Columnas

Se aproxima nueva ley fiscal

FACTOR ENTRE DOS

Por: José Efraín Caballero Sevilla

Se aproxima nueva ley fiscal.

Cual si fuera un organismo en reposo, nuestro país, pese al paro de actividades en sus diversas índoles, continúa con vida y en la búsqueda de soluciones que le reditúen en su estado de salud, no solo de manera física, si no financieramente.

Se gestan ya proyectos, con el fin de reactivar el crecimiento, o por lo menos para tratar de disminuir las consecuencias, del descalabro producido por la contingencia sanitaria.

Entre estas novedades, se está considerando aplicar los nuevos “impuestos sobre el patrimonio” siendo una propuesta que receta el Fondo Monetario Internacional (FMI), como medida para contrarrestar el impacto negativo en las finanzas, por el efecto del Covid – 19.

Este proyecto iniciaría en su etapa de debate, y cabe señalar que el Presidente Andrés Manuel López Obrador lo ve con buenos ojos, e iría orientado hacia los ciudadanos que pertenecen a las clases empresariales más favorecidas en el rubro económico.

A su vez, el FMI desea reducir el impuesto sobre la nomina, para apoyar a quienes han perdido su trabajo o circunstancias parecidas, ya que se considera esta, la peor crisis económica mundial, después de la gran depresión de 1928.

El Presidente López Obrador, por lo regular se ha venido manifestando en contra de seguir las políticas económicas dictadas por el organismo internacional; pero esta propuesta la ha visto con agrado y hasta se ha pronunciado de manera muy favorable.

En su ensayo que presentó al publico titulado “La nueva política económica en los tiempos del coronavirus” concluyó que “La felicidad no consiste en obtener bienes, riquezas, títulos, fama, lujos, si no estar bien con nosotros mismos” lo que parecería un exhorto a aportar recursos a los más necesitados, claro de parte de quienes más tienen.

Casualmente, este planteamiento va en cierta concordancia con lo planteado en días recientes por el líder de morena, Alfonso Ramírez Cuellar; quien tiene ya preparada una iniciativa, que busca que los empresarios que concentran el 40 por ciento de la riqueza que se genera en el país, aporten más al Estado de acuerdo al patrimonio neto reconocido.

El dirigente ha mencionado que el mismo Presidente está de acuerdo con su planteamiento, de redistribuir los recursos con esa nueva ley fiscal que entraría en vigor en el futuro próximo, aclarando que sería el INEGI el encargado de recabar la información necesaria, sin tener la necesidad de entrar a los domicilios particulares y respetando el derecho a la privacidad de los ciudadanos.

Dadas las circunstancias, esto puede pronosticar el grado de importancia que tendrá en la agenda legislativa de la 4T la nueva ley fiscal, y hasta el momento ni una de las iniciativas importantes que ha presentado el ejecutivo ha fracasado, lo que anticipa una reacción de parte de la oposición política, con mucho ruido pero poca efectividad en las negociaciones.

Esta ley en caso de proceder, parecería estar al estilo de las historias de Robín Hood, pero claro, de manera legal. Esto tiene su explicación, mas no sabemos si una justificación, ya que México es uno de los países con mayor desigualdad socio económica en el mundo, y mediante esta ley se pretende cerrar la brecha de desigualdad entre los ciudadanos mexicanos.

Solo para darnos una idea, en 2018 un solo hombre que es el más acaudalado de nacionalidad mexicana, concentró el equivalente a lo que tenían 60 millones de mexicanos, esta información según la Organización Internacional Oxfam México; y sucede que la concentración de la riqueza aumenta año con año y la sociedad se hace más desigual. Se prepara una agenda legislativa y movimientos políticos muy interesantes para los próximos meses.

Amigo lector tenga un excelente día, nos leemos la próxima.

Contacto: [email protected]