Columnas

Reducción parlamentaria

FACTOR ENTRE DOS

Por: José Efraín Caballero Sevilla

Reducción parlamentaria

Existe un debate en la actualidad en México, que habla sobre la posibilidad de reducir el número de escaños en las cámaras legislativas. Los argumentos son variados; desde un ahorro del presupuesto en este rubro, como el darle mayor agilidad y dinamismo al trabajo legislativo.

Diversas facciones políticas se han dado a la tarea de plantear esta propuesta. En el año 2017 el grupo parlamentario del PRI, presentó una iniciativa que pretendía modificar el número de representantes populares, planteaba reducir 100 diputaciones de representación proporcional y eliminar las 32 senadurías que se eligen por este principio.

Con el nuevo esquema parlamentario señalaban, se obtendrían ahorros por 2 mil millones de pesos en este rubro, además de simplificar la tarea administrativa.

Por otra parte, en realidad pareciera existir una sobre representación en las cámaras, ya que difícilmente los grupos parlamentarios actúan individualmente.

En los hechos, pareciera que, a la hora de votar las iniciativas, los legisladores no actúan de manera individual, sino más bien grupal, y es muy claro que cada bancada dependiendo de sus colores o alianzas, en su mayoría van en bloque para favorecer o desechar las propuestas de ley.

Esta acción, donde se impone la agenda sectorial, que contrasta con la de otras facciones políticas, refleja la inutilidad de contar con un alto número de legisladores, ya que todos votan como uno solo, en pos de su partido o grupo aliancista.

Por otra parte, una gran cantidad de legisladores no aportan iniciativas, y queda muy claro que solo son “de relleno”, dada la escasa participación y la nula calidad de su voto, que solo funciona como un voto “orgánico” a su partido.

La representación proporcional se incluyó en la década de los setentas en la cámara baja, para darle voz a esa oposición que año con año era arrollada por la aplanadora priista, que se llevaba el “carro completo” en las urnas. En la actualidad ya no existe un argumento que pueda ser válido para esta figura, siendo que el “piso esta parejo” para los diversos colores partidistas.

Hoy en día, a cualquier agrupación civil por minúscula que esta sea, si lo desea, se le da la oportunidad de buscar formarse como partido político, y hasta se le da seguimiento puntual y constante en los medios de comunicación, lo cual consta en la opinión pública.

Esta inquietud no es solo propia de estas latitudes, este martes se aprobó en Italia casi de manera unánime, la reducción de escaños en la cámara de Diputados, pasando de 630 a 400 y la de Senadores de 315 a 200, y las razones son las mismas que se argumentan en nuestro país: un ahorro importante de recursos económicos del erario público y una simplificación administrativa.

Aún falta aplicar un referéndum necesario para modificar la constitución, pero esto convertiría al parlamento Italiano de ser el segundo más grande en Europa, a uno de los más reducidos en el viejo continente.

Ahora, los fondos que se estarían ahorrando pretenden invertirlos en la educación, salud pública y programas de apoyo social para el desarrollo.

En México, existe la particularidad, que los legisladores son los que obtienen más ingresos que sus homólogos de toda América latina, la percepción bruta anual para diputados es de 1 millón 557,160 pesos mientras que la de Senadores es de 2 millones 248,915 pesos.

Y si hablamos de trabajo legislativo, Morena en un conteo en el mes de marzo, gozaba con la aprobación de 118 iniciativas, el PAN con 57, el PRI con 46, PES con 39, y Movimiento Ciudadano con 37. En promedio alrededor de solo el 10 por ciento de las iniciativas presentadas fueron aprobadas, lo que habla de cierta dificultad para ponerse de acuerdo entre los Diputados.

Cabe mencionar, que igualmente el número de legisladores de cada partido, son en función del mandato democrático en las urnas, y estos le representan a usted y a mí en el congreso, y va actuar jurídicamente en nombre de sus representados a la hora de votar una iniciativa.

Por lo cual cabe preguntarse: ¿se siente usted representado por su diputado o Senador, está haciendo el por sus intereses, o son ajenos a usted? A la hora de seleccionar un candidato tome en cuenta su plataforma y propuestas, ahora que se acercan las elecciones y no tardan en llegar hasta usted a solicitar su apoyo.

Sería buena idea seguir el ejemplo de otros países que tratan de que su democracia tenga un menor costo financiero para la población, y que lo invertido se traduzca en leyes que beneficien a la ciudadanía, porque también queda pendiente esa justicia “rápida y expedita” que mantiene altos niveles de impunidad en el sistema judicial, y muchos problemas que arreglar con las legislaciones, que realmente salen muy caras y no están funcionando como debería, lo que puede hacer deseable una reducción en esta área.

Querido lector, tenga un excelente día nos leemos la próxima.

Contacto: [email protected]

 

 

 

Total Page Visits: 159 - Today Page Visits: 1