Columnas

Revocación: castigo o premio

Tendencias

Oscar Contreras Nava

Revocación: castigo o premio

El diputado Glafiro Salinas no está de acuerdo con aprobar la revocación del mandato pero esto se entiende, ya que al terminar la presente legislatura dejará la política y lo que opine sobre el tema en este momento, no tiene la menor importancia ni trascendencia alguna.

Y es que para el presidente del Congreso esta reforma a la ley no favorece a los mexicanos, porque en su opinión, en tres años nadie se forma un criterio sobre el trabajo que realiza un gobernante o un legislador y el tiempo es muy poco para que sean calificados.

Sin embargo, la revocación de mandato es un ejercicio democrático que ofrece a los ciudadanos, la oportunidad de renovarle la confianza a sus representantes populares, en el gobierno o en el poder legislativo, aunque se aplique a la mitad del periodo para el que fueron elegidos.

Este ejercicio provoca controversia como ya lo hemos visto, porque aprueba, castiga y remueve del cargo público, a los políticos que debido a su incapacidad, ambición u opacidad, se llegan a distinguir en el breve tiempo de su actuar.

Cabe señalar que en los últimos años creció el interés por establecer en la Constitución la revocación del mandato, y esto lo provocó el aumento que hemos tenido por todo el país sobre casos de corrupción, impunidad e ineficiencia en los que se han visto involucrados muchos gobernadores, alcaldes y legisladores.

Por ello, es necesario que este ejercicio se apruebe, porque revalora el voto de la ciudadanía y a su vez, pone en alerta a quienes han sido elegidos para ocupar un cargo popular, ya que la revocación los tendrá en un permanente examen público.

Aunque habría que señalar que esta reforma está detenida en la Cámara de Senadores, porque el presidente Andrés Manuel López Obrador de manera abusiva propuso que la revocación de mandato se le aplicara el mismo día en que serán reelegidos los diputados federales.

De tal manera que sí la oposición a MORENA en la Cámara de Senadores no logra cambiar la fecha, seguiremos sin ponerles un examen a nuestros gobernantes y representantes en el Congreso antes de que terminen su mandato y por supuesto, que esto será un premio para que sigan sin castigo los ineficientes políticos.

Cambiando de tema. La atracción que el Instituto Nacional Electoral (INE) hizo de las elecciones locales no implica que el Consejo General en pleno venga a cuidar el proceso electoral o mande un ejército de observadores para que las elecciones se lleven a cabo con imparcialidad, transparencia y equidad.

No. Lo único que hará el INE es vigilar que el proceso electoral se realice como lo marca la ley y que los gobiernos federal, estatal y municipal no intervengan para beneficiar a los candidatos afines a su partido y todos se conduzcan con estricto apego a la ley y, sin excepción, se respeten las reglas del juego democrático.

Esto desde luego que afecta a MORENA porque más que un partido es una organización que fue diseñada para llevar a la presidencia de la República a López Obrador y no cuenta con la estructura suficiente para ganar una elección en Tamaulipas, por lo que necesitan que AMLO les ayude desde el gobierno federal.

Así que el INE tendrá que estar muy pendiente de lo que hagan los funcionarios federales, quienes harán todo lo que esté a su alcance para tratar de ganar el Congreso de Tamaulipas cuando en realidad no tienen la suficiente fuerza para hacerlo.

Punto final. Se anuncia que AMLO estará en Ciudad Madero a finales de esta semana, el próximo domingo 31 de marzo, pero a donde debe ir es a la frontera donde tiene aún que dar algunas explicaciones del porque no se aplica para todos la reducción del IVA, la homologación de la gasolina con Texas y si es que Napo Gómez Urrutia actúa bajo su protección, ya que en Matamoros se han perdido hasta la fecha un poquito más de mil 500 empleos como consecuencia de los conflictos laborales que provocaron sus enviados. ¿Le saca o qué?…

https://oscarcontrerastamaulipeco.mx/