Columnas

TENENCIA EN TAMAULIPAS SERÁ HISTORIA EN 2019

HIPÓDROMO POLÍTICO

POR CARLOS CORTES

TENENCIA EN TAMAULIPAS SERÁ HISTORIA EN 2019

En la columna que publiqué este lunes, hice referencia a las buenas finanzas que Tamaulipas ha logrado en los últimos dos años, desde el inicio de la administración del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, quien asumió el poder del estado el primero de octubre de 2016. ¿Y de qué tamaño era el reto? Enorme. Tan enorme que se ha avanzado a pesar de las tristes condiciones en que García Cabeza de Vaca recibió la administración.

Y si esa me pareció una buena noticia, le comento que al medio día de ayer lunes empezó a circular un video en donde el propio jefe del ejecutivo de Tamaulipas compartió un importante anuncio con la sociedad tamaulipeca que, créame, hará historia. El Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca anunció la eliminación del impuesto de la tenencia, un gravamen creado en 1962 para ayudar a las finanzas públicas a realizar los juegos olímpicos de 1968. Así querido lector, como usted lo lee. El impuesto de la tenencia o uso de automóviles es un impuesto asociado al uso de vehículos.

Dicho gravamen es cobrado a los propietarios de vehículos automotores desde motocicletas, automóviles, ómnibus, camiones y hasta tractores no agrícolas, con independencia del uso que tengan, ya sean los vehículos de fabricación nacional o importada.

La tenencia, dijeron allá por 1962, nació con carácter temporal para financiar la organización de los Juegos Olímpicos en México de 1968 y se llegó para quedarse. Y ahora, en Tamaulipas, el cobro se irá 56 años después, gracias a la decisión del jefe del Ejecutivo, quien prefirió ayudar a la economía de las familias, y buscar formas inteligentes y creativas, incluyendo la austeridad, para fortalecer los ingresos del Gobierno sin dañar el bolsillo de los tamaulipecos.

Este tributo anual, la tenencia, cumplió 56 años de estar vigente. Fue pagado por primera vez por los dueños de vehículos en 1962, por mandato del entonces presidente de México, Adolfo López Mateos, con un año de anticipación a que México formalizara su candidatura como aspirante a ser país anfitrión de la justa olímpica, ante el Comité Olímpico Internacional.

Después de terminados los juegos olímpicos en México, el pago por la Tenencia se formalizó como legislación propia; una década después, estados y municipios recibieron un 30 por ciento; y en los ochentas ayudó a aliviar otras crisis, al incluir dicha ley a aviones, yates, motocicletas, helicópteros y hasta esquíes acuáticos. Se convirtió la tenencia, pues, en un ingreso local importante.

En los años sesenta’s, la tenencia habría cubierto con prontitud las inversiones y los gastos de las olimpiadas, que sumaron dos mil 198 millones 800 mil pesos, como señala el reporte financiero final del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos que presidió Pedro Ramírez Vázquez. Sin embargo, el subsidio federal neto a los juegos, sólo fue de 710 millones 100 mil pesos, de acuerdo con reportes del mismo Comité Organizador en su memoria. Con esos recursos fiscales se cubrieron gastos de realización de la fiesta deportiva, y ese fue el costo de la olimpiada mexicana a la Hacienda pública. El resto del financiamiento -esto es, mil 488 millones 800 mil pesos-, fue recuperable, porque pagó la construcción de instalaciones diversas y obras públicas.

De esa manera, el impuesto por tener un coche se convirtió en una de las formas más efectivas de recaudación fiscal, además creciente, porque conforme el parque vehicular nacional se incrementó en ocho sexenios, desde el Gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, Miguel de la Madrid, José López Portillo, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, la recaudación también.

En 2011 el gobierno del presidente Felipe Calderón eliminó este gravamen por parte de la federación, y delegó la facultad de cobrarlo o no a los estados, con lo que algunos gobernadores lo abolieron y otros siguieron cobrándolo, como en Tamaulipas, en donde Egidio Torre Cantú siguió con el cobro de este tributo.

Para poner sólo un ejemplo del tamaño del pastel de la tenencia, en 2007, por poner sólo un ejemplo, este rubro recaudó 19 mil 235 millones de pesos, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y con base en las reglas de este impuesto que ejercen los estados en ese año, se pagaron a las 32 entidades participaciones por 20 mil 245 millones de pesos, cantidad nada despreciable de dinero que siempre, cada año, sirvió para “algo”.

Pero en Tamaulipas también, hay que recordarlo, desde el inicio de su administración, el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca aplicó medidas para ayudar a las familias tamaulipecas. El 8 de diciembre de 2016, y con el propósito de ayudar a la economía de los tamaulipecos y abatir el rezago en materia de tenencia vehicular, el gobierno de Tamaulipas anunciaba que aplicaría un subsidio que fue del 20% y hasta el 100% en el pago de la tenencia vehicular 2017 y en el pago por rezago existente por el mismo concepto dependiendo del modelo del vehículo.

Asimismo, el pasado mes de diciembre de 2017, el Gobierno de Tamaulipas, a través del Subsecretario de Ingresos, Arturo Soto Alemán, anunció un agresivo programa para que miles de contribuyentes, agobiados con altas deudas por tenencias y derechos vehiculares, se pusieran al corriente y recibieran el nuevo año -2018- con la tranquilidad de estar en orden con sus contribuciones con una quita muy importante a su favor, que diera certidumbre a su patrimonio. Con este programa, miles de tamaulipecos lograron regularizar sus unidades motrices, lo que se puede interpretar como un avance hacia la eliminación de la tenencia vehicular anunciada hoy por el jefe del ejecutivo de Tamaulipas, a partir del próximo primero de enero de 2019.

Y es que no podemos perder de vista que la eliminación de la tenencia evita que esos recursos lleguen al Gobierno de Tamaulipas para programas sociales, obras de infraestructura y otros compromisos. Sin embargo, reitero, el orden en las finanzas públicas, acabar con el derroche, el programa de austeridad anunciado también por este gobierno al inicio de su administración y la disciplina financiera, permitieron al mandatario tamaulipeco aplicar este programa que permite a las familias de Tamaulipas tener un respiro en cuanto a sus finanzas domésticas. ¡Y con ello el Gobernador de Tamaulipas, anunciaba también un importante compromiso cumplido con los tamaulipecos! Así, que vengan más anuncios.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico [email protected] Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX