atajando a quienes han pretendido responsabilizarlo de las acciones cometidas principalmente por los ex gobernadores de Tamaulipas, Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández Flores.

Fue un discurso franco, sin tapadura, ni adorno. Se trata de afrontar los señalamientos y las descalificaciones de quienes desde ahora se sienten derrotados. Por eso es entendible que Baltazar haya enmarcado su lenguaje frente a la concurrencia en el puerto de Tampico: “Que quede claro, lo digo con sus letras, que no se equivoquen, el candidato en esta contienda soy yo, yo mero, no soy Tomás, no soy Eugenio, no soy Egidio, el candidato soy yo, mucho menos no soy ni jamás seré Francisco García Cabeza de Vaca”.

El priista presentó además su decálogo de compromisos por la seguridad y el bien de Tamaulipas en el que se resalta la cero tolerancia a la delincuencia, las carreteras son nuestras, no a la corrupción y a la impunidad, así como un Tamaulipas en donde nadie se va, “nos quedamos todos a trabajar y a progresar”.

Esto se da en un momento clave de la campaña y en donde las encuestas reflejan un crecimiento en la aceptación ciudadana para Baltazar Hinojosa Ochoa.  Y lo que viene es mejor.

NI TAN LEAL, NI TAN EFECTIVO

En el bunker panista hay preocupación.

La campaña de Juan Francisco Leal Guerra no levanta. Ya poco puede hacerse.

Mateo Vázquez, el candidato suplente a la presidencia municipal hizo su mejor esfuerzo pero no fue lo suficiente para posicionar al ex gerente del Ingenio de El Mante en el ánimo de la ciudadanía. Y es difícil hacerlo cuando el candidato no ayuda; parco, antipático, de pocas palabras, pero sobre todo con el historial de haber sido el Gerente azucarero más elitista e improductivo de la región.

A quienes andan en las entrañas de la campaña panista no extraña que Juan Francisco Leal Guerra se haya rezagado por completo del puntero de la competencia, el priista Rigoberto Rodríguez Rangel.

Y es que Juan Francisco no ha sido tan leal con la causa del grupo. No pone y menos propone. Sigue sin gastar un solo peso de su bolsa para la campaña y todo se lo ha dejado a los bolsillos de Noé Ramos, César Verástegui y el candidato a diputado local, Clemente Gómez Jiménez, quien precisamente cansado de cargar económicamente con la campaña del ex gerente del Ingenio, decidió mejor irse por la libre para no atrasarse… gracias también a esa decisión Clemente no es rehén de vividores de campañas, ni operadores fantasiosos cuyo objetivo es recaudar el mayor dinero posible sin importarles mucho el resultado.

Los números que arrojan las encuestas indican que la distancia entre el puntero Rigo Rodríguez y el segundo lugar Leal Guerra es más ancha. Ya el elitista Leal Guerra no crece, incluso hay una tendencia muy marcada de crecimiento para el perredista Héctor González “el Ocho”.

La miseria con la que Juan Francisco se manejó durante la campaña ya le provocó deserciones, pugnas al interior del partido y una crisis de confiablidad hacia su persona.  Con su avaricia le dio la razón a varios personajes del panismo que se opusieron a que su nombre apareciera en la boleta.

Es evidente que ya ni con ortiguilla se levanta Leal Guerra. Fue una mala inversión cada peso que se gastó en él…mientras que el bolsillo del candidato a la presidencia municipal de El Mante siguió intacto, incólume.

Ni tan leal y menos efectivo. Así vivió el candidato panista.

PEDRO JAVIER…EL BIEN Y EL MAL

Pedro Javier Muñiz sigue haciendo su trabajo.

El candidato del PRI sigue ganando simpatías, no cede ni un centímetro, se compromete.

La gente de Ocampo sabe que con Pedro Javier hay garantía de trabajo, progreso, cuentas claras, algo que fácilmente no se va encontrar en otro candidato y menos cuando hay alguien con un pasado oscuro dispuesto a medrar el presupuesto del municipio.

Al candidato del PRI le acompaña gente de bien, de honorabilidad, con gran amor por Ocampo. A otros solo les acompaña la sed de venganza y la ambición. Es una abismal diferencia. El bien y el mal.

Pedro Javier es un joven preparado, con gran gestión social y pasión por su tierra, no hay nada que reprocharle, por eso se entiende que la gente le reciba bien en las comunidades. No hay razones para apostarle a la incertidumbre, no hay necesidad de dejarle las riendas del pueblo a un personaje como Vicente Guerrero que solo muestra una voraz ambición.

La eterna lucha del bien y del mal. Mientras Pedro trabaja de forma leal, abierta…Vicente y su títere Chuy solo se dedican al golpeteo y la descalificación, por eso no avanza mucho.

 PACO LÓPEZ, TRIUNFO A LA VISTA

Paco López tiene experiencia. Hizo bien las cosas a su paso como alcalde de Gómez Farías y hoy sin duda su triunfo es cuestión de días.

El candidato del PAN a la presidencia municipal de Gómez Farías puede ver a los ojos de la gente, no tiene nada que esconder y lejos de reprocharle al pasado ha entendido que no hay que dejar de escuchar al pueblo.

Hoy se ve a un Paco López maduro, sensible como siempre y presto a seguir ayudando a la gente. Aquí su nombre sigue siendo sinónimo de respeto y trabajo por los demás.

Mientras esto ocurre la candidata del PRI, Carmen Montes, apenas va despertando su letargo y para pena de ella y de su partido la campaña está por terminar.

Carmen junto a su esposo José Flores Castellanos se dedicaron a dividir y no a construir. Se alejaron del priismo, del grupo político en el poder, no quisieron compromisos y ahora sufren las consecuencias.

Aquí el PRI está condenado a perder. El PAN de Francisco López va viento en popa y nada parece detener el empuje que se trae el animoso Paco.