Columnas Titulares

SIN LETY Y CANTU, CABEZA ENVIA SEÑALES DE DEBILIDAD

CUADRANTE POLITICO

POR  FERNANDO ACUÑA PIÑEIRO

SIN LETY Y CANTU, CABEZA ENVIA SEÑALES DE DEBILIDAD

Sin la presencia  de los dos grandes  líderes del panismo  tamaulipeco, en su registro para gobernador, ante el IETAM,  el candidato  del PAN  a  la gubernatura, Cabeza  de Vaca,  se vio  aislado,  y  adelantó ya desde ahora, lo que será una campaña  sin aliados internos, con suficiente peso político.

Ciertamente, la ausencia  de los  poderosos alcaldes de  Nuevo  Laredo  y  Matamoros,  Carlos  Enrique Canturosas Villarreal  y  Leticia Salazar  Vázquez, evidenció, lo que  constituye  el Talón de Aquiles  del cabecismo: la candidatura azul carece de consensos hacia el seno de  Acción Nacional. Y eso a la postre, puede afectarle mucho. Algunos panistas del norte, aseguran que lo anterior, es producto de la soberbia y el individualismo  de un Cabeza  que atrae pura chatarra priísta. Pero no logra conciliar las fuerzas internas.

Incluso, ya desde  ahora  se comenta  que,  en la votación del cinco de junio próximo,  en las ciudades  de  Matamoros  y Nuevo  Laredo, el voto del panismo  será  cruzado, a favor de Verónica  Salazar  y  de  Enrique  Rivas Cuellar, pero  en contra de Cabeza,  y a favor  del abanderado  priísta  Baltazar  Hinojosa.

Otro  de los graves problemas para  Cabeza,  reside en la postulación reynosense de  Maqui  Ortiz Domínguez  a la alcaldía, una nominación producto de compromisos políticos,  dejando en el camino  a  quien  era el favorito  de las bases panistas, Humberto Prieto Herrera.

——————LOS  DOS MENSAJES  OPUESTOS—————

Ayer,  en el  registro  ante  el máximo juez  de la democracia  tamaulipeca,  afloraron  de nuevo, los dos estilos  políticos, que habrán  de  manifestarse  a o largo  de la campaña por la gubernatura: por  un lado, un Balta que remarcó  su  absoluto  respeto  a los ciudadanos  y apegarse a las leyes  electorales. Y  por su parte, un Cabeza  de retórica violenta, muy predecible, en relación a su afán de descalificar  la elección, de manera anticipada.

Balta rechazó  de manera  tajante, la guerra sucia. BHO, adelantó que  durante estos dos próximos meses  de proselitismo,  el eje  rector  de su cruzada por el voto,  serán  las voces  de los  ciudadanos. Y  que  serán estas demandas  y planteamientos, los que  habrán  de privilegiarse  como los compromisos centrales  de su campaña.

Finalmente, definió  su propuesta, como una oferta  política, alejada  de las  provocaciones  y la denostación, la  difamación y el descredito. Aseveró que las elecciones, se ganan con votos ciudadanos  y no con campañas negras  y  de descredito. “Vamos  a hacer  la campaña política, en la historia electoral  de Tamaulipas”, concluyó.

En el otro extremo, vimos a un Cabeza  de Vaca  que ya desde ahora lanzó  amagos  al IETAM,  e insistió en descalificarlo antes  de tiempo.  Semanas  atrás,  cabeza  fue objeto  de denuncias  por parte del IETAM, la primera  porque  no se registró  como  precandidato,  y posteriormente  por  aparecer en TV, aparentando una campaña  interna hacia el panismo, cuando en realidad  se trataba  de un proselitismo  abierto y  violatorio  de la normatividad  electoral.

——-LOS  REFUERZOS MILITARES, Y EL EFECTO BALTAZAR———-

No  es coincidencia  que, el mismo día  en que se  dan  los registros  de los  dos principales  contendientes  a  la gubernatura  de  Tamaulipas,  el gobierno de  Enrique  Peña  Nieto,  haga llegar a  nuestro estado,  señales  muy positivas, en torno al refuerzo  militar, en el tema de la seguridad.

Como le decíamos en líneas anteriores,  desde el altiplano político, están conscientes  de que  Tamaulipas  requiere  una esmerada atención, pues  de  ello  dependerá en gran medida,  la percepción  ciudadana  en torno a la oferta  de  cambio responsable, postulada  por  Baltazar  Hinojosa  Ochoa. Obvio, que  también  cuenta  la mano  del Gobernador  Egidio Torre Cantú, que busca cerrar fuerte en lo que  se define como la  principal  demanda de su sexenio.

Una  de las expectativas  creadas  por  Balta, ante el electorado  tamaulipeco, es que,  de ganar  la gubernatura,  se incrementará  significativamente  la capacidad  de gestión del gobierno estatal, ante  el gabinete  federal, tanto en materia de seguridad, como  en  lo que concierne  al tema  presupuestal, destinado al desarrollo social. A todo esto  se le conoce como  “El efecto Baltazar”.

POSDATA:  En Matamoros,  la  panista  Verónica  Salazar  hizo valer  su  trabajo  y congruencia como militante  panista. Su candidatura,  envía señales  de justicia  por parte del CEN  del  PAN, y  de alguna manera, habla bien de su hermana Lety. Desafortunadamente, no  se puede decir lo mismo  de  Reynosa, donde  se  ponen de manifiesto los caprichos del amiguismo  y del dedazo,  con Maki Ortíz como candidata. La historia de las urnas, sancionará puntualmente dichas acciones.