Columnas

Quitar a los partidos lo dado.

Gaceta.

Por: Raúl Terrazas Barraza.

Quitar a los partidos lo dado.

Quizá porque en los partidos políticos están los principales críticos y por tanto adversarios del presidente de la República, Don Andrés López Obrador, es que, quiere cortar a como dé lugar el financiamiento público concedido por las actuales leyes electorales del país.

Además, el titular del poder Ejecutivo anda medio enojado, porque los Diputados Federales se pusieron del lado de los partidos y no de él a la hora de aprobar los recursos para las prerrogativas que les entregarán vía el Instituto Nacional Electoral.

López Obrador, precisó este fin de semana que la iniciativa para quitar recursos a los partidos tiene que volverse a plantear y, para que vaya bien y no se rechace la podrían enviar desde el Poder Ejecutivo, así que, los dirigentes de los partidos políticos deben saber que la flecha va derecha, que no les darán oportunidad de darle la batalla al partido del presidente de la República.

El fundamento para quitarle a los partidos lo ganado, es que, la austeridad va más allá de un asunto administrativo, es decir, se trata de principios y de principios políticos, porque sí, para llegar a la presidencia de la República no requirió de tanto dinero, quienes ahora son sus competidores, tampoco lo requieren, así que, quitar a los partidos lo dado, a través de las prerrogativas que mes a mes son entregadas a los funcionarios de los llamados organismos de interés público.

Llama la atención el hecho de que, desde el Poder Ejecutivo federal, se considere que muchos diputados no votaron por la iniciativa debido a que, sus líderes en la Cámara, definieron su posicionamiento y ellos se fueron por esa línea y según lo dicho por el presidente de México en su conferencia de temprana hora, dijo que quizá no les explicaron bien de que se trata el asunto.

Deberán de entender que la cosa va por el lado de los principios, no, de los recursos económicos que requieren los partidos políticos para trabajar con miras a las elecciones previstas a corto y mediano plazo.

Aquello que en realidad es difícil de comprender para quienes ver el destino de recursos públicos para la política, es que, bajo este modelo, el piso está parejo y los dirigentes de los partidos solo tienen que dedicarse a hacer política y no a buscar la forma de financiar las actividades que les toca llevar a cabo en años con elección o sin ella.

Al cortarse los recursos del presupuesto destinados a mantener vigente el sistema democrático establecido en México, quienes manejan los partidos se verán obligados a buscar otras formas de obtener recursos y no será mediante rifas, con la venta de productos como lo lograrán, en el mejor de los casos podrían, como lo hacía el PRD, que todos sus militantes que tienen cargos públicos deben de entregar una parte de sus salarios al partido.

Desde luego, esto dejó de funcionar hace buen tiempo y en el futuro, al carecer del respaldo con recursos públicos o de sus militantes, la opción que les queda es dar entrada a dinero de otro lado, que, en el peor de los casos, pudiera ser de dudosa procedencia y en ese momento, la democracia mexicana cambiaría de camino.

Será un hecho que sin el respaldo de prerrogativas que deben de justificarse bajo un esquema sofisticado que permite determinar que el dinero del presupuesto federal se usó para la actividad política-electoral, sobrevendrá la venta de candidaturas al mejor postor, en el entendido de que, quienes las obtengan invertir sin informar al estado mexicano y establecer compromisos con los financiadores.

Con dinero de procedencia dudosa, la política se pervertirá y en menos que canta un gallo, los cargos públicos dejarán de ver a los ciudadanos como su objetivo y responderán a quienes compraron las candidaturas.

Así de crudo tiene que verse las consecuencias que tendrá la cancelación de las prerrogativas a partidos políticos, en virtud de la obsesión por quitar a esas instituciones de interés público, lo aportado conforme a las Leyes Electorales.

Los otros.

Como se negó la posibilidad de crear de crear cobros a los ciudadanos por la recolección de basura que llevan a cabo los municipios, el secretario de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Gilberto Estrella Hernández propuso a los Ayuntamientos de la entidad que busquen otras alternativas de financiamiento para mejorar la calidad del servicio, ya que, si fuera bueno, la gente podría colaborar con los municipios.

En otros tiempos y en muchas entidades del país, el Gobierno de la entidad apoyaba a los municipios con la compra de camiones recolectores de basura y, en casos como el de Victoria, a través de algunas dependencias le echaban la mano al municipio, cosa que, hace mucho no sucede, por ello es que, cada vez son mayores las necesidades de equipo para cumplir con la demanda del servicio de recolección de los desechos sólidos.

El secretario de Desarrollo Rural del Estado, Ariel Longoria García, debe sentirse muy incómodo, porque ya no llegarán respaldos para los productores agropecuarios de la entidad, debido al recorte que hubo en el presupuesto para el 2020, la causa de ello, es que, si los programas federales no funcionarán los campesinos voltearán los ojos hacia la dependencia que tiene a su cargo y negarles el respaldo, equivaldrá a que la gente vea el futuro de otro color.

Es probable que deba generar una estrategia diferente y con mucha creatividad, porque los apoyos al campo, son elementales en el aprovechamiento de las superficies abiertas al cultivo y nada será más desagradable que ver dejar de llamar productores a los hombres del medio rural, ya que, en ese momento podrían convertirse en una carga para el estado.

A estas alturas del mes y del año, en todas partes se escuchan ya los propósitos para la Navidad y el Año Nuevo. La mayor parte de las cosas que se hablan en todos los sitios, el hogar, el trabajo, en las reuniones sociales, en medios de comunicación en las comunidades religiosas, tiene que ver con la época del año, porque, desde la semana que viene, todo será organizar la festividad de la cena del 24 por la noche y del Año Nuevo.

Con el pago de los salarios de esta quincena y la dispersión de los aguinaldos, comienza la visión navideña que implica además de los preparativos, la intención de comprar los regalos para la familia o los bienes requeridos en el hogar, los cuales pueden comprarse, porque con el pago de los aguinaldos hay disponibilidad de recursos para ello.

Dependencias como la PROFECO, que maneja programas de asesoramiento para los compradores, insisten a los trabajadores en cuidar sus percepciones de fin de año, para evitar situaciones drásticas en la economía familiar en los meses subsecuentes del 2020.

Total Page Visits: 12 - Today Page Visits: 1