Columnas Titulares

¿QUE PASA CON LOS PRECIOS DE LA GASOLINA?

T E C L A Z O S

Por Guadalupe E. González

¿QUE PASA CON LOS PRECIOS DE LA GASOLINA?

MARCADA ESPECTACIÓN es la que priva entre el contexto nacional mexicano, por lo de la Liberación o flexibilización de los precios de las gasolinas en el 2017, cuya situación habremos de ver a partir del primero de enero, detalle que ha venido causando una serie de interrogantes:

PORQUE si los costos por litro de las gasolinas “Magna sin”, “la Premium” y el “el diesel”, se disparan de manera exorbitante en el interior de la República, como ha venido sucediendo en los últimos años, esto sin duda, SERÍA EL ZARPAZO FINAL del gobierno o del mercado al pueblo de México. Y así nos daríamos cuenta quién será el causante de lo que pudiera ser una terrible puñalada económica más para las familias del país.

PORQUE si se genera el mismo formato de incrementos en estos productos, como lo hemos venido contemplando, entonces miles o tal vez millones de vehículos en toda la geografía nacional, tendrán que dejar de operar por el inalcanzable costo del combustible, o simplemente por llegar a ser incosteable el uso de tales unidades motores, principalmente, aquellas de 8 cilindros, que son la que por su tecnología, son de más alto consumo de gasolinas en el mercado mundial.

SIN EMBARGO, el precio de las gasolinas, quedará al libre juego de la oferta y la demanda y será el mercado el que defina los precios. He aquí la principal interrogante, respecto a saber si tal estrategia energética “sería buena o mala”. Y  respecto a la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, esta simplemente será una reguladora de precios, si se ajusta a la verdad y no se extra-limita, porque se explica que su única función, será la de fijar el precio máximo por litro al público por mes, semana o día, porque aluden que la liberación “se desarrollará a través de un proceso gradual”.

Y AL MENOS para el 2017, seguirá registrándose la mismas tabla de precios por litro: uno del interior del país y el otro el de la frontera por lo de la homologación o convenio sostenido con los costos que registran las gasolinas en el lado americano, estimándose que para finales del inminente año nuevo, el costo de los productos carburantes quedarán liberalizados.

ADUCIÉNDOSE      que la estrategia de apertura para este sistema, contempla tres aspectos vitales que son “la flexibilización de los precios al público, otro seria el ajuste al precio mayorista para Pemex, además de la renta y capacidad disponible de transporte y almacenamiento de Pemex, identificado este rubro como de “temporada abierta”, cuyos conceptos la verdad, en ocasiones, son hasta inentendibles, pero todo conlleva al tipo de negociación a aplicarse entre Pemex y las compañías extranjeras, de las que se ha dicho, por la Reforma Energética, vendrán a operar a territorio nacional.

PERO si al final de esta estrategia, los costos por litro de los carburantes, no tienen precios accesibles, como es la esperanza de los mexicanos, quien sabe a qué tipo de horizonte socio económico estaríamos condenados, porque a como se vislumbra este tema “no muy halagador”, no se descarta la posibilidad de que surja la idea de que, (por así convenir a los intereses de los empresarios extranjeros), el mayor volumen de las gasolinas sigan siendo exportadas a sus países de origen, pero por ellos y no por el Gobierno Mexicano, entonces, esto por obviedad, condenaría a que PEMEX, si es que no me equivoco, sería desplazado del mercado en el plan de exportador y por tanto, la empresa que toda la vida han dicho es de los mexicanos (que es la peor de las mentiras del mundo), seguirá siendo “el degollador” de quienes en México por obligatoriedad y necesidad tenemos que consumir gasolinas, diesel, aceites y grasas, todo ello, por estar regidos bajo por los precios internacionales del petróleo.

PERO si los mexicanos vemos el tema desde un punto de vista propositivo y se demuestra en todo este embrollo la competencia de reales bajos o mejores costos por litros en las gasolinas y el diesel entre las compañías internacionales y PEMEX, como lo estipula la Reforma Energética, “estaríamos finalmente, reconociendo que tal reforma no fue en balde”. PERO MIENTRAS estemos solo ante exposiciones halagadoras, mensajes o boletines de PEMEX (casi nunca creíbles) o bajo la emisión de oficios del Gobierno Federal también de muy poca seriedad, será difícil comprender y entender si realmente vendrán o no beneficios para los mexicanos en materia de carburantes, porque recordemos aquel viejo adagio que reza que; “del dicho al hecho hay mucho trecho”.

PORQUE en México hablar de ajustes “esto no es más que el clásico síntoma de incrementos”, como de manera frecuente lo esboza el Economista Gobernador del Banco de México Agustín  Cartens, cuando se refiere a los manejos financieros o macro-económicos a los que siempre, “hace alusión con bombo platillo” y eso ya no debe prevalecer, porque los mexicanos esperamos realidades sobre el tema del nuevo manejo energético que México tendrá a partir del 2017 y para ello, estaremos viendo si los mexicanos seremos o no mejorados en materia energética, lo que pudiera suceder “siempre y cuando los ajustes a los precios de las gasolinas, no respondan a temas fiscales, sino a las condiciones del mercado”.

Pero en fin, eso lo habremos de ver en el corto plazo.

Por hoy es todo y hasta mañana.

Para sugerencias y puntos de vista en general al email:

lupeernesto@yahoo.com.mx