Columnas

#SISEPUDO

HIPÓDROMO POLÍTICO

POR CARLOS CORTES

#SISEPUDO

Ayer ocurrió lo impensable, para muchos, que era que las diferentes fuerzas políticas del país se pusieran de acuerdo para aprobar, por unanimidad, en el Senado de la República, la Guardia Nacional.

Y ese ponerse de acuerdo, implicó que se aplicara la máxima de que la política es el arte de la posible. Y reconocer que en política quien gana, no gana todo, y quien pierde, no pierde todo. ¿Y que eran esos impostergables que se tuvieron que acordar para lograr este resultado? Primordialmente a desmilitarización de dicha institución.

La aprobación de los partidos políticos se dio con el establecimiento de un mando civil y el plazo de hasta cinco años para que el Ejército y la Marina se mantengan en tareas subsidiarias de seguridad pública durante ese periodo y luego regresen a sus cuarteles, además de que sólo se acudirá a las entidades a petición de los gobernadores, quienes tendrán que pagar por el servicio de esta corporación en la lucha contra la inseguridad. Así lo explicó el coordinador de los senadores del PAN, Mauricio Kuri, quien dijo que para que aplique dicho cobro se deberán crear las reglas que determinen las aportaciones de estados y municipios para ello.

Así, la Guardia Nacional se aprobó en el Senado con 127 votos a favor, cero en contra, cero abstenciones y una ausencia por motivos de salud de una legisladora de MOREN, con la modificación de 10 artículos constitucionales y se agregaron siete transitorios a la minuta que mandaron los diputados.

La ley de la Guardia Nacional contendrá las reglas para determinar las aportaciones de las entidades federativas y municipios cuando soliciten la colaboración de la Guardia Nacional para la atención de tareas de seguridad pública de competencia local”, establece el dictamen aprobado.

Morena cedió finalmente a varios de los puntos que planteaba la oposición como la convencionalidad de la Guardia Nacional, con lo cual esta corporación tendrá que ceñirse y respetar los acuerdos internacionales en materia de derechos humanos que tiene firmados México. Asimismo, se eliminó la integración de una Junta de Estado Mayor con la participación de las secretarías de la Defensa y Marina y se reemplazó por una Coordinación Interinstitucional con la representación de las policías Militar, Naval y Federal.

También, la Guardia Nacional estará sujeta a controles democráticos por parte de la Cámara de Senadores, pues el Ejecutivo Federal deberá enviar a esta soberanía un informe sobre sus actividades y actuación, además de que el Secretario de Seguridad Pública deberá comparecer ante esta soberanía para rendir cuentas de la actuación de esta corporación. La próxima Guardia Nacional tendrá una Ley de Seguridad Pública, Ley Nacional del Uso de la Fuerza Pública, una Ley de Detenciones y se regulará el Armamento que porten los integrantes de esta corporación.

Además, la Guardia Nacional será un cuerpo de seguridad desmilitarizado, adscrito a la Secretaría de Seguridad Pública y Participación Ciudadana, que tendrá una institución policial de prevención e investigación de los delitos, siempre bajo el mando del Ministerio Público. Su instrucción será policial, pero homologada a la disciplina militar y todo su personal en caso de cometer delitos, será juzgados por tribunales civiles. Pero, cuando elementos de las Fuerzas Armadas hayan infringido el reglamento o disciplina militar, serán juzgados por tribunales castrenses.

De igual manera se establece que uno de los requisitos para formar parte de los mandos de dirección de la Guardia Nacional, será el no formar parte de las Fuerzas Armadas de manera permanente y todos los elementos que pasen a la Guardia Civil serán civiles

Asimismo, se obliga a las entidades federativas a fortalecer sus cuerpos policiales estatales y municipales, para lo cual tendrá no más de 180 días para presentar el diagnóstico y programa para tal propósito.

Una vez publicado el decreto, el Congreso de la Unión contará con 60 días naturales para expedir la Ley de la Guardia Nacional, en tanto ésta asumirá los objetivos, atribuciones y obligaciones previstas en la Ley de la Policía Federal.

Lo que me parece verdaderamente rescatable de este episodio legislativo, es que todos los grupos parlamentarios lograron ponerse de acuerdo para aprobar este importante instrumento legislativo y se antepusieron los intereses generales por encima de los particulares para buscar un beneficio para el país.

Además, el hecho de que un partido político tenga mayoría no le da derecho a querer pasar por encima de los demás para conseguir por la fuerza su propia visión de país; por el contrario, estamos convencidos de que dos cabezas piensan más que una y es más fácil que entre muchos carguen con la tarea y la presión que implica sacar adelante a este país y que se vuelva una verdadera corresponsabilidad alcanzar las metas que se han planteado.

Porque de ninguna manera zancadillarse los unos a los otros es la solución a los grandes problemas de México; de ninguna manera invertirle más tiempo a criticar lo que ya pasó y lo que no se hizo va a cambiar el escenario que estamos viviendo; de ninguna manera la desestabilización va a cambiar el estado actual de las cosas. México necesita trabajo, trabajo, más trabajo, acuerdos, proyectos de gran envergadura y un profundo compromiso de todos los actores políticos con el futuro del país.

Insisto, la solución para México son los acuerdos, el respeto de los diferentes grupos políticos, económicos y sociales, y establecer un proyecto de nación, por lo menos, a cincuenta años, donde cumplan cabalmente los tiempos y los objetivos, con madurez y con respeto a quienes están. Y fortalecer la democracia y las instituciones que, haiga sido como haiga sido, han hecho de este país lo que hoy estamos viviendo, bien o mal. Y entonces, partir de un profundo análisis de las cosas para saber que y como debemos mejorar y hacia donde tenemos que avanzar. Si no se hacen las cosas así, entonces todo se queda sólo en demagogia, palabrería y, en el mejor de los casos, “buenos deseos”, que no en mucho van a ayudar.

Insisto, lo que paso ayer en el Senado de la República, dejó en claro que los mexicanos somos capaces de ponernos de acuerdo, anteponiendo el interés general y demostrando que #sisepudo.

  1. 1. No es por intrigar, pero ¿hasta cuando van a dar a conocer el peritaje del helicopterazo de Puebla? Van casi sesenta días del accidente, circulan versiones que sólo alimentan la desinformación y es un tema que tiene que resolverse de inmediato.
  2. 2. Urge que el Gobierno Federal resuelva el tema laboral de Matamoros, porque de mantenerse, los empleos que se perderán serán una barbaridad y, lo que menos le conviene a Matamoros, a Tamaulipas y al país es una situación de inestabilidad laboral que podría rebotar a otras entidades del país.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico [email protected] Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.