Columnas

Priistas tamaulipecos acudieron con Beltrones

PRESENCIA                     

ANA LUISA GARCIA      

   – Transición, transparencia y deuda pública

   – Priistas tamaulipecos acudieron con Beltrones   

1.- Desde que se inició la historia de la deuda pública de Tamaulipas, el único gobernador que informó las condiciones en que recibió las arcas fue Manuel Cavazos Lerma; lo hizo en los primeros meses de su gobierno a través de su entonces tesorero Don Javier Villarreal Salazar, quien explicó en conferencia de prensa a cuanto ascendían los compromisos crediticios, mismos que lo obligaron a contratar casi de inmediato otro empréstito. Ahí mismo informó su montó, aplicación y como pagaría ambos compromisos, el heredado y el contraído por su administración.

La historia viene a colación porque en círculos cercanos al equipo de transición del gobernador electo de Tamaulipas, corre la versión de que subirán a la red toda la información relativa al estado en que recibirán la administración. Lo cual es muy difícil por lo enorme del engranaje estatal, pero en cambio puede darse una versión corta, selectiva y precisa de la situación actual de las finanzas.

Esta sería una buena manera de iniciar la nueva gestión, sin claro oscuros. En el 2011 se dijo que Eugenio Hernández Flores había dejado una deuda grande, pero nunca hubo precisión de a cuanto ascendía. Un trabajo de investigación de Efraín Klérigan publicado en el Expreso del 2 de agosto pasado señala que de enero de 2011 a la fecha (o sea, lo que va del presente sexenio), la deuda total del sector público de Tamaulipas creció 69 %.

 El mismo trabajo expone a manera de justificación que los empréstitos fueron contraídos en aras del combate a la seguridad y a la caída de las participaciones, particularmente las de 2011 y 2012 cuando gobernaba el Partido Acción Nacional.

Como toda deuda paga un “servicio”, es decir un interés, tan sólo en 2011 el gobierno estatal tuvo que cubrir por servicios de la deuda 826 millones de pesos.

Hoy las reglas para la contratación de créditos para el sector público son mucho más estrictas, pero la deuda de 15 mil 54 millones de pesos con la que carga Tamaulipas recorrerá un camino tortuoso, con pasitos para adelante y otros para atrás.

Lo menos a lo que tiene derecho el ciudadano tamaulipeco es estar informado sobre la realidad de las finanzas, ojalá el Gobierno del Cambio (o de los vientos de cambio) cambien la opacidad por la transparencia, será una buena manera de iniciar su gestión.

2.- Enrique Cárdenas del Avellano, junto con Patricia Araujo y Rosalba Requena asistieron al llamado del exdirigente priista Manlio Fabio Beltrones Rivera, fueron parte de los 212 exdiputados federales de la LXII Legislatura federal y le respondieron positivamente a su excoordinador parlamentario, no así la reynosense Amira Gómez Tueme que no acudió.

Muchos esperaban del sonorense un mensaje crítico dado el panorama nacional que viven estados de conflicto como el de Oaxaca o las vicisitudes del gobierno veracruzano, el caso del exgobernador Rodrigo Medina de la Cruz, el gasolinazo, el alza de las tarifas de luz, por mencionar los temas más candentes. Circunstancias que facilita a la oposición el golpeteo para allanar desde ahora su posicionamiento en las próximas campañas.

Pero no fue así, todo lo contrario Beltrones que tiene al PRI en su ADN, los convocó a fortalecer al Tricolor a través de una Asociación Civil. Sociedades de las que por cierto hay muchas en el partido de diferentes gremio profesionales (economistas revolucionarios y contadores son las más conocidas), la Fundación Colosio, la de los jóvenes, el ICADEP, etc.

La suma organizada de todos los que han sido diputados federales en diferentes tiempos de la historia será un gran respaldo para el Revolucionario Institucional que no vive ahora sus mejores tiempos.

3.-  El alcalde Fernando Méndez Cantú no se conformó con el reporte escrito y supervisó personalmente los drenes pluviales, de los que hay 30 kilómetros en la ciudad capital. Con anticipación había ordenado el desazolve de estos conductos usualmente obstruidos por basura que de manera irresponsable la gente tira en diferentes puntos de la ciudad; desechos que son arrastrados por las lluvias provocando obstrucciones en el sistema de desagües pluviales.

Desde luego estas acciones son parte de la estrategia preventiva debido a la  temporada de huracanes, Victoria difícilmente sufre los embates de esos fenómenos meteorológicos, pero si es afectada por tormentas y abundantes lluvias.