Columnas

REMEDIO CONTRA COVID-19, NO MENTIR, NO ROBAR Y NO TRAICIONAR: PEJE

[email protected]   

POR    RUBEN    DUEÑAS    ARIZMENDI

REMEDIO CONTRA COVID-19, NO MENTIR, NO ROBAR Y NO TRAICIONAR: PEJE

Believe it or not, como decía el famoso caricaturista y columnista Robert Ripley, por cierto norteamericano; aunque usted no lo crea el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, andando en Palenque, Chiapas, en gira de trabajo, recomendó a los mexicanos como medida preventiva para que no les dé el coronavirus “no mentir, no robar y no traicionar”.

Sabemos que esas tres sentencias o advertencias son parte de la política de gobierno del mandatario nacional, las estrenó andando en campaña con magníficos resultados, prueba de ello es que el día de la jornada ganó de calle las elecciones, pero ahora con la pandemia del coronavirus encima, matando gente a granel, a muchos les dió risa su  ocurrencia de revolver “patas con bofes” o “las paridas con las preñadas”.

Casi al parejo que el aterrizaje del coronavirus se dió en México y semanas después se convirtió en pandemia, como lo anunció la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Presidente López Obrador causó polémica en el país al pedir a los mexicanos que carguen consigo amuletos y estampitas de  santos y vírgenes, para hacer frente al coronavirus, las que por cierto llevaba consigo y las mostró en rueda de prensa.

El mandatario explicó que los  santos funcionan como “escudo protector” ante la pandemia y otros males que golpean al país, En su desvelada conferencia de prensa mostró dos escapularios con la oración “Detente enemigo, el corazón de Jesús esta conmigo”. También dijo lo mismo al mostrar la estampa de un trébol de seis hojas.

Pero, pero, pero, el decirle a los mexicanos que ayuda mucho para que no te de el coronavirtus “no mentir, no robar, no traicionar”, para nosotros es un vil engaño, quizá bien intencionado, pero sigue siendo un engaño que no se puede comparar con  los amuletos, los santos y las vírgenes, ese ya es otro nivel.

Durante la conferencia de prensa que se llevó a cabo en las instalaciones de la Cuarta Compañía de Infantería de éste municipio (Palenque), se  le preguntó al mandatario las medidas que en  lo personal toma diariamente para protegerse del coronavirus y  respondió que es cuidadoso con su aseo personal y en su alimentación.

Remarcó que no mentir, no robar, no traicionar, “eso ayuda mucho para que no te dé el coronavirus”.

Ni que decir que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le acaba de dar un “machetazo a cabo de espadas”, al avalar que funcionarios del Banco de México (BANXICO), Instituto Nacional Electoral (INE) y del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), reciban salarios más altos que el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Seguramente el fallo de la SCJN le cayó como un cubetazo de agua helada. Ya que el jura y perjura que nadie debe ganar más que el presidente.

En  consecuencia los altos mandos de los tres organismos mantendrán sus salarios intactos hasta que la Corte resuelva en definitiva las impugnaciones contra el tope salarial establecido en el PEF 2020.

Por cierto en sus demandas el Banxico, INE e IET, solicitaron a la SCJN que precise como se compondrá el salario del Presidente de la República, porque el PEF 2020 no se incluyeron las prestaciones que recibe en especie, como la vivienda, alimentación, transporte y otras.

En  la Cámara de diputados los grupos parlamentarios del PAN y del PRD están cuestionando la estrategia del gobierno federal para enfrentar la pandemia del coroavirus COVID-19 y acusaron que ha sido un desastre y el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell juega con la vida de los mexicanos.

A nombre del grupo parlamentario del Acción Nacional el subcoordinador de Difusión y Mensaje, Carlos Castaños Valenzuela, dijo que el gobierno de López Obrador ha manejado la pandemia de forma desastrosa por la desinformación, la falta de transparencia en los datos y las decisiones unilaterales son los rasgos más evidentes de la ejecución de políticas públicas y agregó que el Ejecutivo Federal subestima constantemente los verdaderos estragos de la crisis poniendo en riesgo a las familias mexicanas.

Por su parte la diputada perredista, Mónica Almeida, dijo que cada día que pasa  México marca un nuevo record en mortalidad por casos de COVID-19, pese a esto las autoridades decidieron arrancar con la “nueva normalidad”, teniendo a casi todos los  estados en rojo y pese a esto el presidente Andrés Manuel López Obrador reactivó sus giras y cumplió sus caprichos, poniendo en  riesgo miles de vidas.

La legisladora del PRD calificó de “imprudente y poco efectivas las estrategias que López Gatell ha realizado para contrarrestar los brotes de coronavirus y las acciones emprendidas por López Obrador, para salvaguardar la economía e integridad de los mexicanos son prácticamente inexistentes”.

Por cierto el presidente AMLO reconoció que tiene diferencias políticas con el gobernador de Jalisco, pero aclaró que no tiene interés en pelearse con él y rechazó las acusaciones que hizo en su contra, de las que le pidió que no se retracte.

Algunos periodistas denunciaron en redes sociales la presencia de miembros de MORENA durante las protestas en Guadalajara, por el asesinato del joven albañil Giovanni López, tras ser detenido por elementos de la Policía Municipal en Ixtlahuacan de Membrillos. El miembro más visible de los grupos de choque fue identificado como Jesús Torres, el que supuestamente coordinó las protestas y es un  declarado activista de MORENA. Su presencia también fue detectada en la movilización de la consulta en que fue cancelada la inversión de la cervecera Constellation Brands, en Tijuana, Baja California Norte.

Con base en las investigaciones derivadas de la pandemia COVID-19, a nivel internacional se empezaron a tomar en cuenta factores como la obesidad en los pacientes que diéron positivo al virus.

Así lo refirió la Dra. Alicia Rodríguez Briseño, durante la ponencia “Obesidad Metabólicamente Enferma, COVID-19 y Alimentación”, dictada vía remota para la Facultad de Medicina de Tampico, de la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT).

La Doctora en Nutrición Clínica, Investigadora y Docente de Posgrado del Hospital Central Sur de Altas Especialidades de PEMEX, explicó que luego de los brotes de COVID-19 en China, Italia y España, fue hasta la propagación del  virus en Estados Unidos, cuando los científicos empezaron a estudiar la obesidad como otro de los aspectos riesgosos en los pacientes positivos a COVID-19.

“Es un error usar el índice de Masa Corporal (IMC) como un predictor  de obesidad. Ya que no  se puede predecir el peso.  Y la obesidad es un incremento entre el tejido adiposo y nos lleva a un estado inflamatorio de bajo grado”, apuntó.

“Hay una proteína mitocondrial que se encarga de regular el tejido adiposo, cuando los pacientes carecen de ésta proteína empieza a haber una expansión del  tejido adiposo disparada” dijo, tras añadir que “un paciente delgado puede ser también con obesidad metabólicamente enferma”, remarcó. Y vamos por más.

E-mail     [email protected]

[email protected]