Columnas

NOÉ, SEIS AÑOS DE UN AMIGO QUE RESPONDE EN EL MANTE

POSDATA

GASTÓN ESPINOSA GLZ.

NOÉ, SEIS AÑOS DE UN AMIGO QUE RESPONDE EN EL MANTE

Cuando se trata de dar, se apunta solo.

Va generoso al llamado de las personas, sin contar que hasta su casa las peticiones llegan.

Antes de su encomienda en Bienestar Social, Noé Ramos Ferretiz, sabía del valor preciado de ayudar.

Desde hace seis años se ha vuelto costumbre que en el mes de diciembre se transforme en el “Papá Noé”, tras entregar dulces a los niños, regalos, y sobre todo, llevar alimento a las familias de El Mante que más lo requiere.

Aquí el oportunismo no encaja cuando insanas mentes tratan de demeritar el altruismo del mantense que, además se ha caracterizado por lograr una inversión histórica en materia de educación desde su encomienda de Bienestar Social ya través del ITIFE.

Escuelas que antes sufrían el abandono y el desinterés del gobierno, ahora han sido apapachadas con techumbres, baños, banquetas, salones, climas, pintura, bardas perimetrales, etc.

Su trabajo como servidor público es muy bueno, hay evidencia de que su labor dejó de ser atrás de un escritorio, para tocar puertas y aterrizar beneficios. Lo suyo en Bienestar no fue para la fotografía, pues se propuso hacer historia en favor de la gente, de las escuelas y de su comunidad. Más allá de eso, está su papel como persona, como padre de familia, como ciudadano, en se punto la distancia es muy grande a su rol como servidor público. En cada acto de generosidad lleva el implícito deseo de contribuir a mejorar las condiciones de vida de las personas. Su magnanimidad no es de hoy, no es de año electoral, no de ocurrencia, no es de interés, porque los testimonios así lo retratan.

Desde el 2014 sus andanzas benefactoras circulan por la ciudad, lo que hecha de cabeza cualquier reproche, duda o intriga en su actuar.

Apenas hace unos días se dio a conocer el avance en la remodelación de una vivienda que fue siniestrada por el fuego propiedad de la familia Cortés Gaytán. No había conexión directa con ellos, la petición llegó por parte de los vecinos del lugar. No hubo preguntas, hubo respuestas, a tal punto que ya son meros detalles para que los Cortés regresen a su casa.

Lo que muchos desconocen es que apoyos como estos, son varios, sin contar los miles de despensas que con costo a su bolsillo salieron a entregarse a las familias de El Mante que están sufriendo en esta pandemia.

Noé refleja lo que es como persona, refleja incluso el significado de su nombre en hebreo: “Descanso, paz, comodidad”. Si hubiera muchos como él, la ciudad sería otra.

JULIO SÁNCHEZ Y EL TRABAJO EN EQUIPO

Poco más de 20 mil despensas han sido entregadas en la ciudad, por parte del gobierno del estado de Tamaulipas a través de la delegación de Bienestar Social en El Mante, que dirige Julio César Sánchez. No es un trabajo individual, sino una incesante operación en equipo capitaneada en el estado por Rómulo Garza Martínez, Secretario de Bienestar Social en el estado, así como por la delegada regional de Bienestar Social, Lorena Guadalupe Verástegui Ostos.

Julio César Sánchez ha sabido interpretar a la perfección la política social del gobernador, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, tras conocer los resultados en la entrega de dichos beneficios que en estos momentos de pandemia vienen a representar un gran alivio para las familias.

El joven funcionario sigue manteniendo una buena imagen al frente de la dependencia gracias a un compacto equipo de trabajo que ha sabido responder en todo momento. Julio sabe de la enorme tarea que tiene en sus manos, por eso se aplica de lleno en la entrega de apoyos, sin distinciones de ningún tipo, lo cual es validado por los cientos de testimonios que hablan bien de su andanza en esa tarea tan importante.

Si Bienestar Social del estado ha funcionado se debe en mucho por el ánimo y el entusiasmo que le pone Julio a la chamba.

Comentarios