Columnas Titulares

Triunfos del PAN ¿flor de un día?

PRESENCIA

ANA LUISA GARCÍA G.

            Triunfos del PAN ¿flor de un día?

Ahora que el PAN enfrentará en Tamaulipas una de las batallas electorales más decisivas para su futuro, presentamos la 2ª parte de análisis sobre su desarrollo en la entidad. La pregunta es ¿qué tan sólida está la arena electoral, sobre la que pisará en el 2018, o es flor de un día? Porque varios de los que han sido sus alcaldes o diputados locales y federales ya no aparecen en el horizonte azul, mucha de su militancia cambió de camiseta cuando dejó de ser Gobierno de la República.

En la historia política de Tamaulipas, es punto de partida la 1ª victoria del PAN en una alcaldía, acontecimiento relevante porque se da en 1995, es decir 5 años antes de la era “foxista iniciada en el 2000 que fue el parteaguas azul y ocurre cuatro años después de que Carmen Bolado gana la primera diputación federal de mayoría.

Vidal Blanco Espinosa fue alcalde de Valle Hermosos 1984-1986. A partir de esa fecha y hasta las elecciones de 2013 Acción Nacional ganó elecciones en 41 municipios, a los que hay que sumar los 24 conquistados en las urnas en 2016, que hacen un total de 65 presidentes(as) municipales a lo largo de 77 años.

Tenemos muy claro que la falta de competitividad de todos los partidos opositores al PRI estaba matizada por el absolutismo de los gobiernos emanados del Tricolor. Una importante referencia es que cuando Acción Nacional conquistó su primera gubernatura en 1989, en Baja California Norte con Ernesto Ruffo, sólo 39 de los 2,387 municipios que existían en esa época, eran gobernados por alcaldes de partidos distintos al PRI (PPS y PAN, entre otros ya no vigentes) lo cual representaba el 1.84 % de la población del país.

Este dato lo aporta el investigador Mauricio Merino en su libro “El régimen municipal en los Estados Unidos Mexicanos”.

Claro que para esa fecha el PAN ya había tenido triunfos en municipios muy importantes como la capital de Chihuahua con Don Luis H. Álvarez; Ciudad Juárez con Francisco Barrio Terrazas y la ciudad de Durango con Rodolfo Elizondo Torres, los tres en 1983. Ruffo ganó en Ensenada en 1986 y de ahí saltó en pos de la gubernatura.

TRES PRINCIPALES BASTIONES.- Volviendo al tema de municipios gobernados por el PAN en Tamaulipas a lo largo de los 78 años de su historia, hay cinco municipios en donde ha tenido repetidos triunfos, es el caso de Valle Hermoso por tres ocasiones, con Vidal Blanco, María Eugenia de León Pérez y Alberto Enrique Alanís; Matamoros tres, Jorge Cárdenas González (+), Ramón Antonio Sampayo Ortiz y Norma Leticia Salazar Vázquez; Tampico lleva tres, Diego Alonso Hinojosa, Arturo Elizondo Naranjo y Magdalena Peraza Guerra.

En estos tres municipios el PAN tiene un voto duro, si bien no podemos pasar desapercibido que entre los personajes mencionados algunos no eran, ni son panistas. Por ejemplo Don Jorge Cárdenas ya había sido presidente municipal por la coalición PARM-PPS-PST y antes la buscó por el PRI sin obtener la candidatura y la segunda ocasión compitió con la bandera azul. Caso similar al de Magdalena Peraza Guerra que sin haberse afiliado al PAN, jugó como lo que hoy conocemos como candidatura ciudadana. De todos modos estos puntos geográficos no dejan de ser fortaleza del panismo.

EL CACICAZGO DE LOS VERÁSTEGUI.- Otros municipios con permanencia del albiazul son, Xicoténcatl que es un caso muy especial con 5 gobiernos panistas; César Verástegui Ostos por dos veces,  Mariela López Sosa y Vicente Verástegui Ostos también por 2ª ocasiones. Antiguo Morelos lleva 5 con el actual gobierno de Evangelina Ávila Cabriales.

Estos son los puntos fuertes del PAN. En nuevo Laredo donde es gobierno, es esta su primera victoria y el antecedente del PARM con Carlos E. Cantú Rosas (padre) eran los tiempos en que el PRI participaba en las elecciones con seudónimo, pero era lo mismo, el Partido de la Auténtica Revolución Mexicana nunca fue oposición real y cuando lo fue, apoyando a Cuauhtémoc Cárdenas el gobierno le quitó la franquicia.

Acción Nacional había ganado hasta antes de los comicios de 2016 en 24 diferentes municipios, pese a que sólo acumulaba 41 victorias. Esto debido a que en 15 municipios había obtenido triunfos por una sola ocasión, siendo el caso de Victoria y Nuevo Laredo por citar los más grandes en población, en otros por dos ocasiones, que es el caso de Reynosa, donde por ser la cuna del actual gobernador tendrán que defender la plaza a sangre y fuego.

La realidad es que la clientela electoral no es para siempre, los tres principales bastiones azules referidos líneas arribas hoy están en manos del PRI pese a su estado de derrota.

Es el caso de Valle Hermoso con todo y sus antecedentes históricos y de acumular tres victorias azules hoy hondea la bandera Tricolor; lo mismo ocurre con Matamoros y Tampico. Esto quiere decir que el PRI cuidó muchos esos puntos geográficos por los antecedentes de presencia de voto duro del PAN.

A siete meses de que se celebren los comicios en todo el país, el PAN en Tamaulipas es un partido triunfador, que viene impulsado con el motor electoral de 2016, pero nadie puede asegurar si será capaz de conservar su hegemonía territorial, sobre todo en las 4 principales joyas de la corona que son Reynosa, Matamoros, Nuevo Laredo y Tampico, donde se concentra la mayor parte de votos y por ser puntos emblemáticos, alimentados por la afectividad en el primer caso; la competitividad interna del 2º y el 3º por las raíces de entes rivales y el sur por su importancia en la vida económica y las ligas con el centro nacional de poder.

Aquí es fundamental la operación policía (que no electoral), porque sobran partidos dispuestos a patrocinar a Carlos Cantú Rosas para que repita en Nuevo Laredo. Él como Leticia Salazar, tienen que ser “arreglados” para que no se conviertan en opositores del partido que les dio su primera oportunidad electoral.

En los comicios del año próximo el PAN se juega algo más que un puñado de puestos públicos, es el gran reto para quien luego de haber hecho la proeza de sacar al PRI del Palacio de Gobierno, pueda legitimar su permanencia en el Poder, sobre todo cuando apenas estaría ejerciendo el 25 % del sexenio (3 de 12 semestres).

Veremos que ocurre y aquí estaremos para comentarlo.