Columnas

Playa de Miramar las vacaciones fallidas

David Ed Castellanos Terán

@dect1608

Playa de Miramar las vacaciones fallidas

La niña Melany de apenas 7 años fue raptada, violada y asesinada en un paraje de la playa de Miramar al sur de Tamaulipas. A dos años de la tragedia, la situación es aún más riesgosa en este que se presume es el sitio turístico más importante de la entidad.

Era la madrugada del 18 de julio de 2014 cuando la familia de Melany, pasaba la primera noche en este destino de sol, arena y mar; horas antes habían llegado de Monterrey para disfrutar del verano en las aguas del Golfo de México; familiares y amigos se organizaron,  rentaron  un camión y viajaron  juntos desde Nuevo León, hacia el sur de Tamaulipas, se hospedaron en una casa a la orilla del mar; todo parecía perfecto, el clima era el adecuado para un verano inolvidable y así fue para todos, solo que la historia sería la más desagradable de sus vidas.

Han pasado más de dos años y los padres de la niña raptada, violada y asesinada en la playa de Miramar de Tamaulipas exigen a Ismael Quintanilla Acosta, titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado, sentencie a un vicioso vecino de la playa de Miramar, Efraín Torres, el presunto responsable del ataque a Melany, según las autoridades tamaulipecas.

Pese a que el presunto violador se encuentra internado en el Centro de Ejecución de Sanciones de Altamira (penal de mediana seguridad), este podría continuar su proceso bajo prisión domiciliaria ya que según sus defensores, presenta trastornos mentales, y debido a las modificaciones al sistema de impartición de justicia, el caso de la niña Melany, expediente 213/2014,  fue turnado, junto  con otros 300 al juzgado primero y no tiene fecha de revisión, por lo que los familiares de la niña temen que Ismael Quintanilla, de carpetazo al tema.

Aunque este acontecimiento y otro asesinato de una mujer se ha registrado a la fecha en la playa de Miramar, no activan un operativo de seguridad especial para garantizar la estancia de los bañistas.

Tan solo en lo que va del presente periodo vacacional, campistas y turistas de distintas regiones han sido víctimas de robos a sus vehículos y asaltos en la zona de camping. De acuerdo con información de la Dirección de Protección Civil municipal de ciudad Madero, el pasado fin de semana se registraron 36 robos diversos que se pudieron contabilizar debido a que las víctimas tuvieron el valor de denunciar.

La playa de Miramar, capta más del 70 por ciento de los turistas que visitan Tamaulipas en cada periodo vacacional,  y aun así no se la da la importancia a la vida de los visitantes y los beneficios económicos que se generan en la zona para elevar la calidad de vida.

En Tamaulipas la insegura situación, obligó a la Comisión Nacional de Seguridad, desplegar: marinos, soldados, policías federales de todas sus divisiones; mientras que la Secretaria de Seguridad Pública, echa mano de donde se puede para tratar de resguardar a los tamaulipecos y sus visitantes, la carencia de policías en la entidad, permite que los bomberos, personal de vialidad y protección civil haga labores de prevención del delito e incluso, las carencias son tantas que la sociedad comenzó a detener y linchar delincuentes.

El tsunami de la violencia que ahoga la zona Costa de Tamaulipas, redujo dos puntos porcentuales las reservaciones hoteleras en comparación con el mismo periodo de 2015 que presentaba un 58 por ciento, según estadísticas de la Asociación de Hoteleros del Sur de Tamaulipas.

No hay discursos, ni lamentos que calmen al tamaulipeco.

davidcastellanost@hotmail.com