Columnas Titulares

PREPARAN EL REGRESO DE ELBA ESTHER, EN LA SECCIÓN XXX

CUADRANTE POLÍTICO

POR  FERNANDO  ACUÑA  PIÑEIRO

PREPARAN EL REGRESO DE ELBA ESTHER, EN LA SECCIÓN XXX

Sabedores de que el futuro  del actual dirigente nacional del  SNTE, Juan Díaz  de la Torre tiene una cotización  más devaluada  que un billete  venezolano,  diversos operadores  políticos de la Sección XXX en el estado,  ya  están  promocionando y organizando  el regreso  de la maestra Elba Esther Gordillo  Morales  al trono del corporativismo sindical en el país.

Se sabe de buena fuente, que el  Sindicato Nacional  de Trabajadores  de la Educación, con  sede en esta capital,  está  ya desde hace varias semanas, contactando enlaces   con la profesora ex presidiaria y exonerada por AMLO.

Un selecto grupo de maestros y de maestras, con altos cargos  en  el sindicato  de maestros, viene operando  de manera silenciosa, pero efectiva,  y  a estas alturas,  ya se han  comunicado en varias ocasiones, con el nieto de la maestra, René  Fujiwara Montelongo,   así como con el yerno de  la mentora  chiapaneca,  Fernando  González  Sánchez, considerados como  los principales  asesores  y organizadores   del  voto pro AMLO, en  las recientes elecciones  del primero de Julio.

Pese a que en el discurso, aparentemente   sigue habiendo lealtad hacia Juan  Díaz  de la Torre, en los hechos,  el dirigente  que fue empoderado  por órdenes  del Presidente Enrique  Peña Nieto,  e instalado en la silla del SNTE nacional, por el entonces Secretario  de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong,  ya no tiene autoridad ante  los miles de  trabajadores, afiliados  al gremio,  considerado aun, como  uno de los más poderosos  e influyentes  de América Latina.

De acuerdo a los mismos maestros tamaulipecos,  que  ahora  ven  de manera oportunista, el regreso  de  su antigua  jefa máxima, “los tiempos  de  Juan Díaz  de la Torre, hacia el interior  del SNTE  se terminarán, el próximo  primero de diciembre, con la salida  de su padre político Peña  Nieto”,  o tal vez antes, pues  ya desde ahora, nadie lo respeta, y el sindicalismo del SNTE  vive una especie de vacío político, ane la incertidumbre  de lo que  va a pasar, en los próximos meses, con el destino de esta organización.

En nuestra  opinión,  la lectura  política  que prevalece con el retorno  de la maestra  Gordillo, no  es  la de un cacicazgo  grotesco como el que le pemitió  fortuna y poder,  a lo largo  de dos  sexenios priistas  y dos panistas, encabezados respectivamente  por Carlos  Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente  Fox  y  Felipe  Calderón, hasta llegar a su encarcelamiento con  Peña  Nieto.

Elba Esther  va a ser utilizada por AMLO, pero  sin darle tanta manga ancha, solamente aprovechando  su experiencia  política,  especialmente en el terreno de la operación política  clientelar, para ganar votos a favor de MORENA. Y  hacia el interior,   en la relación  CNTE-SNTE, buscando mantener  los equilibrios, con lo cual el Presidente electo, estaría  aplicando el refrán que dice: “Para los toros del jaral, los caballos  de allá mismo”.

O  sea  Elba Esther  si va a tener beligerancia en el futuro inmediato del sindicalismo magisterial, pero  ya no llegará a acumular  el enorme poder que otras veces  ejerció. Y no sucederá tal cosa, por una sencilla razón: AMLO   es un caudillo que no permitirá  que alguien como Elba Esther  crezca de nuevo lo suficiente, como para presionarlo y  hasta ponerle el pie encima, tal y como hizo Gordillo con algunos Presidentes, especialmente del Partido  Acción  Nacional.

De tal manera  que,  los actuales  movimientos  políticos  de los  mentores  y mentoras  del SNTE en Tamaulipas, deben ser más prudentes, y llevársela más  tranquila, pues  la maestra que regresa, ya no es la misma.

¿Estará  tras el trono  magisterial? Es muy probable.  Pero ya no  tendrá  la capacidad  de maniobra política que tenía antes. Es muy probable que su nieto o su cuñado, jueguen papeles relevantes, en el sexenio obradorista.

Pero la doña Gordillo que siempre  se ha jactado de tener las yemas hormonales muy grandes, en esta ocasión tendrá que llevársela más tranquila, ante  un Presidente  muy poderoso como AMLO.

Mientras tanto, hacia el interior  del magisterio tamaulipeco,  las emociones  futuristas  ya se desbordaron, y  a estas alturas, ya le dieron la puñalada  a Díaz  de  la Torre. Lo consideran un lider sin representación y sin autoridad. Lo acusan de haber  orquestado la  reforma educativa, como títere  del gobierno de  Peña  Nieto.

Y le tienden la alfombra a su antigua jefa, invitándola, para que siga ejerciendo el antiguo cacicazgo, caracterizado  por la corrupción y la vida principesca, a la sombra de los miles  de millones  de pesos, que maneja el sindicato.

En todo esto, y muchos temas más, AMLO  tendrá la última palabra.