Columnas Titulares

Rigo, adiós al PRI; Leal y los desobedientes

Escenario Político

Por Marco Antonio Torres de León

Rigo, adiós al PRI; Leal y los desobedientes

El alcalde del Mante tiene mucho por hacer. Su gobierno apenas empieza.

Ha inyectado un dinamismo único a su gobierno bienal contra todo pronóstico.

Hubo momentos que se creyó que su estilo de gobernar lo haría en un sólo sentido,  sin interacción.

Por fortuna no fue así.

Juan Francisco Leal Guerra gobierna más cerca de los mantenses de lo que muchos suponían.

Ha sorprendido a propios y a extraños pues está muy cerca de las redes sociales,  pendiente de reacciones, denuncias y demandas. Mismas a las que hace caso, como debe ser.

Lejos está de ser un Gobierno anquilosado, apagado, soso e insulso.

Todo lo contrario, le ha inyectado un particular sello.

Ahorita está aquí, en un instante se traslada para allá,  y así gobierna, al día y con agenda en mano.

Diariamente recorre mínimo 2 colonias y varias instituciones educativas, cumpliendo su intensa agenda.

Hoy lunes por ejemplo llevará brigadas de asistencia social, médica, de apoyo a la economía  y venta de fruta y verdudas a bajos precios a la colonia Azucarera.

La jornada multidisciplinaria empieza desde las 9 de la mañana. Acaba cerca de las 13 horas.

Muchas veces su agenda es extrema.

El propio alcalde pide a sus colaboradores cercanos que presten atención a demandas y a quejas reales y autentificadas, sin sesgos partidistas.

Quejas que realmente tengan razón de ser.

Hace días demostró que gobierna con oído presto.

Y demostro que sabe ejercer el bastón de mando,y que no lo lleva de adorno.

Eso ocurrió hace tres días cuando a raíz de unas imágenes en Facebook, Juan Francisco Leal Guerra se enteró de que alguien de su equipo había interpretado erróneamente sus órdenes, pues irresponsablemente empezaron a pintar la plaza principal de azul y blanco.

Eso desató polémica y una guerra de dimes y diretes.

La instrucción original fue pintar en azul las áreas de discapacitados; empero uno o más colaboradores suyos entendieron mal y quisieron quedar bien con el PAN y el panismo tradicional.

Comenzaron a pintar la plaza -sus cordones- de color blanco y azul. Pero era un azul intenso,  casi metálico,  que de tan chillante causó enojo en las redes sociales.

‘La casa de los pitufos’ dijo un usuario de Facebook burlándose.

Aquello fue el acabose.

Estallaron las redes sociales de un momento a otro. Se desató la polémica volviendose incontrolable.

El alcalde intervino dando una contra orden.

-Quiten esa combinación de colores blanco y azul y pinten la plaza de colores neutros, dijo terminantemente.

Algunos se asustaron al ver que alguien intentó engañarlo.

Les salió el tiro por la culata.

Al mismo tiempo regaño al titular de Limpieza Humberto Hernández, quien había ordenado talar un árbol de más de 80 años de antigüedad.

Al no poder ordenar que lo reinstalara giro órdenes de plantar más árboles.

En calidad de rápido, al instante.

Así fue. Al siguiente día se comenzó a pintar la plaza en color beige suave.

Francamente plausible la decisión del alcalde Juan Francisco Leal Guerra de gobernar cerca de los mantenses.

El costo político de dejar los colores azul y blanco en la plaza principal habría sido muy alto. Y francamente era innecesario el golpeteo.

Amén de esto, sería tanto como contradecirse pues su gobierno él mismo ha dicho que es de un perfil ciudadano, cívico y apartidista.

Y su equipo de colaboradores, a la verdad provienen mas de la sociedad civil, que dé partidos politicos.

Demostró carácter y de pasada se ganó el respeto de aquellos críticos del PRI que lo acusaban de impositivo y transgresor.

Les dio bofetada con guante blanco a quienes quisieron hacer de la pinta de la plaza principal una cena de negros.

Cambiemos de tema.

Rigoberto Rodriguez Rangel se fue al Partido Encuentro Social. El sábado protesto como dirigente estatal de ese partido politico.

Decisión digna de aplausos, para que negarlo.

El PRI no lo apoyó cuando él más necesito del Partido.

Nadie le echo el hombro.

Aída Zulema la presidenta del PRI estatal despertó de su letargo a los 4 meses de que BALTAZAR HINOJOSA OCHOA fue derrotado.

Ya los alcaldes ganadores y el gobernador electo había tomado posesión del cargo.

Una mañana le suena el celular a Rigoberto Rodríguez y este contesta.

Era ella, Aida Zulema, la flamante lideresa del tricolor en Tamaulipas.

Ida, como si anduviera en la luna le pidió al mantense.

-Rigo, Contador, puedes venir a Victoria mañana? Necesitamos platicar.

El mantense le respondio:

Lo siento Aída, no puedo. Ya tengo compromiso.

Enseguida Rigoberto remata:

“Espere pacientemente tu llamada por largos días y meses. Y me hablas hasta ahorita?

Concluyó su charla diciéndole que ya estaba comprometido con el Partido Encuentro Social, y que asumiría el liderazgo estatal en pocos días más.

El PRI le sale debiendo Rigoberto Rodríguez, incuestionablemente.

Trascendió que el PAN lo acoso casi desde enero de 2016 pidiéndole que aceptara la candidatura blanquiazul.

Rigoberto no solo lo consulto con su almohada sino con su alto sentido de lealtad.

Decidió negarse a abandonar al PRI y acepto la candidatura tricolor.

El se negó a irse al partido blanquiazul manteniéndose fiel al PRI.

Uno de los operadores politicos del PAN que lo buscó,  por no decir el mas importante fue CESAR VERASTEGUI OSTOS, a la sazon actual Secretario General de Gobierno.

Al no lograr convencerlo, optó por otro candidato.

El resto de la historia la conocemos todos.

Buen, hasta aquí por ahora, nos vemos pronto.