Columnas

UNA NIÑA PARA CASAS

LLERA………. SIEMPRE ES NOTICIA

                                          Escribe OTHON VILLARREAL GUZMAN

  UNA NIÑA PARA CASAS

  Se llama Daisy Vera Amaya, es Licenciada en Comunicación Social, egresada de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Campus Victoria, sus abuelitos fueron don Pedro Vera y doña Cruz, fundadores del rancho donde viven y al que llamaron “ Veracruz ”, cuyo nombre como lo podrán observar viene de la unión de sus dos nombres, tiene treinta y cuatro años de edad, le gusta montar a caballo y participó en las famosas cabalgatas de “ Las Tres Huastecas ”que organizaba Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández Flores, terminó sus estudios en el CONAFE y su primera enseñanza la tuvo en la escuela “ Benito Juárez ” de su pueblo, por lo que viene de la Cultura del Esfuerzo.

  Pues bien la conocimos cierto día en que casualmente nos encontramos en un restaurante de la Ciudad Capital y su nata alegría nos gustó y llamó nuestra atención su cariño por el pueblo de sus mayores al que quiere bastante y su deseo es llegar a ser la próxima alcaldesa de la Antigua Villa de Croix, pues nos platicaba que aunque es un villorio chico y cien por ciento rural, Casas tiene lo suyo, la gente la quiere y respetan mucho, ya visitó todas las comunidades ejidales y rancherías donde ha encontrado cariño y eco a favor de sus inquietudes políticas.

  Conoce como la palma de su mano el municipio al que quiere gobernar y por eso sabe bastante bien las necesidades sociales que necesita su pueblo al grado de platicarnos que hay comunidades donde hace falta agua, los caminos están olvidados y las dos que tres tiendas que existen surten en Ciudad Victoria, por lo que manifiesta que de llegar a ser la primera autoridad pugnará por un centro de abastos a fin de que la gente no batalle para surtir la despensa, pretende establecer un reparto de agua mediante pipas pues señala el ejemplo del ejido Los Algodones donde tienen tres meses sin el preciado líquido de tal forma que para las familias es un martirio esta carencia, la educación básica es un importante renglón al que quiere impulsar para  que a las niñas y niños no les falte un lugar donde estudiar, no hay fuentes de trabajo y las mayorías viven de una tradicional agricultura y de una ganadería a la que no se le ha dado la importancia que requiere, su población civil no rebasa los cinco mil 500 habitantes y hace falta módulos de salud para atender como debe de ser a las familias, principalmente a la niñez y a los adultos mayores que mucho requieren de este servicio.

  Al preguntarle a qué partido pertenece nos confiesa que desde niña es priista de corazón pues nació dentro de una familia que nunca ha olvidado sus raíces partidistas y lamenta mucho que su pueblo el PRI como la CNC no tengan oficinas en su villa a pesar de que se encuentra a veinte kilómetros de Ciudad Victoria, políticamente nos platica que fue avanzada de la campaña del hoy Presidente Enrique Peña Nieto, ha sido presidenta de la Fundación Colosio, Consejera Política y apoyó siempre al doctor Rodolfo Torre Cantú cuando buscó la gubernatura de Tamaulipas. En fin Daisy Vera Amaya es una dama hecha y derecha, por lo tanto no la pierdan de vista máxime hoy cuando la mujer busca gobernar la mitad de los municipios de Tamaulipas.

  A caray con la detención de Humberto Moreira en España los Políticos mexicanos temen viajar a España y muchos de estos es posible retiren sus capitales de la Madre Patria pues han perdido la confianza en la banca de aquel país.

  A propósito es cuestión de horas en que el PRI lance su convocatoria para sacar quien será su candidato a la sucesión de Egidio Torre Cantú y aunque usted no lo crea pero por Llera los aspirantes a gobernar el pueblo de mis ilustres antepasados como que han hecho un compás de espera pues saben bien que su futuro político depende de quien habrá de ser el abanderado tricolor aunque esto no quiere decir que retiren o  quiten el dedo del renglón, por lo tanto les deseamos a todas y todos la mejor de las suertes. HASTA PRONTO Y HASTA MAÑANA.